En julio de 2015 la Asamblea General de las Naciones Unidas hizo suya la Agenda de Acción de Addis Abeba, que es parte integrante de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. La perspectiva de las Naciones Unidas, encarnada en una agenda integral de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), presenta dimensiones económicas, de seguridad, sociales y ambientales1. El cumplimiento de estos objetivos de desarrollo necesitará asociaciones con órganos y estrategias regionales competentes.

La Agenda 2030 de las Naciones Unidas y todas sus partes guardan una relación estrecha con la Agenda 2063, que es la visión estratégica de la Unión Africana orientada a una África próspera y pacífica2. Al respecto, es importante el vínculo del ODS 16, dirigido a “promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y construir a todos los niveles instituciones eficaces e inclusivas que rindan cuentas”, por un lado, y la estrategia de la Unión Africana de “silenciar las armas” para 2020, por otro. De hecho, el desarrollo sostenible y la prevención y solución de conflictos son interdependientes, especialmente en el ámbito africano3.

EL CONTEXTO AFRICANO

Tras la independencia de muchos países del continente en los años sesenta, África entró en una época de reconstrucción económica y desarrollo. A la vez, en algunas regiones persistía el conflicto, entre Estados y dentro de algunos de ellos. Los desafíos ligados a la construcción de una paz firme y de sociedades inclusivas sólidas en las que todos los ciudadanos puedan integrarse y participar plenamente comportaron muchas dificultades que socavaron la prosperidad económica, la buena gobernanza, los derechos humanos y el desarrollo4.

En África persistieron las guerras civiles y los conflictos armados, que siguieron siendo un rasgo distintivo del panorama político y social del continente durante todos los años noventa. Posteriormente brotaron nuevos tipos de conflicto marcados por las organizaciones terroristas y la delincuencia organizada. Quedó claro que había que seguir dedicándose a garantizar la paz en el continente.

En el ámbito de la Unión Africana prosiguió la labor orientada a elaborar un mecanismo continental eficaz encaminado a prevenir, solucionar y abordar con eficacia el fenómeno del conflicto. El mecanismo no vio la luz hasta principios de 2002, cuando se estableció el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana5, que encarnaba las Estructuras Africanas de Paz y Seguridad6. También se consideró que instrumentos de diplomacia preventiva como el Grupo de Sabios, el Sistema Continental de Alerta Temprana, la entrada en funcionamiento de la Fuerza Africana de Reserva y su Capacidad de Despliegue Rápido eran elementos constitutivos de la Política Común Africana de Defensa y Seguridad7.

SILENCIAR LAS ARMAS PARA 2020

En 2013 se adoptó otra medida importante para poner fin al conflicto en África. En el marco de la celebración del quincuagésimo aniversario de la Unión Africana, los Jefes de Estado y de Gobierno africanos aprobaron un plan de acción y fijaron para 2020 la meta de silenciar las armas. Posteriormente, en abril de 2014, se celebró la 430ª reunión del Consejo de Paz y Seguridad, con la que se procuró movilizar a los Estados Miembros y a los asociados de la Unión Africana para idear enfoques eficaces encaminados a la consecución de esta meta8.

Los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana aprobaron en 2004 la Declaración Solemne sobre una Política Común Africana de Defensa y Seguridad para complementar la labor en curso de control de la circulación ilícita de armas pequeñas y armas ligeras, que comenzó en diciembre de 2000 cuando el Consejo de Ministros de la Organización de la Unidad Africana aprobó la Declaración de Bamako relativa a una Posición Africana Común sobre la Proliferación, la Circulación y el Tráfico Ilícitos de Armas Pequeñas y Armas Ligeras. La Declaración de Bamako fue la primera medida adoptada en el continente con ánimo de regular la circulación ilícita de armas pequeñas. También obedeció a la voluntad de los Jefes de Estado africanos de congregarse durante los debates finales sobre el Programa de Acción de las Naciones Unidas para Prevenir, Combatir y Eliminar el Tráfico Ilícito de Armas Pequeñas y Ligeras en Todos sus Aspectos, aprobado en 2001.

La creación en 2008 del Comité Directivo de las regiones de la Unión Africana sobre armas pequeñas y armas ligeras, la elaboración de la Estrategia de la Unión Africana de Lucha contra la Proliferación, la Circulación y el Tráfico Ilícitos de Armas Pequeñas y Armas Ligeras9 y de la Posición Común de la Unión Africana respecto del Tratado sobre el Comercio de Armas10 fueron iniciativas importantes emprendidas para dotar a los Estados Miembros de los instrumentos y plataformas necesarios para compartir experiencias y crear un mecanismo continental que sirva a la Comisión de la Unión Africana para ocuparse enérgicamente y con coherencia de la agenda sobre armas pequeñas11. El Comité Directivo de las regiones de la Unión Africana sobre armas pequeñas y armas ligeras contribuyó a que resultara sencillo el seguimiento coordinado del cumplimiento por los Estados Miembros de sus obligaciones continentales e internacionales.

También es importante indicar que los Estados Miembros de la Unión Africana han prestado un firme apoyo a todos los instrumentos multilaterales dedicados al desarme y la no proliferación. Cabe recordar que en el 20º período ordinario de sesiones de la Asamblea de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana, celebrado en enero de 2013 en Addis Abeba (Etiopía), se aprobó la decisión Assembly/AU/Dec.472 (XX), en la que se alentó a los Estados Miembros de la Unión Africana a que se sirvieran de la Posición Común de la Unión Africana respecto del Tratado sobre el Comercio de Armas para promover los intereses y preocupaciones de África durante la conferencia final de las Naciones Unidas sobre el Tratado sobre el Comercio de Armas, celebrada en Nueva York en marzo de 201312.

Además, la cuestión de la reforma del sector de la seguridad se ha considerado parte de la labor de la Unión Africana orientada a reducir los conflictos en el continente y aspecto esencial de la política de la Unión Africana de reconstrucción y desarrollo después de los conflictos. En ese sentido, la reforma del sector de la seguridad no solo es esencial para reforzar la capacidad militar y de policía, sino que también ofrece un instrumento de prevención de conflictos y respuesta a ellos. En reconocimiento de su importancia, la Asamblea de la Unión Africana aprobó en enero de 2013 un marco de políticas sobre la reforma del sector de la seguridad. En él se subraya la necesidad de “dar prioridad a la restitución y el fortalecimiento de la capacidad de las instituciones de seguridad”13. La desmovilización de combatientes y la incorporación de otros en fuerzas armadas y de seguridad provistas de una misión clara constituyeron otro aspecto importante de la reforma del sector de la seguridad que a menudo favorecía la buena gobernanza y la estabilidad.

CUMPLIMIENTO DEL OBJETIVO

Silenciar las armas para 2020 exige una decidida voluntad de aplicar las políticas, los marcos y los instrumentos de la Unión Africana. De hecho, la proliferación de las armas pequeñas y las armas ligeras va íntimamente ligada a conflictos violentos que siguen repercutiendo en la paz y el desarrollo de África. Esta situación siembra gran vulnerabilidad en el continente, donde las armas pequeñas y las armas ligeras son fuente de destrucción y muerte indecibles.

En África está cambiando la dinámica en curso de los conflictos, así como las tendencias en el tráfico de armas, como consecuencia de la evolución del carácter de esas armas y de sus usuarios, entre ellos piratas, terroristas y organizaciones delictivas. Cabe sostener que los problemas anteriores persisten a la vez que ganan en complejidad14.

A ese respecto, es de importancia capital la colaboración de la Unión Africana con las Naciones Unidas. Es fundamental una asociación sólida para generar sinergias y coordinación eficaces entre las distintas iniciativas que existen para reducir los conflictos armados en África. Sin duda, una estrategia coordinada eficaz entre la Unión Africana y las Naciones Unidas en el marco de su aplicación de la Agenda 2063 y la Agenda 2030 ayudará a las comunidades económicas regionales a actuar con mayor efectividad en la aceleración del desarrollo y la reducción del conflicto en sus respectivos ámbitos.

La actual dinámica del conflicto en África y las nuevas tendencias emergentes del tráfico de armas también exigen una estrecha alianza con la sociedad civil. En este momento crucial, importa recalcar el papel que puede corresponder a esta en la prevención de conflictos, la promoción de la paz y la sensibilización de las comunidades locales.

Es también necesario que los Estados Miembros colaboren para impedir que se haga uso de sus territorios y fronteras en actividades de tráfico de armas. Esas medidas deben adoptarse en el marco del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana y las obligaciones derivadas del Tratado sobre el Comercio de Armas. Asimismo, nunca se podrá insistir lo suficiente es la cuestión del intercambio de información entre Estados Miembros, que será importante en la prevención y el entendimiento de las nuevas amenazas emergentes para la paz y la seguridad.

Para concluir, debe renovarse la atención que merece el problema de la eficacia en el desarme y el control de armamentos, entendidos como prioridad actual para poner fin al conflicto para 2020. Hace falta pasar revista a los factores sociales, económicos y políticos que inducen a los grupos y comunidades a adquirir armas. Es innegable que toda labor válida de desarme comunitario debe atender las preocupaciones en el ámbito de la seguridad y el desarrollo y ofrecer a quienes corren riesgo alternativas viables a la delincuencia y otras actividades ilegales.

Como instrumento de prevención de conflictos, parecen muy eficaces las Estructuras Africanas de Paz y Seguridad, junto con todos sus instrumentos de apoyo15. Sin embargo, es importante que la Unión Africana siga esforzándose por que la aplicación eficaz de la Agenda 2063, puesta en marcha para construir un continente próspero basado en la buena gobernanza, el respeto de los derechos humanos, la participación popular y el desarrollo económico, siga siendo el eje central de sus actividades, todo ello en consonancia con el propósito de las Naciones Unidas de cumplir los ODS para 2030.

Incumbe a la Unión Africana, sus Estados Miembros, las comunidades económicas regionales, la sociedad civil y la comunidad internacional la responsabilidad común de actuar para acelerar los avances en la tarea de “silenciar las armas” en África para 2020.

 

Notas

1 Puede consultarse más información en http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/.

2 Puede consultarse más información en http://agenda2063.au.int/en/about.

3 Véase Unión Africana, Posición Africana Común sobre la agenda para el desarrollo después de 2015, Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, Addis Abeba (Etiopía), enero de 2014. Puede consultarse en http://www.acordinternational.org/silo/files/common-africa-position-on-p....

4 Centro Africano para la Solución Constructiva de Controversias, Unión Africana y Ministerio de Relaciones Exteriores de Finlandia, Silencing the Guns, Owning the Future: Realizing a Conflict-free Africa, informe sobre el Quinto Retiro de Alto Nivel de la Unión Africana sobre la Promoción de la Paz, la Seguridad y la Estabilidad en África, Arusha (Tanzanía), 21 a 23 de octubre de 2014 (Durban, Sudáfrica, 2015), págs. 7 a 10.

5 Este órgano permanente de la Unión Africana se estableció mediante el Protocolo relativo a la Creación del Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana. Puede consultarse en www.peaceau.org/uploads/psc­protocol-en.pdf.

6 La Unión Africana elaboró en 2001 las Estructuras Africanas de Paz y Seguridad en colaboración con las comunidades económicas regionales de África con el objeto de prevenir, gestionar y resolver los conflictos en el continente. Se crearon de conformidad con el Acta Constitutiva de la Unión Africana (2001). Pueden consultarse en http://www.au.int/en/about/constitutive_act.

7 Puede consultarse en http://www.peaceau.org/uploads/declaration-cadsp-en.pdf.

8 Puede obtenerse más información en www.peaceau.org/en/article/press-statement.

9 Unión Africana, Estrategia de la Unión Africana de Lucha contra la Proliferación, la Circulación y el Tráfico Ilícitos de Armas Pequeñas y Armas Ligeras, reunión de expertos de Estados Miembros, Lomé (Togo), 26 a 29 de septiembre de 2011. Puede consultarse en http://unrec.org/docs/Strategy%20Final.pdf.

10 Puede consultarse en http://www.peaceau.org/uploads/att-common-position-en.pdf.

11 Tarek A. Sharif, Jefe de la División de Defensa y Seguridad de la Comisión de la Unión Africana, declaración hecha en el Seminario africano de preparación para la Conferencia Final del Tratado sobre el Comercio de Armas, 7 y 8 de marzo de 2013, Addis Abeba (Etiopía).

12 Decisión relativa al informe del Consejo de Paz y Seguridad sobre sus actividades y el estado de la paz y la seguridad en África, Assembly/AU/Dec.472 (XX). Puede consultarse en http://www.peaceau.org/uploads/assemblyau-dec-472-xx-e.pdf. Posición Común de la Unión Africana respecto del Tratado sobre el Comercio de Armas. Puede consultarse en http://www.peaceau.org/uploads/att-common-position-en.pdf.

13 Comisión de la Unión Africana, Marco de políticas de la Unión Africana sobre reforma del sector de la seguridad (Addis Abeba (Etiopía), 2013, pág. 3. Puede consultarse en http://www.peaceau.org/uploads/au-policy-framework-on-security-sector-re....

14 Unión Africana, 560ª reunión del Consejo de Paz y Seguridad, comunicado de prensa PSC/PR/BR.2(DLX), Addis Abeba (Etiopía), 26 de noviembre de 2015. Puede consultarse en http://www.peaceau.org/uploads/psc-560-press-statement-terrorism-26-11-2....

15 Se hace referencia a la Política Común Africana de Defensa y Seguridad y al Acta Constitutiva de la Unión Africana.