Introducción

del Secretario General

Descargar la introducción completa (PDF)

Debemos comprometernos a construir un mundo más inclusivo y sostenible.

António Guterres

Secretario General

En 1945 se reunieron en San Francisco dirigentes de todo el planeta para firmar la Carta de las Naciones Unidas y así nació una Organización que fue un rayo de esperanza cuando la humanidad trataba de dejar atrás los horrores de la Segunda Guerra Mundial. Para nuestros fundadores era obvio qué tipo de mundo deseaba n desterrar como un mal recuerdo del pasado.

En 2020, las Naciones Unidas celebran los 75 años de la firma de la Carta, aniversario que nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre los progresos que hemos conseguido juntos y sobre nuestro futuro en común. Nuestros ideales y valores

– basados en la igualdad, el respeto mutuo y la cooperación internacional— nos ayudaron a evitar una tercera guerra mundial cuyas consecuencias habrían sido catastróficas para la vida en el planeta. Durante 75 años hemos forjado productivas relaciones de cooperación para resolver problemas a nivel global y procurar el bien común, hemos establecido normas y acuerdos fundamentales que codifican y protegen los derechos humanos, fijado ambiciosos objetivos de desarrollo sostenible y trazado el rumbo hacia una relación más equilibrada con el clima y la naturaleza. Miles de millones de personas se han liberado del yugo del colonialismo y millones han logrado salir de la pobreza.

Actualmente, las Naciones Unidas contribuyen a salvar millones de vidas cada año, día tras día, a toda hora y en todo el mundo. Los hombres y mujeres de la Organización prestan asistencia a 80 millones de refugiados y desplazados y ayudan a más de 2 millones de mujeres y niñas a superar las complicaciones del embarazo y el parto. Más de 40 misiones políticas y operaciones de mantenimiento de la paz con 95.000 efectivos militares, policías y personal civil se esfuerzan por alcanzar y mantener la paz y proteger a la población civil. Todos los años prestamos asistencia electoral a 60 países y ayuda a 40.000 víctimas de la tortura, y unas 7.500 misiones de vigilancia tratan de proteger los derechos humanos, dar a conocer las violaciones y obligar a los autores a rendir cuentas.

Sin embargo, estos esfuerzos no han bastado para frenar los embates del miedo, el odio, las desigualdades, la pobreza y la injusticia. Por si no fuera poco, a principios de 2020 surgió un virus microscópico que nos doblegó: el causante de la pandemia de enfermedad por coronavirus (COVID-19), que ha hecho pagar un terrible precio a personas, comunidades y sociedades, afectando de manera desproporcionada a los más vulnerables

 

SG Guterres de pie frente al cartel: UN75 2020 Y MÁS ALLÁ: FORMANDO NUESTRO FUTURO JUNTOS

El Secretario General António Guterres hablando a los estudiantes de la Universidad de Ciencias de la Administración de Lahore sobre el papel de la juventud en las Naciones Unidas del siglo XXI (Lahore, Pakistán, 18 de febrero de 2020).

La pandemia ha puesto de manifiesto la fragilidad de nuestro mundo, sacando a la luz riesgos a los que llevábamos décadas sin prestar atención: la existencia de sistemas de salud inadecuados, lagunas en la protección social y desigualdades estructurales, la degradación ambiental y la crisis climática.

Todo el sistema de organizaciones de las Naciones Unidas se movilizó de inmediato para liderar la respuesta sanitaria a nivel mundial, mantener y aumentar la prestación de asistencia humanitaria vital, establecer instrumentos que permitieran responder con rapidez al impacto socioeconómico y formular una amplia agenda de políticas para ayudar a las comunidades y regiones más vulnerables1. Aun así, los objetivos fundamentales de la Carta —paz, justicia, derechos humanos y desarrollo— han sufrido un profundo revés que quizá tardemos mucho tiempo en superar.

La pandemia de COVID-19 ha hecho que las aspiraciones de la Agenda 2030 sean más relevantes y cruciales que nunca. La única manera de recuperarnos para mejorar es recuperarnos juntos.

Amina J. Mohammed

Vicesecretaria General

CONSTRUIR UN FUTURO MÁS SOSTENIBLE

Incluso antes de la pandemia de COVID-19, el mundo no avanzaba al ritmo necesario para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el plazo de 2030, pero ahora nos enfrentamos a la peor recesión global desde la Segunda Guerra Mundial y al colapso más generalizado de los ingresos desde 1870. Como consecuencia de ello, otros 100 millones de personas podrían caer en la pobreza extrema. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, cuya implementación entra en su quinto año, sigue siendo la hoja de ruta de la humanidad para lograr un futuro mejor. Por eso, en enero de 2020 las Naciones Unidas anunciaron una década de acción para acelerar la implementación, que ha ganado en complejidad y urgencia debido a la pandemia de COVID-19.

Cuando empezó la pandemia, las Naciones Unidas pidieron que se prestara a las personas y los países más vulnerables un apoyo mundial de enorme magnitud,con un paquete de rescate cuyo valor equivaldría como mínimo a un 10 % de la economía mundial. Los países desarrollados han incrementado el apoyo a su propia población, pero nosotros estamos promoviendo mecanismos de solidaridad para que también se beneficien los países en desarrollo, por medios como una moratoria de la deuda y su reestructuración y una mayor asistencia de las instituciones financieras internacionales. Sin embargo, el paquete de rescate aún no se ha materializado por completo.

Esta falta de solidaridad agrava las dificultades con que tropezamos desde hace tiempo al tratar de obtener la financiación necesaria para el éxito de la Agenda 2030, dificultades que se suman a un crecimiento lento y una deuda elevada. Por ello, debemos tomar medidas inmediatas para mantener los progresos realizados en materia de desarrollo sostenible. Todos compartimos un mismo destino y solo con auténtica solidaridad y unidad podremos alcanzar nuestros objetivos comunes y defender nuestros valores.

En estos tiempos difíciles, no debemos perder de vista los objetivos que compartimos ni nuestro compromiso con la paz sostenible.

Maria Luiza Ribeiro Viotti

Jefa de Gabinete

Bloques de los ODS en el césped norte

Columnas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) instaladas en el césped norte de la Sede de las Naciones Unidas durante la Asamblea General

Por otro lado, la COVID-19 nos ha hecho comprender que es absolutamente imprescindible volver a lograr una relación equilibrada entre los seres humanos y la naturaleza. El cambio climático ya estaba llegando a extremos irreversibles, por lo que debemos compaginar los esfuerzos por recuperarnos de la COVID-19 con la acción climática. En 2019, año en que las emisiones mundiales alcanzaron niveles récord, fui el anfitrión de la Cumbre sobre la Acción Climática y la Cumbre de la Juventud sobre el Clima, y 70 países se comprometieron a establecer planes nacionales más ambiciosos para lograr un nivel de emisiones netas de valor cero en 2050. Aparte del cambio climático, después de más de 15 años de intensos esfuerzos se celebró en 2020 la conferencia intergubernamental sobre la diversidad biológica marina de las zonas situadas fuera de la jurisdicción nacional, que debe ser el punto de partida para lograr una mayor armonía con la naturaleza en general.

Áreas de enfoque clave

Unidos para la reforma

Agendas transformadoras

Áreas de enfoque clave

GRANDES ESFERAS PRIORITARIAS DEL SECRETARIO GENERAL PARA 2019-2020

Unidos para la reforma

Unidos Para la Reforma

La aplicación de la agenda de reforma del Secretario General en los ámbitos del desarrollo, la gestión y la paz y la seguridad está aumentando la capacidad de las Naciones Unidas para cumplir sus mandatos con eficacia y rendición de cuentas.

A continuación figuran los principales logros alcanzados hasta la fecha y los grandes cambios que son parte de la agenda Unidos para la Reforma.

 

Logotipo de la rueda SDG

SISTEMA PARA EL DESARROLLO

Reposicionamiento del sistema para el desarrollo a fin de acelerar la implementación de la Agenda 2030


  • Nueva generación de equipos de las Naciones Unidas para prestar un apoyo más personalizado a los países
  • Nuevo sistema de coordinadores residentes para fortalecer el liderazgo
  • Pacto de financiación con los Estados Miembros con objetivos de rendición de cuentas mutua
  • Marcos de cooperación de las Naciones Unidas revisados para dar respuestas más holísticas a las prioridades nacionales
  • Esfuerzo sin precedentes para potenciar el impacto de los activos regionales y las oficinas multipaís de las Naciones Unidas
  • Más transparencia, rendición de cuentas y supervisión de los resultados
  • Medidas ambiciosas para aumentar la eficiencia de las operaciones de los equipos de las Naciones Unidas en los países
  • Mayor capacidad de los equipos de las Naciones Unidas para ayudar a los países a ampliar la financiación y las alianzas en pro de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles
Icono de la paz

ARQUITECTURA DE PAZ Y SEGURIDAD

Enfoque de todo el pilar para hacer frente a las amenazas contra la paz y la seguridad internacionales


  • Reestructuración de la arquitectura de paz y seguridad de la Sede con equipos regionales conjuntos
  • Apoyo prioritario a la prevención y el sostenimiento de la paz
  • Mayor insistencia en los enfoques y estrategias regionales
  • Enfoques integrados para las transiciones de las misiones de las Naciones Unidas y mejor alineación con los equipos de las Naciones Unidas en los países
Icono de reforma de gestión

REFORMA DE LA GESTIÓN

Cambiar el paradigma de gestión para que las operaciones sean ágiles, efectivas y eficientes


  • Descentralización de las operaciones aumentando la delegación de autoridad en el personal directivo y su capacitación
  • Nuevo marco de rendición de cuentas para la autoridad decisoria
  • Más capacidad de análisis y evaluación de datos
  • Dos nuevos departamentos de gestión en la Sede con funciones y responsabilidades claras
  • Nuevo presupuesto por programas anual con mejor información sobre el desempeño, la planificación y los recursos
  • Simplificación continua de las políticas y los procesos, con el apoyo de un mecanismo de para conocer la opinión de los clientes de nivel superior

Agendas transformadoras

El Secretario General António Guterres de pie frente al atril en el podio.

El Secretario General António Guterres inaugurando la Cumbre sobre la Acción Climática 2019, cuyo propósito es impulsar acciones más ambiciosas y rápidas sobre el cambio climático y los objetivos del Acuerdo de París (Nueva York, 23 de septiembre de 2019)

El momento, la forma y los destinatarios de la acción mundial que movilicemos definirán nuestro legado.

Volker Türk

Subsecretario General de Coordinación Estratégica

LLAMAMIENTO A LA ACCIÓN EN FAVOR DE LOS DERECHOS HUMANOS

Cuando surgió la pandemia de COVID-19, el desprecio de los derechos humanos era un fenómeno muy extendido, por lo que en febrero anunciamos un llamamiento a la acción en favor de los derechos humanos en el que nos comprometíamos a anclar la labor de la Organización en la dignidad de las personas, prestando especial atención a aspectos como el desarrollo sostenible centrado en los derechos, los derechos en tiempos de crisis, la igualdad de género y la igualdad de derechos para las mujeres, la participación pública y el espacio cívico, los derechos de las generaciones futuras, especialmente la justicia climática, los derechos como eje de la acción colectiva y las nuevas fronteras de los derechos humanos. La pandemia no tardó en poner a prueba estos compromisos, pero los derechos humanos han sido uno de los pilares de la respuesta de las Naciones Unidas.

Secretario General António Guterres (en el podio) en el Consejo de Derechos Humanos, Ginebra.

Intervención del Secretario General António Guterres (en el estrado) en la apertura del 40o período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos (Ginebra, Suiza, 25 de febrero de 2019)

ALZAR NUESTRAS VOCES POR LA PAZ

La pandemia está teniendo profundas repercusiones sociales, económicas y políticas, y tenemos que hacer todo lo posible por buscar la paz y la unidad que en estos momentos necesita el mundo para concentrarse en una sola batalla: luchar todos juntos contra la COVID-19. Por esta razón, el 23 de marzo de 2020 hice un llamamiento en favor de un alto el fuego mundial, que ha sido ampliamente respaldado por el Consejo de Seguridad, casi 180 países, más de 20 grupos armados y 800 grupos de la sociedad civil. Estoy trabajando con mis enviados y enviadas especiales para establecer un alto el fuego efectivo en cada caso y hacer todo lo posible por superar el legado que dejan los conflictos prolongados.

Un participante de una reunión pública saluda a un miembro del personal de la ONU

Una de las participantes en la reunión general celebrada en el marco del 63er período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer saludando a una funcionaria de las Naciones Unidas (Nueva York, 12 de marzo de 2019)

 

Pero la violencia no se da solo en el campo de batalla, sino que afecta a muchas mujeres en sus propios hogares, donde muchas comparten ahora confinamiento o cuarentena con sus maltratadores. Por ello, en abril hice un llamamiento para poner fin a la violencia contra las mujeres en todas partes. Unos 146 Estados Miembros se comprometieron a incluir medidas de prevención y lucha contra la violencia en sus planes de respuesta a la COVID-19.

Acción climática

Paridad de género

Acción climática

CUMBRE DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE EL CLIMA: 12 GRANDES RESULTADOS

El Secretario General António Guterres de pie frente al atril en el podio.

El Secretario General António Guterres inaugurando la Cumbre sobre la Acción Climática 2019, cuyo propósito es impulsar acciones más ambiciosas y rápidas sobre el cambio climático y los objetivos del Acuerdo de París (Nueva York, 23 de septiembre de 2019)

  • Se necesitan planes nacionales ambiciosos para lograr un nivel de emisiones netas de valor cero en 2050
  • La financiación pública, privada y accesible es clave para lograr un nivel de emisiones netas de valor cero y economías resilientes frente al clima
  • Debate específico para lograr que no existan nuevas plantas de carbón después de 2020
  • Las soluciones basadas en la naturaleza son opciones económicamente viables para la acción climática
  • Los riesgos climáticos deben integrarse en los sistemas de adopción de decisiones
  • Acuerdo sobre el acceso a la financiación de los pequeños Estados insulares en desarrollo para facilitar la acción climática
  • Las ciudades desempeñan un papel crucial en la aplicación de los planes nacionales sobre el clima

  • Medidas para aumentar la eficiencia energética y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero

  • Propuesta de soluciones para apoyar a los miembros más vulnerables de la sociedad

  • Los países menos adelantados son los más afectados por el cambio climático y los más comprometidos con la acción climática

  • Las iniciativas de múltiples interesados que reconocen los beneficios de la acción climática no deben dejar a nadie atrás

  • Nuevas alianzas sobre posibles formas de lograr un nivel de emisiones netas de gases de efecto invernadero de valor cero en 2050

ESTRATEGIA DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA INCLUSIÓN DE LA DISCAPACIDAD: LOGRAR UN CAMBIO TRANSFORMADOR

Pilares de las Naciones Unidas

La amplia Estrategia abarca los tres pilares de las Naciones Unidas (derechos humanos, paz y seguridad y desarrollo), así como diversos programas y operaciones

Estrategia

La Estrategia incluye parámetros de referencia concretos para acelerar y medir los progresos en la inclusión de la discapacidad

Discapacidad

58 entidades de las Naciones Unidas informaron sobre la Estrategia en su primer año, a fin de establecer una base de referencia para todo el sistema sobre la inclusión de la discapacidad

Montserrat Vilarrasa hablando sosteniendo un micrófono.

Montserrat Vilarrasa, Secretaria de la Asamblea de Derechos Humanos Montserrat Trueta y vocal para la discapacidad intelectual del Ayuntamiento de Barcelona, interviniendo en la reunión de alto nivel de mujeres con discapacidad con funciones de liderazgo político y público (Nueva York, junio de 2019)

Paridad de género

LOGRAR LA PARIDAD DE GÉNERO EN LAS NACIONES UNIDAS

  • Paridad de género en la Sede
  • Paridad de género sobre el terreno
Gráfico que muestra la paridad de género en la ONU

La aplicación de la Estrategia de Paridad de Género ha progresado a buen ritmo en la Sede de las Naciones Unidas y la mayoría de las entidades están en vías de alcanzar la paridad en cada nivel

El Secretario General alcanzó su objetivo de lograr la plena paridad de género (50/50) en los puestos de Secretario General Adjunto y Subsecretario General a tiempo completo en enero de 2020, casi dos años antes de lo previsto

Sigue habiendo problemas para lograr la paridad sobre el terreno, sobre todo en las operaciones de paz, y el personal directivo superior seguirá haciendo lo posible por alcanzar el objetivo de la paridad en todos los niveles de la Organización para 2028

Nuestra labor de prevención, respuesta y reconstrucción frente a las crisis ha de guiarse siempre por los principios de la igualdad y la inclusión. Debemos esforzarnos sobre todo por lograr la igualdad de género y la inclusión de la discapacidad.

Ana Maria Menéndez

Asesora Superior sobre Políticas

RENOVAR EL MULTILATERALISMO

Cuando superemos esta pandemia, no podemos volver a un mundo que solo tiene en cuenta a unos pocos. Necesitamos un nuevo contrato social dentro de los Estados y un nuevo pacto global entre ellos. Tenemos que establecer una nueva gobernanza global, volver a equilibrar los sistemas financieros y comerciales, lograr un suministro efectivo de los bienes públicos mundiales esenciales y basar las decisiones en normas de sostenibilidad. Para recuperarnos de la COVID-19 y renovar el multilateralismo, es imprescindible conseguir una globalización justa, respetar los derechos y la dignidad de todos y cada uno de los seres humanos, vivir en equilibrio con la naturaleza, tener en cuenta los derechos de las generaciones futuras y medir el éxito en términos humanos, no económicos.

Foto de arriba que muestra a personas alrededor de una mesa de conferencias

Una de las participantes en la reunión general celebrada en el marco del 63er período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer saludando a una funcionaria de las Naciones Unidas (Nueva York, 12 de marzo de 2019)

Estas son las lecciones que nos ha enseñado la COVID-19, pero también el claro deseo expresado en el proceso mundial de consultas celebradas con ocasión del 75° aniversario de las Naciones Unidas. Las personas necesitan un sistema de gobernanza global que les aporte resultados y se base en una participación plena, inclusiva e igualitaria en las instituciones mundiales. Estoy deseando colaborar con los Estados Miembros y la sociedad civil para trazar un rumbo que nos permita cumplir juntos estas expectativas.

Por otro lado, para formular enfoques multilaterales necesitamos también una cooperación digital más estrecha, ya que la tecnología puede ser de inmensa ayuda para recuperarnos de la COVID-19 y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. De ahí que mi Hoja de Ruta para la Cooperación Digital contemple un futuro digital inclusivo y sostenible para todos.

FORTALECER NUESTRA ORGANIZACIÓN

En nuestro empeño por revitalizar el multilateralismo, hemos seguido implementado una ambiciosa agenda de reforma para mejorar la eficacia y la rendición de cuentas de las Naciones Unidas. En 2019 se crearon nuevas estructuras en las esferas de trabajo de la Secretaría relacionadas con el desarrollo, la paz y la seguridad y la gestión para que la Organización pudiera responder con más flexibilidad a las necesidades que fueran surgiendo y cooperar mejor en todos los pilares de su labor. Los nuevos enfoques surgidos de las reformas han superado una prueba de fuego, puesto que gracias a ellos las Naciones Unidas han podido continuar su labor esencial sin interrupciones durante la pandemia de COVID-19.

Solo si la Organización es inclusiva y equitativa podrá ser nuestro sostén de cara al futuro. A este respecto, hemos mantenido la paridad de género en el personal directivo superior y ya contamos con más jefas y jefas adjuntas de misión que nunca. También estamos tratando de aumentar la diversidad geográfica de nuestra fuerza de trabajo: en marzo de 2020 puse en marcha la Estrategia de Diversidad Geográfica para ampliar la representación de los Estados Miembros que no están representados en la Secretaría o cuya representación es insuficiente. Y en 2019 presenté la Estrategia de las Naciones Unidas para la Inclusión de la Discapacidad, la primera de nuestra historia, cuyo propósito es mejorar los estándares y el desempeño de la Organización en este ámbito e intensificar los esfuerzos coordinados para transversalizar la inclusión de la discapacidad en todo el sistema de las Naciones Unidas.

Folleto con la página "Centrar la estrategia en la acción" abierta

En 2020, el Secretario General lanzó una estrategia de datos para construir un ecosistema de datos “de la ONU” y aprovechar el poder de los datos para la organización, las personas y el planeta..

Con el fin de prepararnos mejor para los desafíos del siglo XXI, 50 entidades de las Naciones Unidas diseñaron juntas una estrategia en materia de datos que constituye un plan exhaustivo para lograr el cambio a partir de los datos. Puesto que todos los aspectos de nuestra labor se basan en los datos, aprovechar su potencial con responsabilidad es de suma importancia para las agendas globales en pro de las cuales trabajamos.

Los problemas financieros siguen amenazando con afectar a las actividades y reformas de la Organización. En 2019 la escasez de efectivo para el presupuesto ordinario fue la más grave de los últimos diez años y se teme que en 2020 siga empeorando la situación. La escasez de efectivo nos está obligando a anteponer unas actividades a otras en función de la disponibilidad de fondos, no de las prioridades programáticas.

El Secretario General António Guterres con miembros de la Junta de los Jefes Ejecutivos para la Coordinación (JJE).

El Secretario General António Guterres con miembros de la Junta de los Jefes Ejecutivos para la Coordinación (JJE).

DE CARA AL FUTURO

Mientras tratamos de superar los efectos de la COVID-19, tenemos la oportunidad de construir un mundo más equitativo. Para ello hay que crear un nuevo contrato social que integre la educación, el empleo, el desarrollo sostenible y la protección social y se base en la igualdad de derechos y oportunidades para todos. Los futuros sistemas de protección social deben incluir la cobertura sanitaria universal y promover el empleo de las mujeres y la igualdad de género, la inversión en servicios públicos y una economía que beneficie a las personas y al planeta.

También necesitamos un nuevo pacto global que vuelva a equilibrar los sistemas mundiales de gobernanza,
finanzas y comercio y que base las decisiones en normas de sostenibilidad, poniendo así de relieve las aspiraciones de la Agenda 2030. La COVID-19 supone una tragedia para la humanidad, pero también ofrece una ocasión única para nuestra generación: comprometernos a reconstruir para mejorar, defendiendo los ideales y la determinación reflejados en la Carta firmada hace 75 años, que sigue siendo nuestra guía para avanzar juntos.

Un joven visitante con un "Nuestra generación cambiará el mundo" en el Consejo de Seguridad

Joven visitante con una sudadera con el lema “Nuestra generación cambiará el mundo” escuchando durante una visita guiada la explicación de los métodos de trabajo del Consejo de Seguridad (Nueva York, 15 de noviembre de 2019)