Noticias

Para combatir el cambio climático y la pobreza necesitamos rediseñar el sistema financiero mundial

En los últimos años, la economía mundial ha crecido un 3% mientras que los salarios solo lo han hecho un 1,8%. La desigualdad continúa al alza. Treinta países en desarrollo atraviesan por dificultades financieras derivadas de sus deudas o están en peligro de sufrirlas. El multilateralismo está en riesgo porque la globalización no reparte los beneficios. El desarrollo sostenible no puede lograrse bajo estas circunstancias. La ONU señala la necesidad de rediseñar el sistema financiero mundial.

Un nuevo informe de las Naciones Unidas destaca que, a menos que se renueven los actuales sistemas financieros mundiales, los gobiernos de todo el mundo acabarán por incumplir sus compromisos de poner fin a la pobreza y luchar contra el cambio climático, recogidos en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

El Informe sobre el Financiamiento del Desarrollo Sostenible de 2019, publicado este jueves por más de sesenta organizaciones internacionales lideradas por las Naciones Unidas y entre las que se encuentran el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio, señala que los Objetivos de Desarrollo Sostenible necesitan el apoyo de los sistemas financieros y de entornos políticos propicios.

Sin embargo, el documento advierte que nos estamos quedando sin tiempo y que la creación de condiciones favorables es cada vez más difícil.

Los rápidos cambios tecnológicos, geopolíticos y climáticos afectan notablemente a nuestras economías y sociedades, así como a las instituciones internacionales que ayudaron a sacar a millones de personas de la pobreza, pero que en la actualidad luchan por adaptarse a un nuevo contexto.

Desigualdad al alza

Al presentar el informe, la vicesecretaria general de la ONU, Amina Mohamed, dijo que en los últimos años “el crecimiento económico mundial ha alcanzado un sostenido 3% mientras que el aumento de los salarios fue del 1,8%, el nivel más bajo en más de una década”. En otras palabras, la desigualdad ha crecido a pesar de la bonanza económica.

Además, treinta países en desarrollo atraviesan por dificultades financieras derivadas de sus deudas o están en peligro de atravesarlas.

“La desigualdad está al alza”, “la ayuda a todos los niveles está estancada y cayendo por debajo de los compromisos” y “el cambio climático continúa amenazando el desarrollo sostenible en todas las regiones”, declaró Mohamed.

Desconfianza en el multilateralismo

“Se ha minado la fe en el sistema multilateral, en parte porque ha fracasado en conseguir rendimientos equitativamente distribuidos, con una desigualdad creciente en la mayoría de los países”, se lee en el informe.

Algo en lo que está de acuerdo el Secretario General en su prólogo a ese estudio cuando afirma que “no estamos ofreciendo un crecimiento inclusivo y sostenible” para todo el mundo.

Para Guterres, el desafío compartido es hacer que los sistemas comerciales y financieros internacionales se ajusten a su propósito de promover el desarrollo sostenible y promover una globalización justa.

La vicesecretaria general reconoce que “rediseñar la arquitectura financiera mundial, renovando por ejemplo los acuerdos de deuda soberana, las normas fiscales internacionales y, especialmente, el sistema multilateral de comercio es una tarea enorme”. Sin embargo, asegura, “no está fuera de nuestras posibilidades”.

En este sentido, el informe recomienda los pasos concretosque se necesitan para rediseñar la arquitectura institucional mundial y hacer que la economía y finanzas internacionales sean más sostenibles. Entre tales pasos figuran:

  • Fomentar el cambio hacia horizontes de inversión a largo plazo que tengan en cuenta como consideración central de la inversión los riesgos relacionados con la sostenibilidad
  • Revisar los mecanismos de reestructuración de la deuda pública para que pueda responder a instrumentos crediticios más complejos y a un panorama de acreedores más diverso
  • Modernización del sistema multilateral de comercio
  • Abordar los desafíos de los sistemas tributarios que impiden a los países recaudar los recursos adecuados en una economía mundial cada vez más digitalizada

“Tenemos una gran oportunidad para superar el atasco de la financiación sostenible en 2019″, dijo por su parte Zhenmin Liu, secretario general adjunto de Asuntos Económicos y Sociales y presidente del Grupo de Trabajo que emitió el informe.

Liu considera que “la responsabilidad recae en los gobiernos para volver a comprometerse con el multilateralismo y tomar medidas políticas que creen un futuro sostenible y próspero.”

Nuevas tecnologías financieras

Un ejemplo de las oportunidades y desafíos analizados por el informe son las nuevas tecnologías financieras referidas a la innovación digital en el sector.

Más de 500 millones de personas han obteniendo acceso a servicios financieros digitales en los últimos años, por lo que el atractivo de esta tecnología es evidente.

De esta forma, los nuevos actores cambian rápidamente el mercado de la financiación, lo que hace que los reguladores luchen por mantenerse a la par, asegura el informe antes de añadir que las actividades que no se incluyen en el marco regulatorio pueden poner en riesgo la estabilidad financiera.

Las promesas de la nueva tecnología financiera pueden ser fructíferas a través de una regulación que aborde estas cuestiones, se explica en el documento, que también cita que los expertos piden que se mantengan discusiones entre las compañías del sector digital, las instituciones financieras y los reguladores.

Fuente: Noticias ONU

Síguenos