Noticias

La inclusión de personas con discapacidad en los esfuerzos por reducir el riesgo de desastre

Durante la última década, el mundo ha sido testigo del aumento en el número de grandes desastres, como el tsunami asiático de 2004, el terremoto en Haití en 2010, el gran terremoto al este de Japón en 2011 y el huracán Sandy en los Estados Unidos en 2012. Las personas con discapacidad se ven afectadas de manera desproporcionada por los conflictos, los desastres y otras situaciones de emergencia. La Tercera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Reducción del Riesgo de Desastres (3WCDRR, por sus siglas en inglés) que se celebra en Japón del 14 al 18 de marzo abordará este tema.

Dado que los sistemas de alarma temprana de desastres a menudo no están adaptados a sus necesidades específicas, las personas con discapacidad se encuentran especialmente en riesgo cuando se producen desastres, lo que tiene como resultado una tasa de mortalidad de dos a cuatro veces mayor que en la población que no tiene ninguna discapacidad, en muchas situaciones de desastre.

Las personas con discapacidad son una pieza esencial para ayudar a reducir el riesgo de desastres y construir sociedades y comunidades que sean resistentes. Un entorno sin barreras ayuda a garantizar la participación completa y equitativa de todos en la sociedad, sin importar la edad, el género o la capacidad.

En la Conferencia, el mundo consolidará su experiencia y sus esfuerzos para alcanzar un acuerdo en el marco de la agenda de desarrollo después de 2015 en relación con la reducción de riesgos. Sin embargo, aunque se estén llevando a cabo esfuerzos para crear comunidades más resistentes, sigue habiendo un salto entre la inclusión de personas con discapacidad y el resto de la sociedad.

Para garantizar que aquellos con discapacidad se integran en el desarrollo de un marco de referencia mundial para la reducción del riesgo de desastres, la División de Política Social y Desarrollo (DSPD, por sus siglas en inglés) de ONU DAES está trabajando junto con las partes interesadas, entre las que se incluyen los gobiernos, organizaciones del sistema de la ONU, académicos, el sector privado, organizaciones de la sociedad civil y personas con discapacidad y sus organizaciones.

Síguenos