Los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad

Historia de la discapacidad y las Naciones Unidas - Introducción

Durante el primer medio siglo de existencia de las Naciones Unidas las personas con discapacidad han reafirmado cada vez con mayor fuerza y confianza su capacidad de llevar una vida independiente y autosuficiente. He aquí una reseña de las actividades con las que las Naciones Unidas las han apoyado en su empeño.

Las Naciones Unidas se fundaron sobre el principio de la igualdad de todos. El Preámbulo de la Carta de las Naciones Unidas afirma la dignidad y el valor de la persona humana y otorga la máxima importancia a la justicia social. De hecho, las personas con discapacidad deben gozar de todos los derechos humanos fundamentales que se destacan en la Carta y otros instrumentos de derechos humanos.

En 1948 la Asamblea General sentó las bases de la promoción y la protección de los derechos humanos al proclamar la Declaración Universal de Derechos Humanos. En el artículo 25 de esa Declaración se afirma que toda persona “tiene derecho a los seguros de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad”.

Instrumentos de derechos humanos como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que entraron en vigor en 1966, incluyen otros principios para combatir la discriminación. En conjunto, constituyen el código internacional más amplio de disposiciones jurídicamente vinculantes en la esfera de los derechos humanos. Los dos Pactos desarrollan y complementan las disposiciones de la Declaración Universal y los tres instrumentos en conjunto constituyen lo que ha dado en conocerse como la Carta Internacional de Derechos Humanos.