La Universidad De Montfort - DMU (Reino Unido), una institución miembro de la iniciativa Impacto Académico de las Naciones Unidas (UNAI, por sus siglas en inglés), promueve el aprendizaje activo con propósito social entre su alumnado, exhortándoles a viajar a través de Europa para ayudar a los refugiados. Esta institución de educación superior anunció recientemente su nuevo plan estratégico, diseñado en concordancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Los estudiantes viajaron para apoyar a los refugiados en cuatro ciudades europeas. La idea era obtener experiencia de primera mano trabajando con grupos o comunidades que apoyan tanto a los refugiados como a otras personas en situacion de vulnerabilidad. En Amsterdam (Holanda) por ejemplo, se encontraton con quienes están detrás del Derecho a la educación, una organización que ayuda a los refugiados brindándoles lecciones gratis de idiomas.

Michelle Frimpong, una estudiante de Negocios Internacionales y Administración que estuvo en la capital neerlandesa dijo: Si uno pudiera hacer una sola cosa sería crear más oportunidades para que estas personas cuenten sus historias y así se ayudaría a eliminar el estigma. En la misma línea, la estudiante de Derecho, Kalem Todd, destacó el hecho de que estaba haciendo algo verdaderamente valioso.

Todd se unió al grupo que fue hasta Bruselas (Bélgica), donde tuvo la oportunidad de trabajar con Servir a la ciudad, un movimiento mundial de voluntarios que brindad respaldo práctico a los indigentes y a los refugiados. El centro se ha convertido en un recurso vital para quienes no tienen hogar, ofreciéndoles un lugar seguro para dormir cada noche. Los estudiantes ayudaron a preparar el desayuno para quienes allí pernoctan y les repartieron kits de aseo personal. 

En París (Francia), los estudiantes de la DMU visitaron Utopía 56, una organización que moviliza a los ciudadanos para apoyar a los refugiados que viven en las calles. Del mismo modo estuvieron en el Centro Emmaus para ver cómo éste ayuda a las familias con cuidados médicos, educación, albergue y empleo. Symone Astley, estudiante de Negocios, Economía y Relaciones Internacionales, comentó que ver este trabajo fue algo inspirador.

Finalmente, en Berlín (Alemania), los alumnos se unieron a la Academia Activista, creada para inspirar a los estudiantes a que sean la fuerza para un cambio positivo a través de talleres, creación de artesanía y debates. Todo el mundo aquí es un activista pero no nos damos cuenta de ello, resaltó Kaisha Wilson, que estudia Derecho y Negocios. Si busca a alguien para que me inspire serían todos ustedes, dijo a los estudiantes Sarah Thomson, directora de Alianzas Estratégicas e Internacionales de la DMU.