Noticias

Que la naturaleza cuente

Desde el principio de los tiempos, hemos tratado la naturaleza como si fuera un proveedor de servicios gratuito e ilimitado. Hacemos senderismo por bosques, nadamos en océanos y utilizamos sin pensárnoslo dos veces sus recursos. Pero, aunque no paguemos nada por estos bienes y servicios, están bien lejos de tener valor cero.

De hecho, la pandemia del COVID-19 nos ha forzado a muchos de nosotros a darnos cuenta de que no hemos valorado lo suficiente la naturaleza durante mucho tiempo.

Sin embargo, ¿por qué hemos actuado como si la naturaleza fuera gratuita y sin límites? Parte se debe a la manera en que medimos el progreso. En los últimos 75 años, los políticos han empleado el Producto Interior Bruto (PIB) para medir el éxito y el bienestar.

A pesar de que el PIB es un buen indicador del rendimiento económico, tiene sus limitaciones. No tiene en consideración el valor de los recursos naturales o de los ecosistemas. Recurriendo a un ejemplo extremista, si talamos millones de hectáreas de bosques y vendemos su madera, el PIB subirá. Sin embargo, sabemos que talar millones de hectáreas de bosques conllevará consecuencias terribles.

Las estadísticas como el PIB son las lentas a través de las cuales miramos el mundo y construimos nuestras políticas. Dicho esto, la crisis climática y de biodiversidad son un claro signo de que necesitamos cambiar las estadísticas que utilizamos. Afortunadamente, se acerca un cambio, y no se adelante ni un segundo.

Este mes, el Comité Estadístico de las Naciones Unidas adoptará un nuevo marco que permitirá a los países ir más allá del PIB y hacer que la naturaleza por fin cuente. El Sistema de Contabilidad Ambiental y Económica (SCAE) hará que los países puedan medir su capital natural y entender la enorme contribución que la naturaleza ha hecho a nuestra prosperidad y la importancia que tiene protegerla.

Al complementar el PIB con estadísticas del SCAE, los políticos podrán tomar mejores decisiones económicas sobre los recursos naturales y los ecosistemas, algo que será una parte esencial para recuperarse del COVID-19 de manera sostenible.

Síguenos