Los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad

Día Internacional de las Personas con Discapacidad 2006 – Accesibilidad electrónica

El acceso a las tecnologías de la información y las comunicaciones crea oportunidades para todos los miembros de la sociedad, pero quizás en mayor medida para las personas con discapacidad. Las barreras sociales erigidas por los prejuicios, las infraestructuras inadecuadas y los formatos inaccesibles están dejando de obstaculizar la participación. Cuando están al alcance de todos, las tecnologías de la información facilitan la realización del potencial de todos los ciudadanos y permiten a las personas con discapacidad desempeñar el papel que les corresponde en el desarrollo de la sociedad.

En la Primera Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, celebrada en 2003, los Gobiernos expresaron su compromiso de construir una sociedad de la información centrada en las personas, inclusiva y orientada hacia el desarrollo, en la que todos puedan crear, utilizar y compartir información y conocimientos y acceder a ellos. A pesar de esa visión general, muchas personas con discapacidad siguen sin poder aprovechar plenamente las posibilidades de la Internet porque la mayoría de los sitios web son inaccesibles para las personas ciegas o con discapacidad visual o dependen en medida excesiva del empleo del ratón, y la capacitación se realiza a menudo en formatos y lugares inaccesibles. Puesto que las personas con discapacidad se encuentran entre las más marginadas de la sociedad, muchas de ellas carecen por completo de acceso a las tecnologías de la información. Incluso las que tienen acceso a esas tecnologías no siempre pueden utilizarlas eficazmente porque la disponibilidad de recursos auxiliares no avanza al ritmo de la innovación tecnológica.

Las personas con discapacidad se encuentran en una situación de considerable desventaja por el hecho de no tener acceso a las tecnologías de la información. Por ejemplo, puesto que la educación depende en medida creciente de esas tecnologías, la imposibilidad de acceder a la Internet limita las posibilidades de aprendizaje de las personas con discapacidad.

Diversos lugares cuentan ya con leyes y reglamentos que imponen la obligación de que los sitios web sean plenamente accesibles. En el plano internacional se están elaborando normas y directrices sobre la accesibilidad de los sitios web. Una vez aprobada y ratificada, la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad obligará a todas las entidades a tomar las disposiciones necesarias para asegurar el acceso de las personas con discapacidad a las tecnologías de la información. En ella se especifica que deben adoptarse medidas para eliminar los obstáculos y barreras a la información y las comunicaciones y promover el acceso de las personas con discapacidad a las tecnologías de la información y las comunicaciones, incluida la Internet.

Poner las tecnologías de la información a disposición de las personas con discapacidad no es sólo una cuestión de derechos humanos, sino que resulta también comercialmente provechoso. Los estudios realizados indican que los sitios web accesibles ocupan puestos más elevados en las clasificaciones de las páginas más visitadas de los buscadores y pueden reducir los costos de mantenimiento de la web. Permiten además a las empresas acceder a una clientela en gran medida nueva. Muchos sitios web, sin embargo, siguen siendo inaccesibles para las personas ciegas o con discapacidad visual. Un reciente estudio realizado en el Reino Unido sobre las empresas del grupo FTSE reveló que alrededor de tres cuartas partes de los sitios web de esas empresas no alcanzaban los niveles básicos de accesibilidad. Por no ofrecer sitios web accesibles, las empresas del Reino Unido están sufriendo pérdidas de ingresos por valor de 80 millones de libras.

Este año el Día de las Personas con Discapacidad (3 de diciembre de 2006) tiene por tema la accesibilidad a las tecnologías de la información, y se denominará Día de la Accesibilidad Electrónica. Por sus propios esfuerzos y en colaboración con otros, las Naciones Unidas se proponen sensibilizar a los Gobiernos, las entidades privadas y la opinión pública sobre los considerables beneficios que para las personas directamente interesadas y para el conjunto de la sociedad entraña la mejora del acceso de las personas con discapacidad a las tecnologías de la información.