Ciencia, tecnología e innovación (CTI) y el potencial de la cultura para promover el desarrollo sostenible y la consecución de los ODM

Sinopsis 

En 2013, el Consejo Económico y Social (ECOSOC) tuvo la oportunidad de poner de relieve el papel de la ciencia, la tecnología y la innovación, así como el potencial de la cultura –y de las políticas nacionales e internacionales conexas– en la promoción del desarrollo sostenible y el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). De hecho, ciencia, tecnología e innovación pueden desempeñar un papel decisivo en la consecución de todos y cada uno de los ODM, en particular a través de las siguientes actividades:

  • Fomentando el acceso a los conocimientos;
  • Aumentando la productividad, la industrialización, el crecimiento económico y la creación de empleos decentes;
  • Promoviendo la salud y el acceso a los medicamentos esenciales;
  • Consiguiendo la seguridad alimentaria mediante la implantación de sistemas agrícolas sostenibles y equitativos y el incremento de la producción y los ingresos, especialmente en el caso de las pequeñas explotaciones agrícolas;
  • Promoviendo las tecnologías de la energía renovable para hacer frente al doble desafío que supone reducir la pobreza energética y mitigar, a la vez, el cambio climático.  

Centrarse en la ciencia, la tecnología y la innovación constituye también una oportunidad para dar seguimiento a los resultados de Río+20, que se centrarán considerablemente en las tecnologías ecológicas.

La ciencia y la tecnología evolucionan continuamente, bajo la influencia de las transformaciones estructurales de la economía mundial, la globalización constante de la labor innovadora, el aumento del número de nuevos agentes surgidos y las nuevas formas de innovación. La gestión de los actuales recursos de innovación tecnológica y no tecnológica también es importante. Las políticas nacionales e internacionales, incluidos los regímenes de propiedad intelectual, deben adaptarse a este entorno cambiante y abordar las necesidades específicas de los diferentes países, especialmente las de los países menos adelantados (PMA).

Informe del Secretario General sobre el tema «Ciencia, tecnología e innovación y el potencial de la cultura para promover el desarrollo sostenible y la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio»

Con el fin de garantizar la exhaustividad y coherencia del informe acerca del papel de la CTI y la cultura, la Secretaría solicitó aportaciones e información sobre los programas pertinentes de todo el sistema de las Naciones Unidas. Se recibieron aportaciones de las siguientes fuentes:

Preparativos

Las reuniones regionales son actividades preparatorias fundamentales para el examen ministerial anual del ECOSOC. Suelen centrarse en un asunto relacionado con el tema de dicho examen que sea de especial importancia para la región organizadora de las consultas, además de facilitar las siguientes tareas: a) el intercambio de puntos de vista entre las diferentes partes interesadas; b) el examen de los progresos y los desafíos a nivel regional; c) el intercambio de buenas prácticas; d) la formulación de recomendaciones orientadas a la acción; y e) la identificación de las perspectivas regionales que deban plasmarse en el examen ministerial anual.

Sistema de las Naciones Unidas

Dado el considerable potencial que alberga el tema del examen ministerial anual de 2013 para promover la agenda mundial para el desarrollo, el ECOSOC podría aprovechar eficazmente su función de órgano coordinador situando las cuestiones relacionadas con la ciencia, la tecnología y la innovación entre las grandes prioridades nacionales e internacionales. Entre los principales asociados del sistema de las Naciones Unidas figurarán: la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y las Comisiones Regionales de las Naciones Unidas. Asimismo, se consultará a otras entidades de las Naciones Unidas con conocimientos técnicos específicos en determinadas esferas prioritarias.

Seguir leyendo

Enlaces