Función del Departamento de Asuntos Políticos

El Departamento de Asuntos Políticos (DAP) desempeña un papel fundamental en los esfuerzos de las Naciones Unidas para prevenir y resolver conflictos con víctimas mortales en todo el mundo.

El DAP supervisa y evalúa los acontecimientos políticos mundiales a fin de detectar crisis potenciales antes de que se intensifiquen, además de idear respuestas efectivas. El Departamento proporciona apoyo al Secretario General y a sus enviados, así como a las misiones políticas de la Organización desplegadas en zonas de tensión de todo el mundo, mediante mandatos que ayuden a calmar las crisis o fomentar soluciones duraderas para los conflictos.

Con el apoyo de los Estados Miembros de las Naciones Unidas, el DAP está evolucionando hacia una plataforma más ágil y con más movilidad para responder ante las crisis, capaz de desplegar sobre el terreno más rápidamente a mediadores y otros expertos en establecimiento de la paz, y de cooperar de manera más cercana con las organizaciones regionales en la primera línea de los conflictos.

El DAP también contribuye de forma directa a los esfuerzos de las Naciones Unidas por fomentar la paz y evitar los conflictos, coordinando las actividades de asistencia electoral y el trabajo de la Organización orientado a prevenir el terrorismo y el extremismo violento y proporcionando apoyo al personal del Consejo de Seguridad y otros órganos de las Naciones Unidas.

 

Establecimiento de la paz y diplomacia preventiva

Mientras que los «buenos oficios» diplomáticos del Secretario General se utilizan para ayudar a las partes enfrentadas a encontrar la paz o para prevenir que los conflictos armados y los políticos se intensifiquen, el DAP trabaja normalmente entre bastidores para definir y planificar las misiones, y para proporcionar orientación y apoyar a los mediadores. Aunque hoy en día las Naciones Unidas son uno de los muchos agentes que conforman el variado panorama de mediación de conflictos internacionales, el DAP actúa como centro de los conocimientos especializados en diplomacia preventiva, mediación y establecimiento de la paz y presta sus servicios por igual a los enviados tanto pertenecientes como ajenos a las Naciones Unidas.

 

Análisis político

Para ser eficaces, las respuestas normativas deben recopilar y analizar información sólida y oportuna, es decir, deben tomar el pulso de los avances a medida que acontecen. A través de sus divisiones regionales principalmente, el DAP supervisa los acontecimientos y proporciona al Secretario General informes analíticos y notas informativas para que los utilice como base para tomar decisiones y dar forma a su continua labor diplomática con los Estados Miembros de las Naciones Unidas, las organizaciones regionales y no gubernamentales y otros agentes. Los funcionarios superiores del DAP son requeridos frecuentemente para informar al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre los avances en la política mundial, el estado de los esfuerzos del establecimiento de la paz y las actividades de las misiones políticas de las Naciones Unidas sobre el terreno.

 

Asistencia electoral

El Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos y Jefe del DAP, que es también el Coordinador de las Actividades de Asistencia Electoral de las Naciones Unidas, evalúa las solicitudes de los Estados Miembros y asegura la coherencia en la prestación de asistencia por parte de los diversos organismos y departamentos de las Naciones Unidas implicados. Dado que las elecciones desempeñan un papel importante en los procesos de paz y las transiciones políticas cuyo objetivo final es acabar con el derramamiento de sangre o establecer o restaurar la gobernanza democrática, la asistencia electoral es un campo de responsabilidad y especialización en crecimiento.

 

Prevención y lucha contra el terrorismo

El DAP ha participado activamente en el Equipo Especial de las Naciones Unidas sobre la Ejecución de la Lucha contra el Terrorismo (EEELT) desde su creación en 2005. El Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos es el Presidente del EEELT y el Director Ejecutivo del Centro de las Naciones Unidas contra el Terrorismo. El mandato del EEELT consiste en mejorar la coordinación y la coherencia de las actividades del sistema de las Naciones Unidas contra el terrorismo. Está formado por 34 entidades internacionales que, en razón de su labor, tienen interés en las actividades multilaterales de lucha contra el terrorismo.

 

Prestación de servicios al Consejo de Seguridad y otros órganos de las Naciones Unidas

Al desempeñar sus funciones cruciales, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas confía en el personal del DAP para el apoyo sustantivo y de secretaría. El DAP proporciona apoyo similar al personal de dos comités permanentes establecidos por la Asamblea General, relativos a los derechos del pueblo palestino y a la descolonización. Desde 2009, el DAP alberga también la secretaría del EEELT, que coordina las acciones de las Naciones Unidas para implementar la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo.

 

El papel del Secretario General Adjunto

El Secretario General Adjunto gestiona el departamento, asesora al Secretario General en asuntos que afectan a la paz y la seguridad mundiales, realiza misiones diplomáticas de alto nivel y proporciona orientación a los enviados de paz y las misiones políticas sobre el terreno. También ocupa un puesto en el Comité de Políticas del Secretario General, que es el principal órgano decisorio de la Secretaría de las Naciones Unidas, y preside el Comité Ejecutivo de Paz y Seguridad (CEPS), un órgano de coordinación interdepartamental e interinstitucional de alto nivel. Cuando se producen crisis complejas que requieren contribuciones de diferentes entidades de las Naciones Unidas, se puede solicitar al DAP que establezca un marco político general en el que se lleven a cabo las acciones políticas, humanitarias y de desarrollo.

 

Personal en todo el mundo

Además de los más de 250 funcionarios profesionales y administrativos de la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, el DAP s se sirve del trabajo de las misiones políticas y de consolidación de la paz bajo su supervisión, que dan empleo a más de 1.700 personas nacionales e internacionales en África, Asia, Europa y el Oriente Medio. La presencia sobre el terreno enriquece el análisis político del DAP y proporciona una plataforma avanzada para las misiones de buenos oficios y otras iniciativas de prevención. El DAP trabaja estrechamente con los Estados Miembros para establecer oficinas regionales de las Naciones Unidas capaces de proveer apoyo y consejo, cuando sea requerido, en la prevención y resolución de conflictos.