15 de mayo de 2000

Excelentísimo Señor,

Tengo el honor de hacer referencia a mi informe sobre el milenio, presentado a la Asamblea General y, en particular, a mi declaración en el sentido de que "en la Cumbre del Milenio proporcionaremos facilidades especiales para que los Jefes de Estado o de Gobierno puedan firmar todo tratado o convención del cual sea depositario el Secretario General" (documento de las Naciones Unidas A/54/2000, párr. 328). Si bien la Secretaría velará por que se cuente con todos los servicios necesarios con ese fin, deseo alentar a los Jefes de Estado o de Gobierno, Ministros de Relaciones Exteriores o demás participantes autorizados a que aprovechen esta oportunidad única para expresar su apoyo y reiterar su compromiso con el marco jurídico internacional durante la Cumbre del Milenio, que se celebrará en la Sede de las Naciones Unidas del 6 al 8 de septiembre de 2000.

Resulta especialmente alentador observar que hay una cada vez mayor participación en los tratados que más se adecuan al espíritu y los objetivos de la Carta de las Naciones Unidas. Se adjunta una lista de 25 tratados básicos, que representan los principales objetivos de la Organización y se indica su situación actual. Espero que la oportunidad que brinda la Cumbre inspire un renovado entusiasmo para que un mayor número de Estados participe en dichos tratados. Tengo el honor de invitarlo a que considere la posibilidad de firmar y ratificar o adherirse a los tratados que figuran en esa lista, en caso de que su Estado no sea ya parte de dichos instrumentos.

Además, también acompaño la lista de tratados multilaterales depositados en poder del Secretario General, para permitir un examen más general de la participación de su país en este amplio marco jurídico elaborado por la comunidad internacional.

Le solicito encarecidamente que me haga saber, a más tardar el 1° de agosto de 2000, su intención de firmar, ratificar o adherirse durante la Cumbre a cualquiera de los tratados que figuran en las dos listas, a fin de que la Secretaría pueda hacer los arreglos necesarios.

La difusión del Estado de derecho en las relaciones internacionales ha sido el fundamento de gran parte de los progresos políticos, sociales y económicos logrados en los últimos años. Sin duda, también facilitará nuevos progresos en el nuevo mile-nio. En ese proceso, pido a todas las entidades interesadas de las Naciones Unidas que presten la asistencia técnica necesaria que haga posible que todos los Estados que deseen hacerlo participen de manera más efectiva en el marco jurídico interna-cional. Ello entraña un reto importante para las Naciones Unidas y para cada uno de los Estados Miembros. A fin de que la Organización pueda prestar la asistencia ne-cesaria, deseo invitarlo a que me informe de todo ámbito concreto en que usted pue-da necesitar asistencia técnica o de otra naturaleza a fin de pasar a ser parte de un instrumento internacional o que un determinado instrumento internacional tenga vi-gor en el plano nacional. Mucho agradecería recibir esa información a más tardar el 1° de agosto de 2000.

Aprovecho esta oportunidad para reiterar a Su Excelencia las seguridades de mi consideración más distinguida.