Los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad

Proyecto de resolución [E/CN.5/2008/L.4] - Consejo Económico y Social

Antigua y Barbuda*: proyecto de resolución

La Comisión de Desarrollo Social recomienda al Consejo Económico y Social la aprobación del proyecto de resolución siguiente:

“Incorporación de la discapacidad en el programa de desarrollo

El Consejo Económico y Social,

Reafirmando que la Declaración de Copenhague sobre Desarrollo Social y el Programa de Acción de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social1 y las nuevas iniciativas de desarrollo social aprobadas en su vigésimo cuarto período extraordinario de sesiones2, así como un diálogo mundial permanente sobre las cuestiones de desarrollo social, constituyen el marco básico para la promoción del desarrollo social para todos en los planos nacional e internacional,

Recordando sus resoluciones anteriores relativas a las personas con discapacidad, incluidas las resoluciones aprobadas por la Asamblea General,

Reconociendo que la mayoría de las 650 millones de personas con discapacidad en el mundo viven en condiciones de pobreza,

Reconociendo también la vulnerabilidad que afrontan las mujeres y niñas que viven con discapacidad, ya que están sujetas a formas agravadas y múltiples de discriminación,

Convencido de que al encarar las profundas desventajas sociales, culturales y económicas que experimentan numerosas personas con discapacidad y fomentar la eliminación progresiva de los obstáculos a su participación plena y efectiva en todos los aspectos del desarrollo se promoverá la igualdad de oportunidades y se contribuirá a la realización de una sociedad para todos en el siglo XXI,

Acogiendo con beneplácito que, desde que se abrieron a la firma la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y su Protocolo Facultativo , el 30 de marzo de 2007, ya han firmado la Convención ciento veintitrés Estados y quince la han ratificado, y que sesenta y nueve Estados han firmado el Protocolo Facultativo y nueve lo han ratificado, y exhortando a los Estados que todavía no lo hayan hecho a que estudien la posibilidad de firmar y ratificar la Convención y el Protocolo Facultativo como cuestión prioritaria,

Preocupado por que, a mitad de camino hacia el plazo fijado de 2015, la situación de las personas con discapacidad, como grupo, no se ha examinado adecuadamente, incluso en los debates e informes sobre los objetivos de desarrollo del Milenio,

  1. Expresa su preocupación por el persistente desfase entre la política y la práctica en lo que se refiere a la incorporación de la perspectiva de las personas con discapacidad, incluidos sus derechos y su bienestar, en la labor de las Naciones Unidas para lograr los objetivos de desarrollo del Milenio;
  2. Alienta a los Estados, las entidades del sistema de las Naciones Unidas y demás miembros de la comunidad internacional a que saquen provecho de toda la gama de instrumentos internacionales normativos y de política sobre discapacidad, entre ellos el Programa de Acción Mundial para las Personas con Discapacidad , las Normas Uniformes sobre la Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidad y la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad3, para guiar sus actividades encaminadas a asegurar que las cuestiones que afectan a las personas con discapacidad, incluidas las perspectivas de esas personas, se incorporen a la formulación de políticas, a la realización de su mandato y misiones, y a sus consignaciones presupuestarias, con miras a lograr la participación plena y efectiva de las personas con discapacidad en el desarrollo, tanto en condición de beneficiarios como de agentes;
  3. Invita a los Estados, las entidades de las Naciones Unidas, incluidos los fondos y programas, y las instituciones financieras y de desarrollo regionales e internacionales, la sociedad civil y el sector privado a que tengan en cuenta e incluyan las cuestiones que afectan a las personas con discapacidad, en particular la perspectiva de esas personas, a la hora de formular sus estrategias de trabajo y sus planes de acción con el fin de promover la educación y capacitación de su personal y aumentar la sensibilidad, los conocimientos y las competencias que ese personal necesita para poder afrontar las cuestiones de discapacidad en el marco de sus mandatos y ámbitos de trabajo respectivos;
  4. Pide a las entidades de las Naciones Unidas, incluidos los fondos y programas, y a las instituciones financieras regionales e internacionales que incluyan las cuestiones que afectan a las personas con discapacidad, en particular la perspectiva de esas personas, en la planificación de las oficinas en los países;
  5. Insta a los Estados, las entidades de las Naciones Unidas, incluidos los fondos y programas, las instituciones financieras y de desarrollo regionales e internacionales, la sociedad civil y el sector privado a que concedan prioridad a la promoción del empleo pleno y productivo y el trabajo decente para las personas con discapacidad, como un factor esencial para que las personas con discapacidad disfruten de los beneficios del desarrollo en pie de igualdad con los demás y gocen plenamente de todos los derechos humanos, incluido el derecho al trabajo y la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido o aceptado, entre otros medios, facilitando su acceso a la educación y capacitación y a programas de microcrédito y oportunidades empresariales, fomentando un mercado y un entorno laborales que sean abiertos, incluyentes y accesibles para las personas con discapacidad, fomentando políticas de empleo y recursos humanos incluyentes, y adecuando razonablemente las instalaciones en el lugar de trabajo;
  6. Insta también a los Estados, las entidades de las Naciones Unidas, incluidos los fondos y programas, las instituciones financieras y de desarrollo regionales e internacionales, la sociedad civil y el sector privado a que promuevan la participación de las personas con discapacidad en los procesos de adopción de decisiones sobre las cuestiones que les conciernen;
  7. Subraya la necesidad de mejorar la rendición de cuentas de todos los agentes, incluso en los niveles más altos de adopción de decisiones, en relación con la labor de incorporación de la perspectiva de la discapacidad en el programa de desarrollo, en particular la evaluación de los efectos que tienen las actividades de desarrollo en la situación de las personas con discapacidad;
  8. Reconoce la importancia estratégica que tienen los esfuerzos complementarios que se realizan para incorporar las cuestiones que afectan a las personas con discapacidad, en particular la perspectiva de esas personas, sobre todo a la hora de adoptar decisiones respecto de la asignación de recursos;
  9. Alienta a todos los Estados, las organizaciones intergubernamentales e internacionales pertinentes, la sociedad civil y el sector privado a que concierten acuerdos de cooperación para prestar la asistencia técnica y de expertos necesaria con el fin de mejorar la capacidad para incorporar las cuestiones que afectan a las personas con discapacidad, incluida la perspectiva de esas personas, en el programa de desarrollo, y a ese respecto alienta a la Secretaría de las Naciones Unidas y demás órganos pertinentes a que traten de encontrar medios más eficaces para mejorar la cooperación técnica internacional;
  10. Alienta a los Estados a que incorporen la perspectiva de la discapacidad en las políticas y estrategias de erradicación de la pobreza y, a ese respecto, alienta a la comunidad internacional a que preste apoyo y asistencia;
  11. Insta a todos los Estados, las organizaciones internacionales y regionales y la sociedad civil a que aseguren que las actividades de cooperación internacional, en particular los programas internacionales de desarrollo, sean incluyentes y accesibles para las personas con discapacidad;
  12. Insta a las entidades pertinentes del sistema de las Naciones Unidas, incluidos los organismos, fondos y programas, e invita a las organizaciones de desarrollo y las instituciones financieras internacionales y regionales a que adopten medidas concretas para incorporar las cuestiones que afectan a las personas con discapacidad, en particular la perspectiva de esas personas, y los requisitos de accesibilidad en sus actividades de cooperación y financiación del desarrollo;
  13. Pide al Secretario General que prepare un informe sobre la aplicación de la presente resolución y que lo presente a la Comisión de Desarrollo Social en su 47º período de sesiones y aguarda con interés el quinto examen y evaluación del Programa de Acción Mundial para las Personas con Discapacidad, en particular su actualización, que la Asamblea General realizará en 2008, y la orientación que se proporcionará en el documento de antecedentes del Secretario General, en particular en lo referente al mejoramiento de la incorporación de la perspectiva de la discapacidad.”

NOTAS A PIE DE PÁGINA:

* En nombre de los Estados Miembros de las Naciones Unidas que forman parte del Grupo de los 77 y China.

1 Informe de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, Copenhague, 6 a 12 de marzo de 1995 (publicación de las Naciones Unidas, número de venta: S.96.IV.8), cap. I, resolución 1, anexos I y II.

2 Resolución S-24/2, anexo.