La educación: un instrumento para fomentar la eliminación de las violaciones de los derechos humanos

"Sin educación, no podemos ver más allá de nosotros mismos y nuestro estrecho entorno y comprender la realidad de la interdependencia mundial. Sin educación, no podemos comprender cómo las personas de otras razas y religiones comparten nuestros mismos sueños y esperanzas. Sin educación, no podemos reconocer la universalidad de los objetivos y las aspiraciones humanos."
-- Sr. Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas

Un hombre que se ha contagiado con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es despedido de la oficina en que trabaja. Su supervisor, que ignora cómo se transmite el VIH/SIDA pero que teme sus efectos, le da una explicación incorrecta: sus compañeros de trabajo podrían correr el riesgo de contagiarse simplemente por estar en su entorno. En consecuencia, se aparta del trabajo a un miembro educado y productivo de la sociedad, aun cuando pudiera permanecer durante mucho tiempo sin sufrir los efectos debilitantes del virus.

La policía arresta a un adolescente bajo la sospecha de que está involucrado en la comisión de un delito. En su esfuerzo por obtener una confesión, lo tortura. Se corre la voz de la tortura, y los agentes de policía son reprendidos por oficiales de mayor rango. Los agentes involucrados en la confesión testifican, sinceramente, que sus superiores nunca les habían dicho que la tortura era ilegal. Añaden que nadie les había indicado nunca que las personas arrestadas por sospecha de que hubieran cometido un delito tenían derechos jurídicos.

En los últimos años, los medios de difusión de las sociedades industrializadas y en desarrollo han documentado muchos ejemplos de violaciones de los derechos humanos de ese tipo. Y en ambas sociedades se pone de manifiesto la necesidad de que las Naciones Unidas aumenten sus esfuerzos en el fomento de la educación en la esfera de los derechos humanos.

En el marco de la conmemoración del quincuagésimo aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, las Naciones Unidas están dedicando una buena parte de sus energías a promover la educación para prevenir las violaciones de los derechos humanos.

¿Qué es la educación en la esfera de los derechos humanos?

La necesidad de fomentar la educación en la esfera de los derechos humanos se ha destacado en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en otros documentos y tratados. En las disposiciones de esos instrumentos se señala que la educación en la esfera de los derechos humanos está encaminada a crear una cultura universal de los derechos humanos mediante la impartición de conocimientos y habilidades y la formación de actitudes. Esa educación debería estar orientada hacia:

El fortalecimiento del respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales;

El desarrollo pleno de la personalidad humana y su sentido de dignidad;

La promoción de la comprensión, la tolerancia, la igualdad entre los géneros y la amistad entre todas las naciones, las poblaciones indígenas y los grupos raciales, nacionales, étnicos, religiosos y lingüísticos;

El fomento de la participación efectiva de todos en una sociedad libre;

El fortalecimiento de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.

Precisar claramente los objetivos de la educación

Existe un consenso cada vez mayor de que la educación en la esfera de los derechos humanos puede ayudar a reducir las violaciones de los derechos humanos y contribuir a crear sociedades libres, justas y pacíficas. Los derechos humanos, tal como se inscriben en la Declaración Universal de Derechos Humanos, forman el idioma común de la humanidad.

El objetivo de las Naciones Unidas en sus esfuerzos educacionales en pro de los derechos humanos es enseñar "el idioma común de la humanidad" a las personas de todo el mundo. La Organización procura que la humanidad maneje con fluidez el idioma de los derechos humanos y que las personas de todo el mundo --estudiantes y campesinos, agentes de policía y soldados, ministros y maestros-- apliquen ese vocabulario y su significado a su conducta diaria. Las Naciones Unidas proponen crear, mediante la educación, una cultura universal de los derechos humanos.

En el transcurso de los años, los esfuerzos de las Naciones Unidas por promover y alentar el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, sin establecer distinciones de raza, sexo, idioma o religión, han ido desde el establecimiento de normas hasta su supervisión, desde el fomento del diálogo y la cooperación internacionales hasta la prestación de asistencia técnica, desde el encargo de estudios técnicos hasta el despliegue de operaciones de mantenimiento de la paz en gran escala. El idioma universal de los derechos humanos es la base de las normas universales y los mecanismos internacionales, y constituye los fundamentos éticos y jurídicos de los derechos y responsabilidades de las naciones y los pueblos.

Tres aspectos se deben tener en cuenta en la promoción de los derechos humanos mediante la educación:

Los conocimientos: suministrar información acerca de los derechos humanos y los mecanismos que existen para proteger esos derechos;

Los valores, creencias y actitudes: promover una cultura de los derechos humanos mediante el fomento de esos procesos;

La adopción de medidas: alentar a las personas a defender los derechos humanos y prevenir las violaciones de esos derechos.

Estímulo y adopción de medidas: los resultados de Viena

La Conferencia Mundial de Derechos Humanos produjo la Declaración y el Programa de Acción de Viena. La Conferencia reafirmó que los Estados tenían el deber de velar por que la educación estuviera orientada a fortalecer el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales. En la Declaración y el Programa de Acción se afirmaba que la educación, la capacitación y la información del público en materia de derechos humanos eran instrumentos fundamentales para promover el entendimiento mutuo, la tolerancia, las relaciones de amistad y la paz entre las naciones y todos los grupos raciales o religiosos.

En la Conferencia Mundial también se formularon otras recomendaciones encaminadas a influir en los esfuerzos que realizan las Naciones Unidas por establecer y promover una política educacional en la esfera de los derechos humanos. La Conferencia hizo un llamamieno a los Estados para que procuraran erradicar el analfabetismo y orientaran la educación hacia el desarrollo pleno de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales. Exhortó a los Estados y las instituciones a que incluyeran los derechos humanos, el derecho humanitario, la democracia y el imperio de la ley como asignaturas de los planes de estudio de todos los centros de aprendizaje, tanto en un marco académico como no académico.

Decenio de las Naciones Unidas para la Educación sobre Derechos Humanos

En respuesta a otra recomendación de la Conferencia Mundial, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó en 1994 el Decenio de las Naciones Unidas para la Educación sobre Derechos Humanos (1995-2004). La Asamblea hizo un llamamiento a todos los gobiernos para que contribuyeran a la ejecución del Plan de Acción e invitó a todas las entidades del sistema de las Naciones Unidas a que aportaran su contribución. De igual importancia es el hecho de que la Asamblea General instó a las organizaciones no gubernamentales a que ampliaran su participación en la educación en la esfera de los derechos humanos, y pidió a los órganos que se ocupaban de vigilar la observancia de los derechos humanos que prestaran especial atención al cumplimiento por los Estados Miembros de su obligación internacional de promover la educación en la esfera de los derechos humanos.

El Plan, que se basa en una amplia asociación entre gobiernos, organizaciones intergubernamentales, asociaciones profesionales y particulares, tiene cinco objetivos:

Evaluar las necesidades y formular estrategias para promover la educación en la esfera de los derechos humanos;

Elaborar y fortalecer los programas y las capacidades para el fomento de la educación en la esfera de los derechos humanos a escala internacional, regional, nacional y local;

Coordinar la elaboración de materiales eficaces para la educación en la esfera de los derechos humanos;

Fortalecer el papel y la capacidad de los medios de difusión en el fomento de la educación en la esfera de los derechos humanos;

Difundir en todo el mundo la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Progreso alcanzado hasta el presente

En octubre de 1997, en el marco del quincuagésimo segundo período de sesiones de la Asamblea General, el Secretario General explicó resumidamente el progreso alcanzado por las Naciones Unidas desde el lanzamiento del Decenio de las Naciones Unidas para la Educación sobre Derechos Humanos. Para evaluar las necesidades y formular estrategias, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha redactado cuestionarios destinados a los gobiernos, las organizaciones intergubernamentales y organizaciones no gubernamentales, y está recopilando materiales sobre educación en la esfera de los derechos humanos producidos a todos los niveles.

En todo el mundo se están organizando una serie de grupos de estudio para promover la educación en la esfera de los derechos humanos. En septiembre de 1997, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) organizó, conjuntamente con el Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Abo Akademi, de Finlandia, una conferencia regional sobre la educación en la esfera de los derechos humanos en Europa. En la conferencia participaron representantes de gobiernos europeos, organizaciones intergubernamentales, organizaciones no gubernamentales y expertos en la materia.

Muchos grupos de mujeres, activistas de derechos humanos y asociaciones jurídicas llevan a cabo una activa labor en la promoción de la educación en la esfera de los derechos humanos. Por ejemplo, el Colegio Internacional de Abogados ha iniciado programas para aumentar la concienciación respecto de las cuestiones de derechos humanos en la abogacía en todo el mundo. Grupos de mujeres de todo el mundo están promoviendo la Convención de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y la Plataforma de Acción aprobada en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing. La Federación Internacional Terre des Hommes, que se ocupa de informar al público acerca de la Convención sobre los Derechos del Niño, está publicando revistas de historietas para niños.

Planes nacionales de acción

Para prestar asistencia a los gobiernos, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos elaboró directrices para los planes nacionales de acción, que se distribuyeron a los gobiernos en 1997. Las directrices comprenden un conjunto de principios para lograr una educación eficaz en la esfera de los derechos humanos y una estrategia para elaborar planes nacionales de acción amplios (en cuanto a su alcance), eficaces (en lo atinente a las estrategias educacionales) y sostenibles (a largo plazo) para fomentar la educación en la esfera de los derechos humanos.

Dieciocho países y la Santa Sede han informado de las actividades que han emprendido. A continuación se presentan algunos ejemplos de iniciativas llevadas a cabo en diversos países. En Filipinas, la Comisión Nacional de Derechos Humanos ha preparado un plan de acción en que se incluyen objetivos claros y se precisa a qué público va dirigido. Las estrategias para la ejecución del plan abarcan la capacitación de instructores, la organización de redes, la integración de los derechos humanos en todos los programas de estudio, el empleo de funcionarios locales para trabajar en las comunidades, campañas de promoción que incluyen actividades artísticas y culturales, y la elaboración de sistemas de supervisión y evaluación. La Comisión está trabajando con una amplia gama de asociados locales, entre ellos, el Departamento del Interior, los gobiernos locales, la Liga NG MGA Barangay (una organización de jefes de aldeas), los Departamentos de Justicia, Defensa Nacional, Educación, Cultura y Deportes; la Comisión de Educación Superior, y la sección filipina de Amnistía Internacional.

El Gobierno de Túnez, que estableció un Comité Nacional para la Educación en la esfera de los Derechos Humanos, ha subrayado la importancia del Instituto Árabe de Derechos Humanos, con sede en la capital de ese país, en la difusión de una cultura de derechos humanos mediante la celebración de seminarios nacionales y regionales. El Comité Nacional ha preparado un informe en que se presenta información sobre todas las actividades llevadas a cabo en la sociedad tunecina para la promoción de los derechos humanos. La amplia gama de actividades sobre la que se informó comprende: la reforma y el fortalecimiento de los programas de educación cívica para las escuelas primaria y secundaria; el establecimiento de cátedras de derechos humanos en las facultades de derecho y de un departamento de educación cívica que se ocupe de la capacitación de los maestros y la coordinación de la investigación en la esfera de los derechos humanos; la capacitación de los maestros en el lugar de trabajo; la integración de los derechos humanos en los programas de capacitación de los organismos encargados de asegurar el cumplimiento de la ley (agentes de policía y guardias de prisiones), incluida la publicación de un código de conducta para esos organismos; la sensibilización del público en general por conducto de los medios de difusión y mediante la publicación y difusión de materiales relativos a los derechos humanos; la organización de seminarios y la prestación de apoyo a la investigación en materia de derechos humanos; la conmemoración anual del 10 de diciembre mediante la entrega de premios en la esfera de los derechos humanos, campañas de los medios de difusión, competiciones escolares y la organización de conferencias regionales sobre cuestiones de derechos humanos; y la cooperación con instituciones internacionales y organizaciones no gubernamentales.

En Francia, la Comisión Nacional de la UNESCO y la Comisión Consultiva Nacional para los Derechos Humanos han establecido conjuntamente un Comité nacional para la educación en la esfera de los derechos humanos en que participan representantes de 11 ministerios cuya labor guarda relación con esa esfera, entre los que se incluyen los Ministerios de Justicia, Educación, Defensa, Relaciones Exteriores, Asuntos Sociales, Interior, Cultura, Juventud y Acción Humanitaria. El mandato del Comité consiste en: a) realizar un estudio sobre las actividades pasadas o presentes en el marco de la educación en la esfera de los derechos humanos; b) evaluar las necesidades; c) elaborar un plan de acción. En el Comité se han establecido cuatro grupos de trabajo para evaluar la situación de la educación en la esfera de los derechos humanos en los campos siguientes: escuelas primaria y secundaria; universidades y educación superior; educación de adultos, incluidos varios grupos profesionales (la policía, las fuerzas armadas, los magistrados, los maestros, los trabajadores sociales, etc.); y actividades llevadas a cabo por organizaciones no gubernamentales, asociaciones y sindicatos. En noviembre de 1996 se inauguró un centro de información y capacitación en la esfera de los derechos humanos, al que tiene acceso el público en general.

Coordinación de la elaboración de materiales para la educación en la esfera de los derechos humanos

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos está colaborando con comités nacionales y centros de capacitación en educación en la esfera de los derechos humanos en la preparación de seis módulos didácticos para apoyar las actividades dirigidas a los profesionales y a determinados grupos, como los guardias de prisiones, los maestros de escuela primaria y secundaria, los magistrados y los abogados, las organizaciones no gubernamentales a escala nacional y local, los periodistas y los supervisores de los derechos humanos.

Fortalecimiento del papel de los medios de difusión

La Oficina del Alto Comisionado está preparando un módulo de capacitación para periodistas a fin de aumentar la incorporación de la información y la educación del público en la esfera de los derechos humanos en el trabajo de esos profesionales. En la Sede de las Naciones Unidas, el Departamento de Información Pública organiza mesas redondas y programas de capacitación orientados a los periodistas para familiarizar a los medios de difusión con la labor de la Organización en la esfera de los derechos humanos.

Difusión de la Declaración Universal de Derechos Humanos en todo el mundo

Desde febrero de 1997, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos ha establecido un grupo de tareas encargado de ejecutar un programa para conmemorar el quincuagésimo aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Las actividades del programa comprenden una campaña de educación e información y la organización de mesas redondas sobre la cuestión de los derechos humanos.

Hasta el momento, la Declaración Universal de Derechos Humanos se ha traducido a unos 250 idiomas diferentes, gracias a los esfuerzos de los centros y servicios de información de las Naciones Unidas, así como de otros asociados. Algunas de las versiones están disponibles en el sitio en la Web de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos: <www.unhchr.org>. Además, la UNESCO y la Oficina están ejecutando un proyecto conjunto con miras a difundir ampliamente la Declaración Universal de Derechos Humanos en las escuelas.

El Departamento de Información Pública y su red de centros y servicios de información en todo el mundo han difundido ampliamente la Declaración Universal en diferentes formatos y han trabajado con miras a sensibilizar al público respecto de las cuestiones relativas a los derechos humanos mediante la organización de seminarios y mesas redondas y actividades de extensión en instituciones universitarias, organizaciones no gubernamentales, y entre los funcionarios gubernamentales y los medios de difusión.

La educación en la esfera de los derechos humanos abarca mucho más que el aprendizaje acerca de declaraciones y tratados de derechos humanos. La cuestión más apremiante es la creación de una conciencia respecto del valor y la dignidad de cada persona. Por último, la responsabilidad de enseñar acerca de los derechos humanos incumbe a todas las personas y se inicia con el tratamiento recíproco que nos demos.


Para obtener más información, sírvase ponerse en contacto con:

Naciones Unidas
Departamento de Información Pública
Sección de Desarrollo y Derechos Humanos
Oficina S- 1040
Nueva York, NY 10017
Tel.: (212) 963-3771
Fax.: (212) 963-1186


Página del Cincuentenario de la
Declaración Universal de Derechos Humanos
Página Principal

Preparado para Internet por la Sección de Tecnología de Información del Departamento de Información Pública
© United Nations 1997, 1999