ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Oficina de Ética

Mensaje del Secretario General

Oficina de Ética
Secretario General, Ban Ki-moon

Estimados colegas: Desde el mismo día en que asumí el cargo, me he comprometido a establecer las normas éticas más estrictas. El buen nombre de las Naciones Unidas es uno de sus atributos más valiosos, pero también uno de los más vulnerables. La integridad y la rendición de cuentas deberían servir de referencia para todos y cada uno de nosotros.

Estimados colegas: Desde el mismo día en que asumí el cargo, me he comprometido a establecer las normas éticas más estrictas. El buen nombre de las Naciones Unidas es uno de sus atributos más valiosos, pero también uno de los más vulnerables. La integridad y la rendición de cuentas deberían servir de referencia para todos y cada uno de nosotros.

La Oficina de Ética de las Naciones Unidas ofrece una excelente orientación sobre numerosas cuestiones éticas que se plantean en nuestro trabajo. Dado que estamos en la vanguardia de la acción humanitaria, con todas sus complejidades y matices, todos hemos pasado por algún momento en que nos parecía difícil decidir cuál era la forma correcta de actuar. Quizás la situación era compleja. Acaso muchas personas podían llegar a verse afectadas por nuestras decisiones. Quizás no resultaba del todo claro cuál era la opción “correcta”, o nuestros intereses personales entraban en conflicto con los intereses de la Organización. Posiblemente no contábamos con la información necesaria para tomar una decisión con conocimiento de causa.

Si usted no está seguro acerca de cuál es la forma correcta de actuar, pida asesoramiento. La Oficina de Ética le escuchará y le orientará al respecto. Si usted explica la situación, podemos ofrecer una solución y evitar problemas desde un principio. Nuestra Organización no tolera represalias contra las personas que denuncian faltas de conducta o participan en auditorías o investigaciones internas.

Recuerde que el mundo nos mira. Por eso debemos seguir actuando con una integridad intachable.
Secretario General
Ban Ki-moon