Policía en Liberia

Mensaje del Secretario General 2022

Este año, el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas pone de relieve el impacto de los problemas derivados de las drogas en las crisis sanitarias y humanitarias.

Los conflictos, los desastres climáticos, los desplazamientos forzados y la pobreza extrema crean un terreno fértil para el uso indebido de drogas, y la COVID 19 empeora aún más una situación ya de por sí mala. Al mismo tiempo, las personas que atraviesan emergencias humanitarias tienen muchas menos posibilidades de acceder a la atención y al tratamiento que necesitan y merecen.

Por su parte, los delincuentes se aprovechan del sufrimiento de la gente: a lo largo del último decenio la producción de cocaína ha alcanzado niveles récord, mientras que las incautaciones de metanfetaminas se han quintuplicado y de las de anfetaminas casi se han cuadruplicado.

En este Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas renovamos nuestro compromiso de acabar con esta lacra y apoyar a quienes son víctimas de ella.

Ello incluye soluciones de políticas no discriminatorias centradas en las personas, en la salud y en los derechos humanos, y respaldadas por una cooperación internacional reforzada para frenar el comercio ilícito de drogas y exigir responsabilidades a quienes se benefician del sufrimiento humano.

También debemos reforzar los servicios de tratamiento y de apoyo basados en la ciencia para los toxicómanos, y tratar a estos como víctimas que necesitan tratamiento en lugar de castigo, discriminación y estigmatización, incluido el tratamiento para quienes viven con enfermedades infecciosas como el VIH/sida y la hepatitis.

No podemos permitir que el problema de las drogas en el mundo atormente aún más la vida de las decenas de millones de personas que viven crisis humanitarias.

En este importante día, comprometámonos a poner fin a ese tormento de una vez por todas, y a dar a este asunto la atención y la acción que se merece.

No podemos permitir que el problema de las drogas en el mundo atormente aún más la vida de las decenas de millones de personas que viven crisis humanitarias. En este importante día, comprometámonos a poner fin a ese tormento de una vez por todas, y a dar a este asunto la atención y la acción que se merece.

António Guterres