La función de la ciencia y la tecnología en el contexto de la seguridad internacional y el desarme

Este tema se añadió al programa de desarme en 1988, con la India como principal representante. Al presentar un proyecto de resolución en la Primera Comisión de la Asamblea General, el delegado recordó que cada vez se estaban dedicando más recursos al desarrollo de nuevos sistemas de armas, lo que provocaba incertidumbre e inseguridad. Los avances como el uso gradual de la potencia explosiva nuclear, la miniaturización y las funciones informáticas a gran escala gracias a la microelectrónica, además de la tecnología láser y de combustible, estaban transformando las condiciones de seguridad. Por lo tanto, deberían iniciarse tareas para desarrollar una percepción común de los problemas que esto conlleva y para posibilitar esfuerzos concertados que los resuelvan.

El 7 de diciembre de 1988, se aprobó la primera resolución sobre este tema, 43/77 A en votación registrada con 129 votos contra 7 y 14 abstenciones. Mediante esta resolución, se pidió al Secretario General de las Naciones Unidas que siguiera los avances científicos y tecnológicos futuros, especialmente los que pudieran tener aplicaciones militares, que evaluara su repercusión en la seguridad internacional y que presentara un informe al respecto a la Asamblea General en su cuadragésimo quinto período de sesiones en 1990.

Los numerosos aspectos sobre tecnología que se incluirían en el informe (A/45/568) se determinaron en una reunión consultiva celebrada en mayo de 1989 y fueron los siguientes: tecnología nuclear, tecnología espacial, tecnología de materiales, tecnología de la información y biotecnología. Para llevar a cabo el estudio, se acordó invitar a expertos idóneos a presentar evaluaciones individuales de la repercusión y el potencial militar de los adelantos en dichas esferas. Además, del 16 al 19 de abril de 1990 se celebró en Sendai (Japón) una conferencia de alto nivel titulada “Nuevas tendencias en ciencia y tecnología: repercusiones para la paz y la seguridad internacional”, en la que científicos, analistas de estrategias, expertos en limitación de armamentos y en desarme, políticos y diplomáticos de más de 20 países abordaron estos y otros temas conexos y en la que se debatieron las evaluaciones de los expertos en las 5 esferas específicas mencionadas anteriormente.

El informe final de Secretario General se transmitió a la Asamblea General el 17 de octubre de 1990. En su resolución 45/60, la Asamblea General tomó nota de dicho informe y convino en que la comunidad internacional debería estar en mejores condiciones para mantenerse informada sobre los cambios tecnológicos, un requisito para el que las Naciones Unidas podrían prestar su ayuda.

El tema lleva desde 1988 en el programa de las Naciones Unidas.

La resolución sustantiva más reciente de la Asamblea General es A/RES/61/55 , que se aprobó sin votación el 6 de diciembre de 2006.
La decisión de procedimiento más reciente de la Asamblea General se adoptó sin votación el 7 de diciembre de 2015 y el tema se mantuvo en el programa para el siguiente período de sesiones de la Asamblea General.