Aportaciones

       

El Centro de las Naciones Unidas contra el Terrorismo se creó gracias a la aportación de 10 millones de dólares de los Estados Unidos que el Reino de la Arabia Saudita hizo a las Naciones Unidas a raíz de la recomendación incluida en la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo (pilar II, párr. 9).

El 13 de agosto de 2014, el Reino de la Arabia Saudita donó otros 100 millones de dólares de los Estados Unidos para contribuir a la financiación de la labor del Centro. Otros donantes del Centro son los Estados Unidos de América, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Noruega y Alemania, entre otros.

Con ocasión del cuarto Examen Estratégico de la Estrategia Global, que tuvo lugar en junio de 2014, la Asamblea General exhortó a los Estados Miembros a que facilitaran recursos y realizaran aportaciones voluntarias al Centro, además de a que contribuyeran a la realización de sus actividades en el Equipo Especial sobre la Ejecución de la Lucha contra el Terrorismo (CTITF, en inglés). El Secretario General ha recalcado en repetidas ocasiones la necesidad de garantizar que la base de donantes del Centro de las Naciones Unidas contra el Terrorismo sea más amplia.

El Centro de las Naciones Unidas contra el Terrorismo elabora, financia y ejecuta junto a otros donantes proyectos de desarrollo de la capacidad de lucha contra el terrorismo empleando las competencias de cada asociado. Esta modalidad presenta varias ventajas, como un mayor impacto, el hecho de que el beneficiario se involucre más, y una mayor participación de los Estados Miembros en las decisiones relativas a la financiación del Centro.

En la reunión de la Junta Consultiva del Centro de las Naciones Unidas contra el Terrorismo del 7 de noviembre de 2014, los miembros expresaron su apoyo a un modelo con el que el Centro reciba los fondos y las contribuciones en especie teniendo a su disposición a expertos nacionales para la ejecución de los proyectos de desarrollo de la capacidad.