Un tercio de los países todavía no ha logrado la paridad en la educación primaria

16 de junio de 2015 — El acceso a la educación es el factor que ha permitido muchos de los avances en los derechos de las niñas, dijo hoy el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en un panel sobre el tema celebrado en Ginebra.

Zeid Ra’ad Al Hussein sostuvo que la educación de calidad que estimula la curiosidad, agudiza las habilidades críticas y construye aptitudes, hace que las niñas puedan crecer y desarrollar sus facultades.

Zeid alentó a invertir en la educación de las niñas subrayando que beneficia a las comunidades en su conjunto en términos de estabilidad social, mejores resultados de salud y mayor crecimiento económico.

«Pese a ello, la violencia y las injusticias siguen arruinando la vida de millones de mujeres y niñas. Son una afrenta a todos los principios de derechos humanos. Para permitir que las mujeres y las niñas superen la discriminación y participen plenamente en la sociedad, debemos impulsar aún más el derecho a la educación», apuntó.

El Alto Comisionado lamentó que un tercio de los países todavía no haya logrado la paridad en la educación primaria, además de que en muchos de ellos, un número sorprendente de niñas afronta violencia y acoso sexual en las escuelas y en su camino a ellas.

También subrayó que los grupos extremistas apuntan a las niñas que buscan ir a la escuela por el poder que genera la educación para despertar el cambio social, cultural, económico y político.

Llamó a liberar a las menores y mujeres de la discriminación en que están sumidas en muchas sociedades, con el fin de que puedan aprovechar sus capacidades.

Centro de noticias de la ONU