Los desastres debidos al cambio climático amenazan la seguridad alimentaria

Las sequías, inundaciones, tormentas y otros desastres relacionados con el cambio climático han aumentado en frecuencia y gravedad en las últimas tres décadas y han llegado a convertirse en una amenaza para la seguridad alimentaria, alertó la FAO.

Un nuevo informe de la agencia de la ONU para la Alimentación y Agricultura indica que esos siniestros causan cada vez más daños al sector agrícola, especialmente en los países en desarrollo, lo que pone en riesgo su capacidad de producir alimentos.

El estudio, publicado en vísperas de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 21) que se celebrará en París, señala que entre 2003 y 2013 el promedio anual de desastres se duplicó con respecto a la década de 1980 y dejó pérdidas económicas de 1,5 billones de dólares.

Dominique Burgeon, director de la FAO para Emergencias y Rehabilitación, destacó el impacto económico negativo de las catástrofes en la agricultura, la ganadería, la pesca y la silvicultura, y lo que esto significa para las poblaciones que dependen de esas actividades.

«El principal hallazgo es que por lo menos el 22% del costo total de los desastres naturales recae en el sector agrícola. El informe va aún más allá y especifica que cuando se trata de desastres relacionados con el clima esta cifra alcanza 25%…en los países en desarrollo, el 75% de la población vive de la agricultura y ese sector paga el precio más alto por esos desastres», subrayó Burgeon.

El estudio de la FAO asevera que los fenómenos meteorológicos extremos también obstaculizan la erradicación del hambre, la pobreza y el logro del desarrollo sostenible.

Además, advierte que la situación puede empeorar si no se toman medidas para fortalecer la resiliencia del sector agrícola y se aumentan las inversiones para impulsar la seguridad alimentaria y la productividad, así como para reducir los efectos nocivos del cambio climático.


Centro de noticias de la ONU