Los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad

Accesibilidad

La norma nº 5 de las Normas Uniformes sobre la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad (Resolución 48/96 adoptada el 20 de diciembre de 1993 por la Asamblea General, anexo) considera el término "accesibilidad" con referencia a las condiciones ambientales y materiales y a los servicios de información y comunicación. Aunque las Normas Uniformes se habían preparado mucho antes de la reciente y significativa expansión de las tecnologías de la información y las redes de comunicación en los distintos países, la norma nº 5 proporciona unas directrices útiles para la formulación y la promoción de políticas.

En su resolución 52/82, del 12 de diciembre de 1997, la Asamblea General presentaba la accesibilidad como una prioridad en la promoción de la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad. La experiencia parece indicar que centrar la atención en la cuestión de la accesibilidad resulta un planteamiento eficaz para invertir la exclusión y aumentar la igualdad de oportunidades de un modo sostenible y positivo. La complejidad del tema requiere que el concepto "acceso" se aborde de un modo sistemático para que añada valor a los procesos políticos.

El acceso no es un acto o un estado, sino que más bien se refiere a la libertad de elección en cuanto a la forma de intervenir, abordar, informar o hacer uso de una situación. [1] El entorno puede ser el conjunto en general o parte de él o la situación a la que se accede. La participación en condiciones de igualdad sería una realidad si se garantizara la igualdad de oportunidades para participar a través de medidas que mejoren la accesibilidad. Los elementos de la accesibilidad son atributos de la disponibilidad del entorno pero no son características del entorno. Por ejemplo, en el campo de la asistencia sanitaria, los profesores Pechansky y Thomas definen el "acceso" como "un concepto que representa el grado de 'salubridad' entre los clientes y el sistema." [2] Se han identificado cinco características con relación al acceso a la asistencia sanitaria: disponibilidad, accesibilidad, alojamiento, asequibilidad y aceptabilidad.[3] La investigación en el campo de la rehabilitación de las personas con discapacidad ha identificado cinco características del entorno:

  • Accesibilidad - ¿puede llegar a dónde quiere ir?
  • Alojamiento - ¿puede hacer lo que quiere hacer?
  • Disponibilidad de recursos - ¿se cubren sus necesidades especiales?
  • Apoyo social - ¿le aceptan las personas que le rodean?
  • Igualdad - ¿recibe un trato igual al de los demás?[4]

Estas características no proporcionan una base sobre la que clasificar los entornos, sino que más bien representan un esquema para clasificar las diferentes formas en las que las personas interactúan con los entornos; la accesibilidad es sólo una de las cinco características de los entornos accesibles identificados.

El diseño universal también establece una base para valorar la accesibilidad con referencia a las interacciones entre las personas y el entorno. Ya que la propuesta de valores del diseño universal es el diseño de productos y entornos que puedan ser usados por todas las personas, en la mayor medida posible, las dimensiones universales de acceso deberían: (a) reconocer el contexto social, (b) considerar la situación de la persona, (c) tener en cuenta la edad y los factores culturales y (d) apoyar los análisis en lo que se refiere a la persona y el entorno. Aprovechando la Clasificación de Minusvalías desarrollada por la Organización Mundial de la Salud,[6] los participantes en una reunión consultiva de expertos celebrada en la universidad de York en Toronto, Ontario (del 17 al 19 de junio de 2002) en colaboración con las Naciones Unidas establecieron las siguientes dimensiones para valorar el acceso:

  • Orientación, ¿quién? - ¿tiene la información que desea?
  • Independencia, ¿qué? - ¿elige lo que quiere hacer?
  • Movilidad, ¿dónde? - ¿va a dónde desea?
  • Empleo del tiempo, ¿cuándo? - ¿se compromete cuando quiere?
  • Integración social, ¿con quién? - ¿le aceptan los demás?
  • Autosuficiencia económica, ¿con qué? - ¿tiene los recursos que necesita?
  • Transición, cambio - ¿está preparado para el cambio?[7]

Una de las consecuencias de las evaluaciones del entorno, basadas en las dimensiones universales relativas a las interacciones entre las personas y sus entornos, es que éstas permiten un examen y evaluación de las variables de la accesibilidad y la identificación de opciones para reducir la exclusión social y garantizar así los derechos para todos. La accesibilidad no es un asunto que interese sólo a un grupo social específico, sino que es un requisito indispensable para el progreso de todos.

Avances en tecnologías y accesibilidad para todos

Los informes relativos al progreso alcanzado en la ejecución del Programa de Acción Mundial que el Secretario General envió al quincuagésimo cuarto (A/54/388/Add.1) y al quincuagésimo sexto (A/56/169 y Corr.1) período de sesiones de la Asamblea General centraban su atención en el papel de los avances tecnológicos y la promoción de entornos accesibles para todos. Dichos informes reflejaban las directrices políticas establecidas por la norma nº 5 de las Normas Uniformes en relación con las condiciones ambientales y materiales y los entornos de tecnologías de la información y la comunicación. Los informes también presentaban una propuesta de valores para la promoción de entornos accesibles, a saber, "las mejores soluciones en términos absolutos" para la adopción de medidas en materia de accesibilidad al entorno por parte de, para y con las personas con discapacidad (A/54/388/Add.1, para.2).

La accesibilidad al entorno es un tema que nos afecta a todos. El creciente interés de la cuestión refleja el cambio de énfasis con respecto a los modelos médicos de discapacidad y una mayor atención en el cuidado, la protección y la asistencia a las personas con discapacidad para facilitarles la adaptación a las estructuras sociales "normales", a los modelos sociales centrados en la potenciación, la participación y la modificación de los entornos para promover la igualdad de oportunidades para todos. Los avances tecnológicos en las condiciones ambientales y materiales se reflejan en una amplia variedad de materiales que promuevan la accesibilidad para todos en lo que se refiere a facilidad de uso, durabilidad y diseño ergonómico. Sin embargo, las contribuciones más importantes de las que se tienen noticias son la publicación, en los medios de comunicación accesibles, de directrices para la planificación y el diseño de entornos accesibles, así como el incremento de la sensibilización pública y la formación de personal nacional, como por ejemplo en el Líbano (para Beirut http://www.un.org/esa/socdev/enable/designm/) y en Perú (http://www.un.org/esa/socdev/enable/guiadd/).[8]

Se ha convertido en un tópico el hecho de afirmar que el rápido desarrollo que experimentan las tecnologías de la información y de las comunicaciones tiene importantes consecuencias sociales y económicas para los distintos países y para la participación de las personas con discapacidad en la vida social y el desarrollo en pie de igualdad. El papel que desempeñan las tecnologías de la información y de las comunicaciones (TIC) en el desarrollo de una economía mundial basada en el conocimiento en el siglo XXI era el tema de la serie de sesiones de alto nivel del período de sesiones sustantivo de 2000 del Consejo Económico y Social, en el que se aprobó una "Declaración Ministerial" con relación al papel desempeñado por las tecnologías de la información y el desarrollo.[9] La Declaración señalaba que el cierre de la brecha digital, la creación de oportunidades para acceder a la información y el desarrollo de economías basadas en el conocimiento vienen determinados, entre otros, por la educación, la capacidad nacional de generar y usar el conocimiento, la conectividad de la información y el contenido y por las políticas y marcos reglamentarios legales. Mientras que la Declaración hace referencia a la "brecha digital" y a la importancia del acceso a las TIC para conseguir los objetivos económicos y sociales, no dice nada, en cambio, con respecto a la situación de las personas con discapacidad, ni tampoco proporciona orientación o directrices normativas en cuanto a opciones políticas para promover las TIC accesibles con el objetivo de lograr un desarrollo sostenible y equitativo para todos. Con relación a las TIC accesibles, hay dos puntos importantes en el diseño de opciones políticas que tengan en cuenta la discapacidad: en primer lugar, el acceso a las TIC no es lo mismo que las TIC accesibles para todos; en segundo lugar, la expresión "brecha digital" se refiere a las capacidades de conexión digital de los países y no de un estado concreto que predomine entre los países. El acceso a las TIC afecta principalmente a la infraestructura de telecomunicaciones y el equipo mientras que la accesibilidad hace referencia al diseño de los parámetros y las capacidades de las TIC para adaptarse a las necesidades, preferencias y habilidades especiales de cada usuario. La accesibilidad tiene que ver con el entorno de las TIC, que incluye los marcos legales y políticos, el nivel relativo de desarrollo, los acuerdos institucionales y la capacidad nacional de preparar y gestionar las TIC y producir contenido, y el estado de la infraestructura de las TIC y otras tecnologías asociadas.

La accesibilidad fue una de las prioridades indicadas en el primer período de sesiones (Nueva York, del 29 de julio al 9 de agosto de 2002) del Comité Especial encargado de preparar una Convención Internacional amplia e integral para proteger y promover los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad, establecido según lo dispuesto en la resolución 56/168 de la Asamblea General. En la resolución relativa a su trabajo en el futuro que la Asamblea General presentó en su quincuagésimo séptimo período de sesiones para que fuera adoptada, el Comité presta especial atención al papel desempeñado por las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) accesibles y "recomienda encarecidamente al Secretario General que aplique algunas medidas ... para facilitar el acceso a las instalaciones de las Naciones Unidas, su tecnología y sus documentos." El Comité invitaba "en particular, a las personas con discapacidad y a expertos a que presentaran propuestas en este sentido."[10]

Los últimos informes periódicos del Secretario General referentes a la aplicación del Programa de Acción Mundial para los Impedidos presentan visiones generales de las políticas y las actividades programadas de gobiernos, organizaciones intergubernamentales, el sistema de las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales.