Los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad

Mensaje del Secretario General en el Día Internacional de las Personas con Discapacidad - 3 de diciembre de 2007

Este año el Día Internacional de las Personas con Discapacidad se centra en el objetivo de un trabajo decente para las personas con discapacidad, y nos recuerda que todos los seres humanos merecen tener la oportunidad de desempeñar un empleo productivo en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana.

Las personas con discapacidad carecen de la oportunidad de tener un empleo apropiado en casi todas las sociedades. Se estima que por lo menos la mitad de todas las personas con discapacidad del mundo desarrollado, y la gran mayoría de las personas con discapacidad de los países en desarrollo, están desempleadas. La mayoría de las demás están subempleadas, o nunca tendrán pleno acceso al mercado laboral. Esa situación es deplorable.

Las personas con discapacidad pueden hacer una contribución valiosa en la fuerza de trabajo como empleados, empresarios y empleadores. Pero enfrentan numerosos obstáculos que les impiden aprovechar plenamente su potencialidad. Temprano en la vida encuentran dificultades para tener acceso a una educación o para adquirir aptitudes que faciliten su empleo. Más adelante los temores y los prejuicios acerca de su capacidad les niegan oportunidades de trabajo que están al alcance de los demás. Los lugares de trabajo inaccesibles, legislaciones y prácticas implícita e implícitamente discriminatorias, y condiciones de trabajo desfavorables constituyen obstáculos adicionales.

Sin embargo, cuando existen oportunidades, las personas con discapacidad demuestran su valor en tanto miembros productivos de la fuerza de trabajo. Por esa razón cada vez más empleadores comienzan lentamente a comprender que se justifica dar empleo a personas con discapacidad. El cambio del ámbito de trabajo y el adelanto de la tecnología de la información y las comunicaciones están dando también a las personas con discapacidad nuevos medios para buscar un trabajo decente.

La mayoría de los Estados no cuenta con legislación que proteja a las personas con discapacidad en el lugar de trabajo. La Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, que se espera que entre en vigor a comienzos del próximo año, reconoce los derechos de las personas con discapacidad a trabajar y a tener un empleo en un pie de igualdad con los demás. En la Convención se destaca el derecho a ganarse la vida con un trabajo libremente escogido, y a trabajar en una atmósfera que a la vez los acepte y sea accesible.

En este Día Internacional reafirmemos nuestro compromiso con la igualdad de derechos para todos, y comprometámonos a velar por la plena participación de las personas con discapacidad en la vida de sus comunidades.