You are here

16.06.2014

Ban condena la violencia en Iraq y alerta contra la retórica sectaria

El Secretario General de la ONU reiteró su condena de la reciente escalada de la violencia terrorista en Iraq y de las ejecuciones sumarias masivas y alertó sobre la retórica sectaria que puede exacerbar aún más el conflicto. En un comunicado difundido por su portavoz, Ban Ki-moon llamó a todos los líderes en ese país, incluidos los religiosos y comunitarios, a garantizar que sus seguidores no realizan actos de represalia. Ban subrayó la necesidad de llevar ante la justicia a los responsables de ejecuciones masivas que según informaciones habría perpetrado el grupo radical Estado Islámico de Iraq y el Levante (EIIL). El Titular de la ONU urgió a los líderes iraquíes a unirse en un plan nacional de seguridad y para adoptar medidas políticas y sociales, dentro de la Constitución, para afrontar la crisis y también pidió a la comunidad internacional que muestre su solidaridad con Iraq. Ban manifestó además que la Misión de Asistencia de la ONU en Iraq (UNAMI) está lista para asistir al gobierno y a los iraquíes a superar la crisis. El Secretario General dio la bienvenida a la llamada a la unidad emitida por el líder religioso Sayed Ali Al-Sistani, “que representa una voz muy influyente de sabiduría y razón". Ban Ki-moon también pidió respeto total al derecho internacional humanitario y a los derechos humanos en los esfuerzos antiterroristas y para poner fin a la violencia. Por su parte, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, condenó este lunes las recientes ejecuciones a sangre fría de cientos de personas por parte de las milicias del grupo radical Estado Islámico de Iraq y de Levante (EIIL). Entre las víctimas hay soldados, líderes religiosos y personas que tenían alguna vinculación con el gobierno. Pillay indicó que esas ejecuciones sumarias constituyen crímenes de guerra. Milicianos del EIIL mataron en los últimos cinco días a cientos de personas en varias poblaciones del área de Tikrit, según información confirmada por su Oficina La Alta Comisionada alertó sobre los riesgos de la violencia sectaria y del discurso del odio incitados por esos grupos. Subrayó que decenas de líderes religiosos han sido ejecutados en la última semana y deploró que las milicias hayan utilizado la expresión “liquidar rebaños de ovejas” para referirse a esas muertes. Pillay urgió a los líderes políticos y religiosos del país a mantenerse unidos en sus esfuerzos por avanzar hacia la paz y poner fin a la violencia sectaria.