31 de diciembre de 2020

A finales de agosto de este año (2020) participé en un proyecto de limpieza de desagües en mi ciudad, Port Harcourt (Nigeria), junto con el Centro Estatal de Ríos de la Red de la Iniciativa de Jóvenes Líderes Africanos (YALI). Mientras trabajábamos, un joven se acercó a mí y me preguntó: «¿Por qué hacéis esto?» Le dije que estábamos intentando mantener el medio ambiente más limpio y seguro. «¿Os pagan por hacer esto?», preguntó. «Además, ¿no se supone que esto debería hacerlo el gobierno?» Le contesté que no trabajábamos a cambio de un sueldo, sino para desempeñar nuestro papel en la consecución de un mundo mejor en el que vivir, y que el gobierno no puede hacerlo solo. Me miró incrédulo y se marchó.

Es posible que mi conversación con el hombre de Port Harcourt les resulte familiar a muchas personas jóvenes que trabajan en el ámbito de la acción por el clima, y sea similar a alguna que podrían haber mantenido en algún momento. ¿Por qué a veces la gente joven cree que sus aportaciones y contribuciones no importan, cuando la realidad es que se supone que somos nosotros los que buscamos activamente formas de contribuir a la acción por el clima?

Según las estimaciones de las Naciones Unidas, el número de personas jóvenes en el mundo asciende a unos 1.210 millones. Aunque la definición de «juventud» varía de unos países a otros, las Naciones Unidas la definen como el colectivo de personas de entre 15 y 24 años1. Desgraciadamente, gran parte de la juventud mundial se encuentra en el extremo que recibe las consecuencias perjudiciales del cambio climático, como la disminución de la seguridad alimentaria, el aumento de la escasez de agua y los desastres naturales que se producen cada vez más frecuentemente. Las personas jóvenes, que constituyen la mayor parte de la población en muchos países, se están convirtiendo en una fuerza motriz de la búsqueda de un futuro bajo en carbono y resiliente al clima2.  

PREOCUPACIONES DE LOS JÓVENES PARTICIPANTES

1. Sensibilización

Como joven comprometido con la acción por el clima, uno de los principales problemas que he encontrado es la falta de concienciación entre la gente joven sobre los problemas que afectan a sus comunidades. Incluso cuando son conscientes de los problemas, no saben que existen posibles soluciones u hojas de ruta.

Tomemos, por ejemplo, la encuesta descriptiva sobre el cambio climático realizada por el profesor Emeka Daniel Oruonye, de la Universidad Estatal de Taraba, en Nigeria. La encuesta se diseñó utilizando un instrumento de recogida de datos y en la investigación participaron 225 estudiantes seleccionados de forma desproporcionada de las instituciones terciarias de la metrópolis de Jalingo. Del 81,8 % de los encuestados que habían oído hablar del cambio climático, el 89 % desconocía en qué consistía, sus causas, sus efectos y las posibles soluciones de adaptación o medidas para mitigarlo. Alrededor del 60,9 % no pudo explicar cómo les afectaba el problema del cambio climático. Cuando se les preguntó si creían que el problema podía resolverse, el 32,9 % respondió afirmativamente, el 60 % respondió negativamente, mientras que el 7,1 % no contestó a la pregunta3. Los resultados de este estudio muestran claramente que existe un nivel de concienciación reducido en cuanto al cambio climático entre los estudiantes de las instituciones terciarias de la zona en la que se realizó el estudio.

2. Falta de inclusión en la toma de decisiones

...nadie nace siendo un buen ciudadano; ninguna nación nace siendo una democracia. Más bien, ambos son procesos que siguen evolucionando a lo largo de la vida. Hay que contar con la juventud desde su nacimiento. Una sociedad que se separa de su juventud corta su línea de vida, está condenada a desangrarse.

– Kofi Annan, antiguo Secretario General de las Naciones Unidas4 

Por muy inexperta y poco preparada que parezca la juventud, destacamos por nuestro gran interés por el bien común y por el bienestar de la Tierra que vamos a heredar. Si se excluye a las personas jóvenes de los procesos de toma de decisiones relacionados con la adaptación al cambio climático y la mitigación, sean cuales sean las medidas que tomen las autoridades, no cabe duda de que las adoptarán sin toda la información disponible, sin todas las cartas sobre la mesa que les permitan tomar las mejores decisiones.

Como ha dicho Marie-Claire Graf, coordinadora de las organizaciones no gubernamentales de la juventud (YOUNGO) del Norte Global, «las personas jóvenes deben sentarse a la mesa cuando se toman decisiones y deben participar en la formulación de políticas relacionadas con el clima, así como en su implementación»5.

ENCONTRAR SOLUCIONES PARA LA PARTICIPACIÓN DE LOS JÓVENES

Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo.

– proverbio africano

Para que la juventud desempeñe un papel y aumente su participación en la búsqueda de soluciones al cambio climático, hay que adoptar medidas importantes.

1. Ayuda y orientación estructuradas

Una de las lecciones clave que aprendí de mi etapa como becario del milenio —un programa de desarrollo del liderazgo de un semestre de duración presentado por la iniciativa Impacto Académico de las Naciones Unidas y la Red de Campus del Milenio— es que es mejor abordar los problemas de la comunidad permitiendo que las personas directamente afectadas aporten soluciones. Es más probable que la gente invierta en un proyecto si está involucrada emocionalmente en él. Siguiendo esta lógica, es posible mejorar la participación de la juventud en la acción por el clima aportando a las iniciativas emprendidas por jóvenes una ayuda estructurada en materia de educación, financiación, seguimiento y evaluación.

Debemos identificar las iniciativas juveniles que contribuyen a la educación relacionada con la acción por el clima y proporcionarles recursos para que puedan enseñar, supervisar y evaluar mejor su alcance. El objetivo de este planteamiento sería recoger las valiosas opiniones de los participantes de estas iniciativas, cotejarlas y recurrir a ellas en el futuro para tomar decisiones informadas sobre la acción por el clima.

2. Dar voz a la juventud

Hay un dicho en mi idioma local, el esan, que se traduce así: «una persona que siente dolor sabe en qué parte de su cuerpo está la lesión». Lo mismo ocurre con las personas jóvenes que se involucran en la acción por el clima. Dado que un gran número de personas afectadas por el cambio climático son personas jóvenes, tiene sentido darles la palabra en la mesa, permitiéndoles expresar sus puntos de vista únicos sobre los problemas, así como sobre posibles hojas de ruta y soluciones. Una forma de lograrlo es promoviendo un plan de integración estructurado para la juventud, tal y como lo hace la circunscripción oficial de la juventud de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (YOUNGO).

Conclusión

¿Te imaginas un mundo en el que toda la gente joven trabaje activamente en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)? Si esto ocurriera, las perspectivas de progreso en la acción por el clima adquirirían un cariz muy positivo. A demasiada gente joven nunca se le ha pasado por la cabeza la idea de contribuir a la acción por el clima, nunca han oído hablar de ella o nunca les ha parecido posible. Acceder a los espacios en los que no suele hablarse del cambio climático será clave para sensibilizar a la población y crear redes e instituciones sólidas dedicadas a formar personas que actúen en cuanto a las cuestiones relativas a los ODS. En este caso, la acción por el clima, en particular, debería recibir un fuerte apoyo y un seguimiento adecuado.

Creo firmemente que es más fácil convencer a las personas de que cambien su modo de vida si saben cómo les afectará directamente en el futuro su comportamiento actual. También creo que la juventud del mundo confiará en las instituciones que toman medidas en cuanto al clima si al frente de ellas se sitúa a los jóvenes, que transmitirán sus ideas y sentimientos a las autoridades correspondientes.

Notas

1Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, «La juventud impulsa la acción mundial sobre el clima», 12 de agosto de 2020. Disponible en: https://unfccc.int/es/news/la-juventud-impulsa-la-accion-mundial-sobre-el-clima.

2Iniciativa Marco Conjunta de las Naciones Unidas sobre los Niños, los Jóvenes y el Cambio Climático, ficha informativa «Youth and climate change», diciembre de 2013, p. 1. Disponible en: https://www.un.org/esa/socdev/documents/youth/fact-sheets/youth-climatechange.pdf (documento en inglés).

3Emeka Daniel Oruonye, «An assessment of the level of awareness of the effects of climate change among students of tertiary institutions in Jalingo Metropolis, Taraba State Nigeria», Journal of Geography and Regional Planning, vol. 4, nº. 9, septiembre de 2011, pp. 513-517 (515). Disponible en: https://academicjournals.org/article/article1381846093_Oruonye.pdf.

4Kofi Annan, antiguo Secretario General de las Naciones Unidas, declaración en la apertura de la Conferencia Mundial de Ministros de Asuntos de la Juventud, Lisboa, 8 de agosto de 1998. Disponible en: https://www.un.org/press/en/1998/19980810.sgsm6670.html.

5Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, «La juventud impulsa la acción mundial sobre el clima».

Crónica ONU  no constituye un registro oficial. Tiene el privilegio de acoger a los altos funcionarios de las Naciones Unidas, así como a distinguidos colaboradores de fuera del sistema de las Naciones Unidas cuyas opiniones no son necesariamente las de las Naciones Unidas. Del mismo modo, las fronteras y los nombres que se muestran y las designaciones utilizadas en los mapas o en los artículos no implican necesariamente un apoyo o una aceptación por parte de las Naciones Unidas.