Un collage de Rocky Dawuni y Tendayi Achiume

Las personas afrodescendientes

Derechos Humanos,
NO racismo

¿Qué hace la ONU?

Las conferencias, una plataforma para expresar preocupaciones y generar movimientos

El impacto de la Conferencia Mundial contra el Racismo de 2001 en las personas afrodescendientes, en particular en la región de América Latina y el Caribe, fue considerable.

La Conferencia de Durham propició un espacio para que los afrodescendientes expresaran sus preocupaciones y recabar apoyo.

Además, generó un movimiento que aboga por la promoción y protección de sus derechos humanos que ha ayudado a fortalecer las campañas de base en todo el mundo.

Cooperación intergubernamental

A nivel intergubernamental, el Grupo de Trabajo de Expertos sobre los Afrodescendientes y el Relator Especial sobre las formas contemporáneas de racismo, el Experto independiente sobre cuestiones de las minorías y el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial han abordado sistemáticamente las cuestiones relativas a las personas afrodescendientes.

Resoluciones

El Decenio Internacional para los Afrodescendientes, proclamado por la resolución 68/237 de la Asamblea General, que se celebrará de 2015 a 2024, constituye un auspicioso período de la historia en el que las Naciones Unidas, los Estados Miembros, la sociedad civil y todos los demás agentes pertinentes se sumarán a los afrodescendientes y adoptarán medidas eficaces para poner en práctica el programa de actividades en un espíritu de reconocimiento, justicia y desarrollo.

Destacado: Serie de clases magistrales

UNESCO - serie de clases magistrales contra el racismo y la discriminación

Una iniciativa mundial de "formación para formadores" que busca empoderar a personas jóvenes y convertirlas en agentes proactivos de cambio y replicadoras dentro de sus propias comunidades, escuelas y familias. Lo anterior se pretende cumplir a través de foros de aprendizaje entre pares, para el desarrollo de su comprensión y capacidad para combatir el racismo y la discriminación. Bajo el enfoque de derechos humanos, los cursos abordan diversos temas relacionados con la inclusión y la no discriminación.

Las clases magistrales sirven como espacios de diálogo y foros de aprendizaje entre las personas jóvenes participantes, las y los expertos y especialistas y las personalidades invitadas, con el fin de discutir abiertamente sobre cómo afectan las conductas racistas y discriminatorias a las sociedades.

logo con ilustración de varias personas ©UNESCO
 

Políticas nacionales de empoderamiento

A nivel nacional, muchos países han enmendado sus constituciones para incluir referencias más claras a sus caracteres multiculturales. Algunos estados han creado instituciones nacionales para promover la igualdad racial. En algunos países se han aprobado leyes que incluyen políticas de acción afirmativa para la educación, programas de salud específicos y otras iniciativas de interés para los afrodescendientes.

Objetivos de Desarrollo Sostenible

icono de los ODS En 2015, todos los Estados Miembros de la ONU adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Esta tabla muestra cómo la lucha contra la discriminación ayuda a respaldar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

 

¿En qué punto nos encontramos ahora?

A pesar de que todos estos movimientos sociales que han surgido en los últimos años han dado unauna mayor visibilidad a los afrodescendientes y los ha empoderado, en cierta manera, las dificultades para garantizar que no queden excluidos del pleno ejercicio de sus derechos humanos siguen existiendo.

La pandemia COVID-19

La pandemia COVID-19 ha expuesto aún más las desigualdades flagrantes en la sociedad. Ha afectado de manera desproporcionada a las víctimas de la discriminación racial sistémica y del legado del racismo. [Noticia de la ONU: Los Estados deben dejar de negar el racismo y ponerle fin: Bachelet].

Black Lives Matter

Las protestas mundiales encabezadas por el movimiento estadounidense Black Lives Matter llevaron al Consejo de Derechos Humanos de la ONU a adoptar una resolución. En esta se pide a los Estados Miembros que examinen el racismo sistémico y las violaciones de los derechos humanos, cometidas por los organismos encargados de hacer cumplir la ley, contra las personas africanas y afrodescendientes. Se pide además que contribuyan a la rendición de cuentas y a la reparación de las víctimas.