Dos hermanas en una biblioteca de Darfur del Norte, una sentada en una mesa y la otra en una silla, ambas sostienen un libro.
Xima Awada Yakub, de cuatro años (izquierda) y su hermana, Zamai, leen libros en la biblioteca recientemente restaurada del Centro Cultural en El Fasher, en Darfur del Norte.
Foto:ONU/Albert González Farran.

Los libros son la ventana al mundo durante el COVID-19

Ahora más que nunca, cuando la mayoría de las escuelas de todo el mundo se mantienen cerradas y las personas se ven obligadas a limitar el tiempo que pasan fuera de sus hogares, debemos aprovechar el poder de los libros para combatir el aislamiento, reforzar los lazos entre las personas y ampliar nuestros horizontes, al mismo tiempo que estimulamos nuestras mentes y creatividad. Durante el mes de abril y durante todo el año, es fundamental dedicar tiempo para leer solo o con sus hijos. Es un momento crucial para celebrar la importancia de la lectura, fomentar que los niños y niñas se conviertan en lectores y promover un amor de por vida por la literatura y la integración de la lectura en el mundo del trabajo.

Celebremos el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor

A través de la lectura y la celebración del Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, podemos acercarnos a los demás a pesar de la distancia; tan importante en estos días. Podemos viajar gracias a la imaginación. Del 1 al 23 de abril, la UNESCO comparte citas, poemas y mensajes que simbolizan el poder de los libros y fomentan al mismo la lectura, para crear sentido de comunidad a través de esas lecturas compartidas. De esta manera, los lectores de todo el mundo pueden conectarse y sentirse menossolos o solas. 

En estas circunstancias, invitamos a estudiantes, profesores y lectores de todo el mundo, así como a toda la industria del libro y los servicios de biblioteca a dar testimonio y expresar su amor por la lectura. Os animamos a compartir este mensaje positivo en las redes sociales con las etiquetas #QuédateEnCasa y #DíaMundialDelLibro

Tiflis (Georgia), Capital Mundial del Libro 2021

Cada año, la UNESCO y las tres organizaciones profesionales internacionales del mundo del libro (la Unión Internacional de Editores, la Federación Internacional de Libreros y la Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias) eligen una capital mundial del libro cuyo mandato empieza cada 23 de abril.

La Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, nombró a Tiflis (Georgia) Capital Mundial del Libro para el año 2021, siguiendo la recomendación del comité consultivo de la Capital Mundial del Libro, que se reunió en Suiza en junio de 2019.

El programa propuesto por Tiflis, cuyo lema es "Ok, ¿entonces tu próximo libro es…?" se centra en el uso de tecnologías modernas como herramientas poderosas para promover la lectura entre la juventud.

El programa incluye varias actividades a gran escala y sostenibles. Entre los eventos y actividades habrá bibliotecas y un festival de libro infantil, un proyecto digital de última generación para transformar libros en juegos y la reconstrucción de la primera editorial georgiana.

Diseñado específicamente para niños, jóvenes y lectores que tienen acceso limitado a los libros, el programa de actividades se centrará en la innovación. El objetivo principal de la ciudad es popularizar la lectura y aumentar la accesibilidad a los libros para toda la sociedad.

El año de celebraciones comenzará el 23 de abril de 2021, Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor.

Antecedentes

El 23 de abril es un día simbólico para la literatura mundial ya que ese día en 1616 fallecieron Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega. La fecha coincide, además, con el nacimiento o la muerte de otros autores prominentes como Maurice Druon, Haldor K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla y Manuel Mejía Vallejo.

Parecía entonces una elección natural que la Conferencia General de la UNESCO, celebrada en París en 1995, decidiera rendir un homenaje universal a los libros y autores en esta señalada fecha, alentando a todos, y en particular a los jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y a valorar las irremplazables contribuciones de aquellos quienes han impulsado el progreso social y cultural de la humanidad. Por este motivo, la UNESCO creó el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, así como el Premio UNESCO de de literatura infantil y juvenil en pro de la tolerancia.

En 1995, la UNESCO proclamó el 23 de abril "Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor". La celebración de este Día, que suscita cada vez más adhesiones, dejó claro desde el principio cuán importante ocasión supone para reflexionar e informar sobre un tema que requiere especial atención.

Hoy lo celebran millones de personas de más de cien países, reunidas en centenares de asociaciones, escuelas, organismos públicos, colegios profesionales y empresas privadas.

El Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor ha servido para atraer a la causa de los libros y del derecho de autor a gran número de personas de todos los continentes y orígenes culturales. Ello les ha permitido descubrir, valorar y explorar muchas vertientes distintas del mundo editorial: el libro como vehículo de valores y conocimientos y como depositario del patrimonio inmaterial; el libro como puerta de acceso a la diversidad de las culturas y como instrumento de diálogo; o el libro como fuente de ingresos materiales y obra de creadores protegidos por el derecho de autor. Todas esas facetas del libro han sido objeto de numerosas iniciativas de sensibilización y promoción que han surtido efectos reales, aunque no por ello haya que dejar de trabajar con el mayor empeño.

Desde el año 2000, el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor ha inspirado otra iniciativa de las organizaciones profesionales que recibe la ayuda de la UNESCO y el apoyo de los Estados: Capital Mundial del Libro. Cada año se elige una ciudad que obliga a mantener, a través de sus propias iniciativas, el impulso de las celebraciones del Día hasta el 23 de abril del año siguiente. Casi todas las regiones del mundo, a su vez, ya han participado en este proceso, que transforma así la celebración de libros y derechos de autor en una actividad periódica, que extiende aún más la influencia geográfica y cultural de los libros.

En los últimos años, el Día Mundial ha demostrado que puede ser un potente símbolo para el lanzamiento de operaciones de apoyo importantes, en particular en América Latina y África.

Documentos importantes

Enlaces relacionados

Naciones Unidas

UNESCO

Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI)

La biblioteca de la ONU

La biblioteca Dag Hammarskjöld presta servicios de investigación e información como respaldo a la participación de los Estados Miembros en las Naciones Unidas. Ubicada en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, la Biblioteca presta servicio principalmente a los delegados de las misiones permanentes y al personal de la Secretaría de la Organización.

 

Woodrow Wilson Reading Room
Una vista de una sección de la sala de lectura Woodrow Wilson en el segundo piso de la Biblioteca Dag Hammarskjöld, en la sede de la ONU, en Nueva York. La sala, con capacidad para 36 personas, alberga las colecciones de libros y documentos presentados a las Naciones Unidas en 1950 por la Fundación Woodrow Wilson.

 

Woman is signing her book for a guest at a busy bookshop.

“No se equivocan quienes dicen que los libros concentran una comunicación más íntima con el lector, menos mediatizada. No hay que hacer ningún clic para llegar y sumergirse en él”, dice Antonio Skármeta. Puedes leer qué piensan este y otros escritores como Jorge AdoumMiguel Ángel AsturiasMarshall McLuhanAlejo CarpentierLe ClézioAndré MauroisAlberto MoraviaLuis Sepúlveda sobre su misma pasión: ¡los libros! y los derechos de autor en El Correo de la UNESCO

A crowd of women sitting and laughing

Los Días Internacionales nos dan la oportunidad de sensibilizar al público en general sobre temas de gran interés, tales como los derechos humanos, el desarrollo sostenible o la salud. Al mismo tiempo, pretenden llamar la atención de los medios de comunicación y los Gobiernos para dar a conocer problemas sin resolver que precisan la puesta en marcha de medidas políticas concretas. Más información.