Industrialización sostenible

El continente africano es el segundo continente más poblado del mundo, hogar de más de 1200 millones de personas, o el 16% de la población mundial. A pesar de esto, África actualmente solo representa menos del 2% del comercio internacional y la fabricación mundial.

Industrialización para el desarrollo

La emergencia y transición económica de África de un continente de economías de bajos ingresos a ingresos medianos requiere transformar la estructura económica de las actividades predominantemente agrarias y extractivas a sectores industriales más dinámicos y de mayor valor agregado como el procesamiento, la manufactura, el turismo, etc.

La importante contribución del desarrollo industrial inclusivo y sostenible para ayudar a África a superar sus desafíos críticos de desarrollo está claramente reconocida en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, dentro del Objetivo de Desarrollo Sostenible 9 (ODS 9), haciendo un llamado para construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación, y la Agenda 2063, incluida en la Aspiración 1 del Primer Plan Decenal de Aplicación, bajo "una África próspera basada en el crecimiento inclusivo y el desarrollo sostenible".

Integración regional y libre comercio

Para hacer realidad su potencial, los países africanos también deben promover la integración regional y el comercio intrarregional. Si bien se reconoce ampliamente que el comercio intrarregional podría desempeñar una función importante en la aceleración del crecimiento económico y la reducción de la pobreza y la mejora de la seguridad alimentaria y energética en África, el continente sigue comerciando poco consigo mismo.

Tras la inauguración del Tratado de Libre Comercio Africano en Kigali, Ruanda, en marzo de 2018, África está a punto de convertirse en la mayor zona de libre comercio del mundo en cuanto al número de países que la integran. Hasta el momento, 49 países africanos han firmado el acuerdo destinado a crear un continente libre de aranceles y que pueda desarrollar las empresas locales, impulsar el comercio entre los países africanos, acelerar la industrialización y crear empleos.

Según la Comisión Económica para África (CEPA) de la ONU, si los 55 países africanos se unieran a la zona de libre comercio, esta abarcaría a más de 1.200 millones de personas y tendría un PIB combinado de $ 2,5 billones. La CEPA agrega que es probable que, bajo el Tratado de Libre Comercio Africano, el comercio entre los países africanos aumente en un 52,3% hacia el año 2020. Además, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo espera que, debido al comercio entre sus países, África cree más empleos industriales y de valor agregado, contribuyendo así a la transformación y prosperidad industrial de continente, tal como se contempla en la Agenda 2063 de la Unión Africana y en la Agenda 2030.