Introducción

La Oficina de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas nació en 1998 como el Departamento de Asuntos de Desarme, que era parte del programa de reforma del Secretario General, según su informe A/51/950 a la Asamblea General. Originalmente, fue creada en 1982 por recomendación de la Asamblea General en segundo período extraordinario de sesiones dedicado al desarme (SSOD II); en 1992 se convirtió en el Centro de Asuntos de Desarme dentro del Departamento de Asuntos Políticos; y a partir de finales de 1997, pasó a ser el Departamento de Asuntos de Desarme hasta el año 2007, cuando se transformó en la actual Oficina de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas (UNODA).

La Oficina promueve:.

  • el desarme nuclear y la no proliferación;
  • el fortalecimiento de los regímenes de desarme con respecto a otras armas de destrucción en masa, armas químicas y biológicas; y
  • las iniciativas de desarme en el ámbito de las armas convencionales, en especial de las minas terrestres y las armas pequeñas, que son el tipo de armas preferidas en los conflictos contemporáneos.

La Oficina presta apoyo sustantivo y de organización en lo relativo a la formulación de normas sobre desarme por conducto de la Asamblea General y su Primera Comisión, la Comisión de Desarme, la Conferencia de Desarme y otros órganos, y promueve medidas de desarme a través del diálogo, la transparencia y el fomento de la confianza en cuestiones militares, además de alentar las iniciativas regionales de desarme. Dichas iniciativas incluyen el Registro de Armas Convencionales de las Naciones Unidas y los foros regionales.

La Oficina también suministra información objetiva, imparcial y actualizada sobre las actividades y cuestiones multilaterales en materia de desarme a los Estados Miembros, los Estados parte en acuerdos multilaterales, las organizaciones e instituciones intergubernamentales, los departamentos y organismos del sistema de las Naciones Unidas, las instituciones educativas y de investigación, la sociedad civil, en especial las organizaciones no gubernamentales, y a los medios y al público en general.

La Oficina fomenta además la elaboración y aplicación de medidas concretas de desarme tras un conflicto, como el desarme y la desmovilización de los excombatientes y la asistencia para su reinserción en la sociedad civil.