Asociados

El Secretario General en un retiro con los jefes de organizaciones regionales, Mayo 2015. Foto: ONU

Organizaciones regionales

La cooperación con las organizaciones regionales ha sido desde hace mucho tiempo un referente del trabajo de las Naciones Unidas, como se estipula en el Capítulo VIII de la Carta y en numerosas resoluciones de la Asamblea General y el Consejo de Seguridad. En muchos sentidos, las Naciones Unidas y las organizaciones regionales tienen capacidades únicas y complementarias que, cuando se coordinan adecuadamente, pueden contribuir de manera decisiva a la prevención y la gestión de los conflictos armados.

En los últimos años, estas relaciones se han fortalecido y profundizado mediante un amplio espectro de actividades, que incluyen el establecimiento de la paz y la mediación en las crisis, la consolidación de la paz y la asistencia humanitaria. El Secretario General, en apoyo a la creciente cooperación sobre este campo y con la ayuda del DAP, ha convocado a lo largo de los años reuniones de alto nivel y retiros con los jefes de las organizaciones regionales, para asegurar la coordinación y el entendimiento mutuo en los imperativos operacionales, así como en cuestiones estratégicas más amplias, a los que se enfrentan tanto las Naciones Unidas como sus asociados.

En el marco de su labor central de prevención de conflictos, diplomacia preventiva y mediación, el DAP está en contacto permanente con sus homólogos en las organizaciones regionales para asegurar la cooperación y la puesta en común de información en cuestiones regionales o específicamente nacionales de interés mutuo. Cada vez es más frecuente que, cuando las organizaciones regionales o subregionales asumen el liderazgo en las actividades de establecimiento de la paz o de diplomacia de crisis de su zona, las Naciones Unidas actúen como asociado, proporcionando apoyo y consejo cuando se solicita.

El DAP también ha llevado a cabo con regularidad, en colaboración con sus organizaciones asociadas, una serie de diálogos entre servicios homólogos destinados a ayudar a comprender cómo contribuye la labor de las diferentes instituciones a mejorar las vías de cooperación e idear recomendaciones al respecto. Se están manteniendo diálogos entre servicios homólogos y comunicaciones y consultas regulares con diversas organizaciones, como la Unión Africana (UA), la Unión europea (UE) y la Organización de los Estados Americanos (OEA). El DAP también organiza una reunión anual similar a nivel de personal, con los funcionarios de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) competentes en la materia.

Además, el DAP asiste en el fomento de la capacidad regional, ya sea a través de proyectos centrados exclusivamente en la mediación, o como parte de programas de asistencia para el fomento de la capacidad más globales, como el Programa Decenal de Fomento de la Capacidad para la Unión Africana (A/61/630). En virtud de dicho programa, que se puso en marcha en 2006, el DAP ha colaborado con la Unión Africana para atender sus necesidades en el ámbito de los asuntos políticos y de seguridad, incluyendo la prevención de conflictos y el apoyo a la mediación, la asistencia electoral y el respaldo a los órganos normativos de la UA.

Para mejorar el entendimiento y el conocimiento en el campo de la prevención de conflictos y la mediación, el DAP ofrece con regularidad programas de capacitación conjuntos para el personal de las organizaciones regionales y de las Naciones Unidas.

 

Asociados de las Naciones Unidas

El Departamento de Asuntos Políticos (DAP) desarrolla su trabajo en colaboración y coordinación con diversos departamentos, organismos, fondos y programas de las Naciones Unidas. Algunos ejemplos son el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz (DOMP), la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), la Oficina del Asesor Especial sobre la Prevención del Genocidio, la Oficina de Apoyo a la Consolidación de la Paz (OACP), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, el Instituto de las Naciones Unidas para Formación Profesional e Investigaciones (UNITAR) y la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU-Mujeres).