Los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad

Mensaje del Secretario General en el Día Internacional de las Personas con Discapacidad - 3 de diciembre de 2009

Este año, el tema elegido para el Día Internacional de las Personas con Discapacidad se refiere a lograr unos Objetivos de Desarrollo del Milenio que incluyan a las personas con discapacidad. Mientras nos preparamos para la cumbre sobre los ODM que se celebrará el próximo mes de septiembre, debemos cerciorarnos de que nuestra labor sea inclusiva y mejore el nivel y la calidad de vida de todos.

Todos somos vulnerables a la discapacidad, ya sea temporal o permanente, sobre todo a medida que nos hacemos mayores. En la mayoría de los países, por lo menos una persona de cada 10 padece una discapacidad que puede revestir la forma de una deficiencia física, mental o sensorial. Una cuarta parte de la población mundial cuida o es familiar de una persona con discapacidad, por lo que se ve directamente afectada por el problema.

Las personas con discapacidad se enfrentan a muchas dificultades. Con frecuencia, se encuentran entre los miembros más pobres y más excluidos de la sociedad. Sin embargo, suelen demostrar una capacidad de recuperación formidable y alcanzan grandes logros en todas las esferas del quehacer humano.

La experiencia demuestra que cuando se faculta a las personas con discapacidad para participar en el proceso de desarrollo y para dirigirlo, la comunidad entera se vuelve receptiva. La participación de las personas con discapacidad crea oportunidades para todos, tengan o no una discapacidad. El mensaje para los ODM es claro: el centrar nuestra labor en las personas con discapacidad y en sus comunidades es una forma segura de impulsar el programa de desarrollo.

Las Naciones Unidas promueven los derechos humanos universales y el desarrollo para todos como objetivos fundamentales y como bases esenciales para la paz, la seguridad y la prosperidad. La Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad , que entró en vigor en 2008, es una de nuestras herramientas más importantes para promover esta causa. Debemos seguir trabajando en pro de su aplicación y su universalidad.

En este Día Internacional, comprometámonos a eliminar los obstáculos a la participación y al acceso que las personas con discapacidad enfrentan en su vida cotidiana. Debemos empoderar a las personas con discapacidad como medio imprescindible para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio y el desarrollo para todos.