Mensaje del Secretario General

El camino hacia la consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible debe estar libre de minas terrestres, restos explosivos de guerra y artefactos explosivos improvisados. Todas las personas tienen derecho a vivir en condiciones de seguridad, y a no tener miedo de dónde dan el siguiente paso. Las actividades relativas a las minas despejan los caminos y crean terrenos seguros donde pueden construirse o reconstruirse los hogares. Las actividades relativas a las minas cambian las mentalidades para que las personas sepan cómo protegerse. Brindan esperanza y nuevos horizontes a personas y comunidades.

Desde hace más de 20 años, las Naciones Unidas ayudan a los Estados a liberarse de la amenaza de las minas, los restos explosivos de guerra y los artefactos explosivos improvisados. Este año, las Naciones Unidas han puesto en marcha una nueva estrategia y una campaña (“Terreno seguro”) para asegurar que ninguna persona, Estado ni zona de guerra se quede a la zaga. Con esta campaña mundial, nuestro objetivo es convertir los campos de minas en campos de juego y recaudar recursos para las víctimas y supervivientes de los conflictos armados.

Hago un llamamiento a todos los Estados para que presten apoyo político y financiero a las actividades relativas a las minas. También hago un llamamiento a los Estados que aún no se han adherido a la Convención sobre la Prohibición de las Minas Antipersonal, la Convención sobre Ciertas Armas Convencionales y sus Protocolos conexos, y la Convención sobre Municiones en Racimo, a que lo hagan sin demora. Para la prevención, la protección y la paz duradera, es esencial que estos tratados se universalicen, como es también imprescindible que el derecho internacional humanitario se cumpla estrictamente.

Rindo homenaje al Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas y a las mujeres y hombres cuya extraordinaria valentía permite que esa labor vital avance, literalmente, paso a paso. En este Día Internacional de Sensibilización sobre el Problema de las Minas, reafirmemos nuestro compromiso de erradicar los terribles daños causados por las minas terrestres y de ayudar a quienes se han visto perjudicados por su uso.

António Guterres