You are here

Relator Especial sobre la promoción y la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo - Labor específica relacionada con las víctimas del terrorismo

En abril de 2005, la Comisión de Derechos Humanos, en su resolución, in resolution 2005/80, decidió designar por un período de tres años un Relator Especial sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo. Como en el caso de otros procedimientos especiales, este mandato fue asumido por el Consejo de Derechos Humanos (resolución 60/251 de la Asamblea General) y prorrogado por un año, sujeto al examen que llevaría a cabo el Consejo (decisión 2006/102 del Consejo de Derechos Humanos).

El mandato del Relator Especial sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo (el “Relator Especial”) fue prorrogado por el Consejo de Derechos Humanos por un período de tres años en su resolución 15/15, de 30 de septiembre de 2010, y prorrogado nuevamente por otro período de tres años en su resolución 22/8, de 21 de marzo de 2013. El Relator Especial se ocupa de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo mediante la labor que realiza en países concretos, incluyendo visitas a dichos países, y con los informes temáticos que presenta al Consejo de Derechos Humanos y a la Asamblea General.

En el marco de su labor, el actual Relator Especial ha prestado una atención especial a las víctimas del terrorismo. Su primer informe al Consejo de Derechos Humanos en 2012 se tituló «Principios marco para asegurar los derechos humanos de las víctimas del terrorismo» (A/HRC/20/14). En el informe, el Relator Especial describe los derechos humanos de las víctimas del terrorismo, con carácter jurídicamente vinculante e internacionalmente reconocidos, y define las correspondientes obligaciones internacionales de los Estados para proteger esos derechos. Asimismo, hace hincapié en la obligación jurídica de los Estados de proteger el derecho a la vida, la obligación procesal de los Estados de llevar a cabo una investigación independiente e imparcial, el derecho de las víctimas del terrorismo a formar organizaciones que las representen, y la responsabilidad de los Estados de proporcionar reparación a las víctimas del terrorismo. El Relator Especial recomienda en el informe que los Estados encaminen sus pasos hacia la consagración de esos derechos y obligaciones en un instrumento internacional específico.

El actual Relator Especial sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo es Ben Emmerson (Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte), quien asumió su mandato el 1 de agosto de 2011.

El primer Relator Especial (1 de agosto de 2005 a 31 de julio de 2011) fue Martin Scheinin (Finlandia).