Mensaje del Secretario General, 2019

Las especies marinas proporcionan servicios ecosistémicos indispensables. El plancton enriquece la atmósfera con oxígeno, y el sustento y los medios de vida de más de 3000 millones de personas dependen de la biodiversidad marina y costera. Se estima que los recursos marinos y costeros y las industrias basadas en ellos tienen un valor de al menos 3 billones de dólares al año, lo que representa aproximadamente el cinco por ciento del PIB mundial.

La gestión sostenible y la protección de los ecosistemas marinos y costeros son los propósitos del Objetivo 14 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La vida de los océanos está sometida actualmente a una fuerte presión por, entre otras cosas, el cambio climático, la contaminación, la pérdida de hábitats costeros y la sobreexplotación de las especies marinas. Alrededor de un tercio de las poblaciones de peces comerciales están sobreexplotadas y muchas otras especies, desde los albatros hasta las tortugas, están amenazadas por el uso insostenible de los recursos oceánicos.

La buena noticia es que existen soluciones. Por ejemplo, cuando las pesquerías se gestionan científicamente, la mayoría de las poblaciones de peces tienen buenas perspectivas de recuperación. La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) está aumentando la reglamentación relativa a las especies marinas, y el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) está elaborando un marco mundial para la diversidad biológica después de 2020.

En este Día Mundial de la Vida Silvestre, promovamos la concienciación sobre la extraordinaria diversidad de la vida marina y la importancia crucial de las especies marinas para el desarrollo sostenible. De esta manera, podremos asegurar esos servicios para las generaciones futuras.

António Guterres