Noticias

La pandemia del coronavirus no puede frenar los derechos de las personas con autismo

La aparición del coronavirus COVID-19 acentúa las dificultades a las que deben enfrentarse las personas con autismo para ejercer sus derechos a la libre determinación, a la independencia y a la autonomía, así como a la educación y el empleo en igualdad de condiciones.

Así lo destacó este jueves el Secretario General de la ONU con motivo del Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, que se celebra cada 2 de abril.

En su mensaje para la efeméride, António Guterres subrayó que los derechos humanos universales, entre ellos los de las personas con discapacidad, no deben vulnerarse durante una pandemia.

“Debemos asegurarnos de que una interrupción prolongada [del ritmo normal de las sociedades] causada por la emergencia no resulte en un retroceso de los derechos que con tanto esfuerzo han defendido las personas con autismo y las organizaciones que las representan”, manifestó.

El Secretario General recordó que, en su respuesta a la crisis, los Gobiernos acarrean la responsabilidad de velar por las personas con autismo y que nunca se les debe discriminar cuando soliciten atención médica.

Igualmente, indicó que en estos momentos “deben contar con los sistemas de apoyo necesarios para permanecer en sus hogares y comunidades en tiempos de crisis, en lugar de enfrentarse a la posibilidad de un internamiento forzado”.

Al mismo tiempo, señaló que durante este complicado periodo tenemos la responsabilidad común de atender debidamente las necesidades de las personas afectadas de manera desproporcionada por el COVID-19.

En desventaja

“La información sobre las medidas de precaución debe proporcionarse en formatos accesibles. También debemos tener presente que, cuando las escuelas recurren a la enseñanza en línea, los estudiantes cuyas formas de aprendizaje difieren de la norma pueden encontrarse en desventaja”.

Una situación similar puede producirse en el entorno laboral y el trabajo a distancia.

“Incluso en estos tiempos impredecibles, debemos comprometernos a consultar a las personas con discapacidad y a las organizaciones que las representan, y a garantizar que nuestras formas no tradicionales de trabajar, aprender y colaborar unos con otros, así como nuestra respuesta mundial al coronavirus, sean amplias y accesibles para todas las personas, incluidas las personas con autismo.”

Por último, el titular de la ONU enfatizó la necesidad de tener en cuenta los derechos de las personas con autismo en los planteamientos de respuesta al COVID-19.

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la celebración del Día Mundial sobre la Concienciación del Autismo el 18 de diciembre de 2017, conmemorándose por primera vez el 2 de abril de 2008.

La resolución al respecto alienta a los Estados miembros a adoptar medidas para concienciar a toda la sociedad, incluso a nivel familiar, sobre la situación de los niños con autismo.

Fuente: Noticias ONU

Síguenos