Noticias

Las ciudades serán una zona verde o no serán

El acelerado proceso de urbanización que observamos a nivel global prevé que para el año 2050 unos 6000 millones de personas, o el equivalente al 70 % de la población mundial, vivirán en ciudades. Sin embargo, la ONU señala que este progreso no tiene que implicar necesariamente un aumento de la contaminación en las ciudades.

Transformar las ciudades en zonas verdes, sostenibles, saludables y acogedoras donde vivir es el tema escogido este año para conmemorar el Día Internacional de los Bosques, que se celebra cada 21 de marzo.

El oficial forestal de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, Simon Borelli, indica que el mayor crecimiento urbano se verá en África y en Asia.

“Se piensa que (este crecimiento) hará un daño muy grave a todos los recursos naturales alrededor de las ciudades. Hay una preocupación muy fuerte porque se estima que los administradores locales tendrán que manejar la pobreza y una creciente falta de recursos y, además, lo que acarreará un fuerte impacto sobre el medio ambiente y provocará deslizamientos (de tierra), falta de agua y otros problemas ambientales”.

Sin embargo, Borelli explicó que la preservación y el uso adecuado de los árboles y bosques afectados por la urbanización puede contribuir a encontrar la solución a estos problemas ya que pueden ser un recurso muy importante para mejorar la condición de vida de los habitantes de las ciudades.

El rol de los bosques y árboles en zonas urbanas

El experto de la FAO indicó que los árboles pueden aportar las siguientes ventajas a las ciudades.

  • Filtrar la polución y crear un aire más limpio.
  • Ayudar en la práctica deporte y contribuir a la reducción de enfermedades no transmisibles u otros padecemientos como el estrés.
  • Disminuir el efecto de las altas temperaturas gracias a la sombra que proporcionan.
  • Almacenar carbono ayudando a moderar las consecuencias del cambio climático
  • Proveer fruta y leña.
  • Incrementar el valor de las viviendas y disminuir la factura del aire acondicionado y la calefacción a través de la sombra que proporcionan  y su capacidad para cortar el viento. Ayudar a filtrar el agua de la lluvia y contribuir al suministro de agua más limpia y saludable.

Ciudades que se benefician de este tipo de acciones

En conmemoración del Día Internacional de los Bosques, la FAO publicó el informe “Bosques y ciudades sostenibles: Relatos inspiradores de todo el mundo”, el estudio incluye una serie de quince urbes que sirven como ejemplo en su manejo de las zonas verdes para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes.

“Sentimos que todas estas historias pueden dar un buen abanico de opciones que las ciudades pueden utilizar para inspirarse. Cada ciudad ha usado los bosques o parques de forma diferente para regular la temperatura, la erosión, crear empleo o simplemente un espacio de recreo”, dijo Borelli.

La publicación presta especial atención a dos proyectos de América Latina:  la forestación del distrito de Independencia, en norte de Lima, en Perú, y el bosque urbano de Niterói, en el estado de Río de Janeiro, en Brasil.

Un parque que sirve para evitar deslizamientos de tierras

En Perú, “la segunda ciudad desértica más poblada del mundo después de El Cairo”, destaca un proyecto de forestación para reducir el peligro que comportan los deslizamientos de tierra en el distrito de Independencia.

Los habitantes de esa localidad recibieron capacitación sobre cómo plantar árboles para disminuir el riesgo ante desastres a través de la estabilización de laderas, impidiendo la caída de rocas y la retención del barro y sedimentos.

En total, un área de catorce hectáreas se ha convertido en un parque con senderos y miradores donde se plantaron 23.000 árboles de especies autóctonas.

La imparable expansión de los bosques urbanos

Los habitantes de la ciudad brasileña de Niterói decidieron ejecutar un plan el año 2014 en el que se extendió el sistema de parques en más de 2600 hectáreas como complemento de las zonas verdes ya existentes.

El proyecto ha comportado que haya 123,2 metros cuadrados de bosque por cada habitante convirtiéndose, según la Organización para la Alimentación y la Agricultura , en “la mayor superficie per cápita de tierra protegida de cualquier municipio en una región metropolitana en Brasil”.

El Día Internacional de los Bosques se conmemora cada 21 de marzo tras la proclamación por parte de la Asamblea General el año 2012. La festividad busca concienciar sobre la importancia de todos los tipos de bosques en beneficio de las generaciones tanto presentes como futuras y fomentar iniciativas relacionadas con los bosques y los árboles en todos los países tanto a nivel local, nacional como internacional.

Fuente: Noticias ONU

Síguenos