Noticias

Convertir los objetivos en indicadores cuantificables con el propósito de mejorar las condiciones de vida

El análisis de los registros administrativos, el big data (los datos masivos —inmensas cantidades de información—) y la información geoespacial reviste una gran importancia en la mejora de las condiciones de vida de los habitantes y en la protección del medioambiente. La generación de datos es continua y se produce por doquier: en los teléfonos inteligentes, en las imágenes por satélite, en las redes sociales y en Internet. Los datos del teléfono móvil pueden servir, por ejemplo, para ayudar a comprender los desplazamientos de personas, como es el caso de los turistas, de aquellos trabajadores que se desplazan para ir a trabajar y de los emigrantes.

Estadísticos de todo el mundo han empezado a utilizar nuevas fuentes de datos que son más rápidas y detalladas que nunca y que brindan nuevas oportunidades de medición al mismo tiempo que plantean nuevos retos a los sistemas nacionales de estadística de todo el mundo.

Las fuentes de datos y los instrumentos de almacenamiento de datos, incluidos los datos geoespaciales y otros datos masivos, resultarán cruciales en la consecución de la recientemente adoptada Agenda 2030 para un Desarrollo Sostenible y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. Tras su aprobación en septiembre de 2015 la comunidad estadística ha recibido el encargo de definir un conjunto de indicadores globales y de fomentar la capacidad de medir y realizar un seguimiento del avance realizado en relación a estos objetivos. Se prevé que la Comisión de Estadística considere, durante su 47ª sesión, este marco de indicadores ligado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El viernes anterior al inicio de la Comisión que tuvo lugar del 8 al 11 de marzo, la División de Estadísticas de DESA organizó un seminario titulado: “Towards better information systems for the 2030 Agenda, Use of administrative records, big data and geospatial information” (“Hacia unos mejores sistemas de información para la Agenda 2030, utilización de registros administrativos, datos masivos e información geoespacial”).

La comunidad política y estadística se ha comprometido a abordar, en el marco de un diálogo de alto nivel, los requisitos estadísticos indispensables para la Agenda 2030. En otras palabras, se pretendía debatir cómo mejorar la disponibilidad, la calidad, oportunidad y desagregación de los datos para ayudar a implementar la nueva Agenda de Desarrollo Sostenible con el objetivo de no dejar a nadie atrás.

Síguenos