Documento de antecedentes



Agua dulce: acción sobre el terreno

El agua es esencial para la vida; es esencial para beber, bañarse, cocinar, limpiar, cultivar cereales, alimentar motores y apoyar ecosistemas. Sin embargo, no todos tienen acceso fácil al agua. Para algunas de las personas más pobres del mundo, tomar un trago de agua o un cuenco de sopa requiere levantarse antes del amanecer y caminar, a menudo kilómetros, para llenar un cubo de agua. Más de mil millones están en esta situación. Sin acceso fácil al agua potable, los pobres, especialmente las mujeres y las niñas, dedican mucho tiempo a buscar agua. En algunos lugares, la escasez de agua va acompañada de un deterioro de la calidad del agua debido a la contaminación y a la degradación del medio ambiente. Los servicios deficientes de abastecimiento de agua y saneamiento se traducen en alta incidencia de enfermedades relacionadas con el agua, limitación de las opciones para el desarrollo económico y tensión en la vida política y civil. En suma, la falta de agua atrofia el crecimiento.

Cada vez se reconoce más la función esencial del agua en el desarrollo sostenible, pero la atención de las demandas en pugna por el agua requerirá acción coordinada y financiación considerable. Para responder a las necesidades, los gobiernos, las organizaciones internacionales, las comunidades locales, la sociedad civil y las empresas trabajan en todo el mundo en proyectos innovadores que demuestran que esos obstáculos pueden superarse. El problema consiste a menudo en saber cómo obtener la financiación y los conocimientos técnicos, con la combinación conveniente de la ayuda externa y la participación local, para dar a estos esfuerzos la magnitud adecuada. Además de aportar directrices de política, asesoramiento técnico y un foro para intercambiar enseñanzas, las Naciones Unidas son un aliado esencial en muchos de estos proyectos. A continuación se indican algunas de las actividades sobre el terreno.

Recolección de agua de lluvia: potenciación de las mujeres en Kenya

Las mujeres masai se han sumado a una iniciativa pionera de lucha contra la sequía que promete reducir mucho el tiempo que dedican a buscar y reunir agua limpia y salubre suficiente. El proyecto consiste en recoger agua de lluvia usando contenedores especiales de bajo costo y excavar pequeños depósitos o bateas de tierra. De esta manera las mujeres pueden recoger agua dulce y no contaminada cerca de sus hogares, sin tener que trajinar muchos kilómetros.

El proyecto forma parte de una iniciativa internacional mayor financiada por el Gobierno de Suecia y ejecutada por EarthCare Africa, que ha elaborado el proyecto en nombre del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Hay proyectos parecidos en curso en Nepal, la India y Bhután, y en la isla del Pacífico de Tonga.

Hasta la fecha se han instalado depósitos con capacidad para recoger unos 520.000 litros de agua de lluvia en tres lugares de Kenya. Uno de los beneficios secundarios futuros del proyecto serán los huertos familiares, dado que la tierra húmeda alrededor de los depósitos ofrece condiciones ideales para el cultivo de pequeñas parcelas.

El proyecto también destaca cambios importantes en la tenencia de la tierra que han afectado el estilo de vida de las comunidades pastoriles nómadas como los masai. Los habitantes del distrito de Kajiado, la mayoría de los cuales son masai, han sido por tradición pastores que han usado la tierra principalmente como pasto para su ganado; pero ahora la tierra está dividida en parcelas que pertenecen a un individuo o a un grupo. Estos cambios de la tenencia de la tierra hacen que la comunidad deba adoptar un estilo de vida más diversificado, lo cual aumenta la demanda de una fuente de agua local y segura.

Fondos procedentes de los sectores público y privado permiten llevar el agua a aldeas del África occidental

La Iniciativa para el abastecimiento de agua en el África occidental, por un valor de cerca de 41 millones de dólares, se basa en una asociación de los sectores público y privado para llevar el agua potable y el saneamiento a aldeas rurales de Ghana, Malí y el Níger. La iniciativa es el resultado de una asociación entre la Fundación Conrad N. Hilton (que proporciona 18 millones de dólares en un período de 7 años), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la organización Visión Mundial Internacional, el UNICEF, Water Aid, la Asociación Internacional de los Clubes de Leones, el Desert Research Institute, Winrock International, el Instituto Internacional para la Alimentación, la Agricultura y el Desarrollo de la Universidad de Cornell y el World Chlorine Council.

Para 2008, las entidades asociadas esperan haber proporcionado a Ghana, Malí y el Níger un mínimo de 825 nuevas perforaciones de agua, 100 fuentes alternativas de recursos hídricos y 9.000 letrinas más, que beneficiarán a más de medio millón de personas. Además, miles de adultos, niños y maestros recibirán instrucciones en materia de prácticas de higiene segura y saneamiento.

Encontrar la mejor manera de regar los cultivos: de Bangladesh a Zambia

Bangladesh tiene una de las concentraciones más elevadas de la población más pobre del mundo y está sometida a intensas presiones en materia de recursos.
A principios del decenio de 1980, miles de agricultores de Bangladesh comenzaron a utilizar bombas accionadas por pedal -dispositivos sencillos e ingeniosos accionados por los pies para extraer agua de los pozos, acuíferos poco profundos o aguas de superficie- para regar pequeñas parcelas de huertos particulares en lugar de cargar pesados cubos de agua. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estaba convencida de que esta tecnología podría ayudar a los agricultores africanos si pudiera adaptarse a las condiciones locales y producirse a escala local. En cooperación con el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y con la asistencia de la organización no gubernamental International Development Enterprises, en 1996 se capacitó a fabricantes locales de Zambia para que produjeran y vendieran las bombas. Poco después, una red de minoristas se extendió por el país y se vendieron más de 1.000 bombas a un precio de 75 a 125 dólares. En Burkina Faso, Malawi, la República Unida de Tanzanía y el Senegal se han emprendido operaciones similares conjuntamente con los fabricantes locales.

 

Recursos hídricos y agricultura
Algunos datos
- En la agricultura se utiliza casi el 70% de todos los recursos de agua dulce disponibles.
- El bombeo excesivo de aguas subterráneas por los agricultores del mundo supera las tasas de alimentación natural de agua en 160.000 millones de metros cúbicos al año, por lo menos.
- La producción de cultivos requiere enormes cantidades de agua: de uno a tres metros cúbicos para producir únicamente un kilogramo de arroz, y 1.000 toneladas de agua para producir una tonelada de cereales.
- A medida que sus ingresos aumentan, las personas consumen más carne de cerdo, ave y res, así como huevos, por lo que se necesita una mayor cantidad de cereales para pienso. Para producir 1 kilogramo de cerdo se necesitan 4 kilogramos de cereales, y para producir 1 kilogramo de pollo se necesitan 2 kilogramos de cereales. Una mayor necesidad de cereales supone una mayor necesidad de agua.

 

Prevención de las inundaciones en el río Yangtsé

En 1998, las inundaciones devastadoras provocadas por el río Yangtsé -el más grande de Asia con una longitud de 6.300 kilómetros- afectaron a una zona de 25,78 millones de kilómetros cuadrados y causaron la muerte de 3.656 personas. Las inundaciones arrastraron 5,7 millones de viviendas y causaron daños a otros 7 millones, provocaron la reubicación de casi 14 millones de personas y causaron pérdidas económicas a la industria y la agricultura por un valor de 31.000 millones de dólares. El PNUMA determinó que tres factores ambientales clave habían agravado considerablemente los efectos de las lluvias torrenciales: las reducciones bruscas de la capacidad de los bosques y las tierras de pasto para retener el agua debido a la deforestación y el pastoreo excesivo; la reducción de la capacidad para almacenar agua en los cursos intermedio e inferior del río debido a la pérdida de lagos y humedales; y el encenagamiento de los ríos y los humedales en la cuenca del Yangtsé como resultado de las elevadas tasas de erosión.

Se ha elaborado un proyecto, por un valor de 10 millones de dólares, bajo la coordinación de la Dirección Estatal de China para la Protección del Medio Ambiente y el PNUMA, con objeto de restablecer los miles de lagos y sistemas naturales de drenaje que se han perdido de manera que el río, en cuyas orillas y cuencas viven 400 millones de personas, pueda hacer frente en mejores condiciones a las épocas de lluvias intensas y prolongadas. El proyecto, cuya fase experimental ha concluido, iniciará su fase principal a mediados de 2003, y también se prevé que restablezca los bosques naturales, los pastizales y otros hábitat fundamentales del curso superior e intermedio del Yangtsé para reducir la erosión de los suelos y el vertimiento de los suelos en el río. Los expertos consideran que esos planes no sólo aumentarán el volumen de agua que pueda contener el Yangtsé, sino que pueden contribuir a luchar contra el recalentamiento de la Tierra al absorber el dióxido de carbono de la atmósfera.

También se han adoptado algunas medidas importantes desde las inundaciones de 1998. En la provincia de Sichuan se prohibió la tala y se reempleó a los leñadores en la plantación de árboles y el cultivo de bosques. El plan está orientado a luchar contra la degradación de las tierras como resultado de la deforestación y de prácticas agrícolas inapropiadas en las empinadas laderas de las montañas que son más propensas a la erosión. Los agricultores han sido indemnizados por la pérdida de ingresos.

Modificación por medios técnicos de los humedales en Egipto

Los sedimentos y contaminantes de fuentes municipales, industriales y agrícolas en Egipto están empeorando la calidad del agua en el Nilo y ponen en peligro la salud y los medios de subsistencia de millones de personas así como el ecosistema del Mar Mediterráneo. El proyecto de modificación por medios técnicos de humedales en el Lago Manzala utiliza una tecnología asequible, relativamente simple y eficaz que atrapa los sedimentos en una zona de dos acres. El proyecto, que se ejecuta a un costo de 4,5 millones de dólares, recibe el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM).

 

Consumo de agua
Algunos datos
- Existe una gran diferencia entre los ricos y los pobres en relación con la utilización del agua. Los habitantes de los países industrializados utilizan como promedio entre 400 y 500 litros de agua al día. En los países en desarrollo, se considera que la población tiene acceso al agua dulce si puede obtener 20 litros de agua por persona al día sin recorrer más de 1 kilómetro de distancia desde su hogar. En muchas zonas, la población tiene que vivir con una menor cantidad de agua.
- En la descarga de un retrete en el mundo desarrollado se utiliza tanta agua como la que utiliza una persona en el mundo en desarrollo para lavar, limpiar, cocinar y beber, como promedio.
- Las personas que viven en el barrio de tugurios de Kibeira, en Nairobi (Kenya), pagan hasta cinco veces más por un litro de agua que el ciudadano estadounidense medio.

 

Reciclado del agua en las fábricas de azúcar de México

La producción de azúcar de caña puede utilizar enormes cantidades de agua. En la planta de San Francisco Ameca en el Estado de Jalisco (México) se utilizaban 111 metros cúbicos de agua por cada tonelada de azúcar producida. Después de un examen a fondo -en el marco del programa CLEANSUGERTEC ejecutado por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI)- se adoptaron medidas para reciclar el agua y reducir al mínimo los desperdicios. El efecto neto fue que se redujo el consumo de agua a únicamente 5 metros cúbicos por tonelada de azúcar, lo que representó una reducción de más del 93%. Además, se redujo la contaminación del agua en un 20%. Todo ello tuvo efectos notables, si se considera que durante la zafra anual la planta procesa 4.800 toneladas de caña de azúcar y produce cerca de 500 toneladas de azúcar estándar diariamente. En el período entre las zafras se llevó a cabo una serie de mejoras técnicas, entre ellas: separar las aguas residuales de las aguas de desecho del proceso de producción; reducir los vertimientos de petróleo o grasa en las tuberías de desagüe, e instalar estanques de enfriamiento para almacenar agua disponible para el reciclado.

 

Saneamiento para un futuro saludable
Algunos datos
- En China, la India e Indonesia el número de personas que mueren de enfermedades diarreicas duplica el número de personas que mueren del VIH/SIDA.
- El número de niños que han muerto por enfermedades diarreicas en los últimos 10 años es más elevado que el número de personas que han muerto en conflictos armados desde la segunda guerra mundial.
- De los 200 millones de personas que están infectadas en todo el mundo con el gusano que causa la esquistosomiasis, unos 20 millones sufren graves consecuencias. La enfermedad aún puede encontrarse en 74 países. Los estudios indican que la enfermedad se ha reducido en un 77% en algunas zonas mediante el abastecimiento de agua y el saneamiento de mejor calidad.
- Para atender a las necesidades de los 5.000 millones de personas más que se prevé que vivan en el planeta para el año 2050, es necesario proporcionar servicios de alcantarillado a 383.000 nuevos usuarios diariamente.

 

Una aldea de Malawi invierte en el agua dulce

Para apoyar un objetivo más amplio de fortalecimiento de la gestión gubernamental a escala local, el Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Capitalización (FNUDC) y el PNUD trabajaron con el Gobierno de Malawi en la elaboración de proyectos experimentales de inversión de capitales a escala de los distritos. El comité de desarrollo de la aldea de Malizani, comunidad situada en el distrito occidental de Mchinji, decidió dedicar una parte de sus recursos en el Fondo de desarrollo del distrito a la creación de un nuevo sistema de agua dulce. Mediante el acceso al agua apta para el consumo, la vida de los habitantes de Malizani ha mejorado de muchas maneras. "Tenemos menos enfermedades, ropa más limpia y rostros más felices", dice Ellen Sanga, la presidenta del comité de desarrollo de la aldea.

 

Compartir los recursos hídricos
Algunos datos
- Existen 261 cuencas hidrográficas que atraviesan las fronteras políticas de dos o más países. Estas cuencas internacionales cubren el 45,3% de la superficie terrestre del planeta, afectan a cerca del 40% de la población del mundo y representan aproximadamente el 60% de las corrientes fluviales del mundo.
- Un total de 145 naciones tienen una parte de su territorio en cuencas internacionales. Veintiuna naciones tienen todo su territorio en el interior de cuencas internacionales.
- Diecinueve cuencas fluviales son compartidas por cinco o más países. La cuenca del Danubio es compartida por 17 naciones.
- Pese a las posibilidades latentes de que se produzcan conflictos, durante los últimos 50 años ha habido únicamente 37 controversias graves con estallidos de violencia. En el mismo período se negociaron y firmaron 157 tratados. Las controversias se producen generalmente entre tribus, sectores que utilizan el agua o Estados y provincias. En los tiempos modernos, no ha estallado ninguna guerra por recursos hídricos en litigio. De hecho, hay que remontarse a 4.500 años atrás para encontrar el único ejemplo histórico de una verdadera "guerra del agua", la que se produjo entre las ciudades-Estado de Lagash y Umma en el Tigris-Éufrates.

 

La experiencia positiva de Sudáfrica

En 1994, cuando el nuevo gobierno democrático asumió el poder en Sudáfrica, unos 14 millones de personas de los 42 millones que integran la población de ese país, carecían de agua potable. En la constitución de 1996 se estipuló que el acceso a una cantidad suficiente de agua era un derecho humano, y se otorgó un subsidio a los gobiernos locales para garantizar los suministros básicos de agua a precios asequibles. Para 2001 el número de personas sin acceso al agua potable se había reducido a 7 millones. De cumplirse los objetivos previstos -según el Ministro de Recursos Hídricos y Forestales de Sudáfrica- toda la población tendrá acceso al agua potable para 2008.

Las medidas adoptadas en la esfera del saneamiento no han arrojado resultados tan satisfactorios, y el brote de cólera de 2000 hizo que se tomara conciencia de esa situación. Se construyeron unas 49.000 letrinas para prestar servicios a unas 400.000 personas y se estableció la ambiciosa meta de proporcionar saneamiento para todos para 2010. Se adoptó un enfoque multisectorial para coordinar las actividades en las esferas de la salud, la educación, la vivienda, las obras públicas, el gobierno local y las cuestiones ambientales, apoyadas por un aumento considerable del gasto público. También se movilizó al movimiento de mujeres, las organizaciones no gubernamentales y las empresas locales. En la actualidad se reconoce que la concienciación respecto de la higiene y los cambios en las actitudes del público son elementos esenciales para prevenir la propagación de enfermedades transmitidas por el agua.

El ejemplo de Sudáfrica ha servido de inspiración a otros países que intentan reproducir esta experiencia en toda África por conducto de la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD) y de órganos regionales.

La iniciativa para promover el abastecimiento de agua, el saneamiento y la higiene para todos (WASH)

La iniciativa para promover el abastecimiento de agua, el saneamiento y la higiene para todos (WASH) es una campaña concertada de promoción y comunicaciones orientada a movilizar la concienciación política, el apoyo y la adopción de medidas para poner fin al sufrimiento de 1.100 millones de personas que carecen de acceso al agua apta para el consumo y de 2.400 millones de personas que no tienen acceso a un saneamiento adecuado. La iniciativa se concentra en la enseñanza de las normas básicas de saneamiento e higiene a los escolares y las comunidades, haciendo especial hincapié en la educación de las niñas, como complemento necesario para el logro de buenos resultados de los proyectos de creación de infraestructura para el abastecimiento de agua y el saneamiento. La iniciativa, que se aplica en más de 30 países, es coordinada por el Consejo de Colaboración para el Abastecimiento de Agua Potable y el Saneamiento Ambiental por conducto del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la Secretaría de las Naciones Unidas.

Compartir las aguas del Nilo

Cómo asignar los recursos hídricos de ríos que atraviesan varios países es una cuestión sumamente complicada y políticamente sensible que afecta a aspectos relacionados con la soberanía nacional. En el caso de los países que comparten la cuenca del Nilo, un proyecto que cuenta con el apoyo del PNUD tiene por objeto definir un marco aceptable de cooperación que propicie el aprovechamiento equitativo y legítimo del río Nilo. El proyecto, por un valor de 3,2 millones de dólares, comenzó a ejecutarse en 1997 con una serie de diálogos y reuniones de trabajo. Se crearon dos equipos de estudios -encargados de las cuestiones jurídicas e institucionales y las cuestiones técnicas y las relativas a la reunión de datos- con objeto de preparar informes nacionales. En el proyecto de marco se han logrado importantes soluciones de avenencia, pero aún quedan por resolver cuestiones importantes. El PNUD ha determinado que el elemento fundamental para resolver satisfactoriamente las cuestiones relativas a las aguas transfronterizas radica en el establecimiento de un diálogo, la posibilidad de que los países que tienen que compartir los recursos adopten decisiones en relación con el proceso que los afecta y la confianza que inspiren a largo plazo las instituciones externas que participan en las negociaciones.


Preparada en español por la Sección del Sitio Internet de la ONU
de la División de Noticias y Medios de Información del Departamento de Información Pública,
© Las Naciones Unidas 2002