11 de marzo de 2021

Hoy lanzo una nueva campaña pública de las Naciones Unidas, Solo Juntos, que alienta a poner las vacunas contra la COVID-19 a disposición de todas las personas en todos los lugares.

Este año de crisis ha causado una gran oleada de sufrimiento.

El virus ha matado a más de 2,5 millones de personas y ha dejado con secuelas a largo plazo a varios millones más.

Las familias y las economías se tambalean.

Ahora, gracias a la promesa de las vacunas, podemos ver algo de luz al final del túnel.

La comunidad científica ha hecho maravillas para desarrollar vacunas seguras y eficaces en tiempo récord.

Ahora tenemos la herramienta para frenar en seco a la COVID-19.

Sin embargo, hasta la fecha, unos pocos países acaudalados están administrando la mayoría de las dosis.

Las vacunas contra la COVID-19 deben considerarse un bien público mundial.

Ningún país puede superar esta crisis actuando en solitario.

Los Gobiernos y las empresas deben compartir las dosis y la tecnología para aumentar el radio y la velocidad de distribución.

COVAX, la iniciativa mundial para las vacunas, es nuestro mejor instrumento para lograr precisamente eso.

Hagámoslo posible.

Solo juntos podemos proteger al personal sanitario y a las personas más vulnerables del mundo.

Solo juntos podemos revitalizar nuestras economías.

Solo juntos podemos poner fin a la pandemia y lograr la recuperación.

Y, entonces, todos juntos podremos volver a hacer lo que más nos gusta.