Noticias

La lucha centenaria de los pueblos indígenas contra las pandemias

La pandemia del COVID-19 ha tenido un efecto especialmente devastador para las comunidades indígenas de todo el mundo. El doctor James Makokis, del centro médico Saddle Lake Cree Nation, explica cómo las desigualdades y el colonialismo han tenido un papel nefasto y cómo los conocimientos y prácticas tradicionales les ayudan a proteger la salud de sus comunidades.

Las enfermedades infecciosas han matado a más indígenas que cualquier arma en la época colonial. ¿Cómo ha impactado esto a su enfoque sobre la salud?

«Esta es una cuestión delicada y depende de la nación, comunidad o grupo de personas de la que estemos hablando porque varía en base a cómo ha afectado el colonialismo a los tradicionales valores de los indígenas. Estos valores siempre preservarán la integridad del grupo y garantizarán un futuro a las próximas generaciones que aún no ha nacido. Algunas comunidades son altamente conscientes de esto y han adoptado programas para reducir daños para disminuir la transmisión de la Hepatitis C o del VIH, por ejemplo. Otros tienen dificultades a la hora de aceptar si estos programas están alineados con sus valores actuales».

¿Por qué son el COVID-19 y otras pandemias tan peligrosas para los indígenas en particular?

«El COVID-19 ha expuesto las desigualdades que han existido en naciones indígenas y pueblos afectados por la colonización desde la entrada en contacto con los europeos, en especial la pobreza, el desarrollo de enfermedades crónicas y el desmantelamiento de los sistemas indígenas de salud tradicionales. El COVID-19 florece en circunstancias de desigualdad y en áreas donde la higiene está reducida o que están superpobladas, y esto hace que los indígenas sean particularmente vulnerables ante esta pandemia».

¿Cuáles son algunas de las soluciones únicas que han desarrollado los indígenas para luchar contra las pandemias? ¿Podría alguna ampliarse a la población en general?

«Los pueblos indígenas han tenido que reafirmar su soberanía sobre sus tierras en estos momentos más que nunca, para poder proteger a sus poblaciones del COVID-19. Muchos líderes indígenas actuaron de manera proactiva al comienzo de la pandemia del COVID-19 y organizaron patrullas de seguridad para limitar el tráfico hacia sus comunidades. Esta es una estrategia que fue igualmente empleada a nivel mundial como medida importante para ralentizar el virus en las etapas tempranas de la pandemia.

Para muchos pueblos indígenas, la historia oral se mantuvo lo suficientemente intacta como para relatar la devastación causada por las pandemias en la historia y lo que es más importante, cómo garantizar su supervivencia. Hemos visto un interés renovado en el uso de las medicinas indígenas tradicionales y ha sido un signo esperanzador ver a personas de todas las edades comenzar a utilizar las medicinas que tenemos en los diferentes territorios donde vivimos.

Esto saca a la luz el importante tema del derecho de los pueblos indígenas a acceder a las medicinas de manera gratuita y sin límites. En Isla Tortuga, antes de que existiera la frontera entre Canadá y Estados Unidos, los pueblos indígenas tenían libertar para comerciar sin las restricciones impuestas por las leyes coloniales que hacen ilegal transportar productos biológicos, incluyendo las plantas medicinales. Dado que algunas de las plantas medicinales empleadas durante las pandemias históricas anteriores crecen en climas del sur, se nos ha restringido el acceso a las mismas durante esta pandemia del COVID-19. Esto recalca la importancia de que los pueblos indígenas puedan cruzar las fronteras internacionales impuestas sin que los sistemas de salud a los que seguimos recurriendo para la supervivencia, entre ellos las medicinas indígenas, se vean limitados».

Para más información: http://bit.ly/2020EGM

Síguenos