Los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad

Informe del Secretario General [E/CN.5/2004/4]

Opiniones de los gobiernos sobre las propuestas que figuran en el informe del Relator Especial sobre discapacidad (E/CN.5/2002/4) y en particular sobre la relativa al suplemento de las Normas Uniformes sobre la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad

Resumen

En su resolución 2002/26, de 24 de julio de 2002 titulada “Promoción ulterior de la igualdad de oportunidades por las personas con discapacidad, para ellas y con ellas y protección de sus derechos humanos”, el Consejo Económico y Social pidió al Secretario General que recabase las opiniones de los Estados Miembros sobre las propuestas que figuraban en el informe del Relator Especial sobre discapacidad (E/CN.5/2002/4), en particular la relativa al suplemento de las Normas Uniformes sobre la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad, y que presentase un informe sustantivo a la Comisión de Desarrollo Social en su 42° período de sesiones. El Secretario General solicitó las opiniones de los gobiernos sobre el informe y el proyecto de suplemento de las Normas Uniformes en una nota verbal de 6 de junio de 2003. En el presente informe se resumen las opiniones recogidas en las respuestas de los gobiernos a dicha nota verbal.

I. Introducción

  1. En su 40° período de sesiones, celebrado del 12 al 22 de febrero de 2002, la Comisión de Desarrollo Social examinó la nota del Secretario General en la que le remitía el informe del Relator Especial sobre discapacidad de la Comisión de Desarrollo Social acerca de la vigilancia de la aplicación de las Normas Uniformes sobre la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad relativo a su tercer mandato, 2000-2002 (E/CN.5/2002/4). En el informe figuraba, entre otras cosas, el proyecto de suplemento de las Normas Uniformes, cuya finalidad es introducir nuevos ámbitos y complementar aquellos que no se consideran suficientemente desarrollados en las Normas, tomando como base la experiencia obtenida en los primeros mandatos del Relator Especial.
  2. En su resolución 2002/26, de 24 de julio de 2002, titulada “Promoción ulterior de la igualdad de oportunidades por las personas con discapacidad, para ellas y con ellas y protección de sus derechos humanos”, el Consejo Económico y Social pidió al Secretario General que recabase las opiniones de los Estados Miembros sobre las propuestas que figuraban en el informe del Relator Especial, en particular la relativa al suplemento de las Normas Uniformes, y presentase un informe sustantivo a la Comisión de Desarrollo Social en su 42° período de sesiones.
  3. El Secretario General solicitó las opiniones de los gobiernos sobre el informe y el proyecto de suplemento de las Normas Uniformes en una nota verbal de fecha 6 de junio de 2003. Las opiniones recogidas en las respuestas de los gobiernos a dicha nota verbal se resumen en la sección III infra.

II. Resumen de las cuestiones recogidas en el proyecto de suplemento

  1. Desde su aprobación por la Asamblea General en su resolución 48/96, de 20 de diciembre de 1993, las Normas Uniformes sobre la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad han desempeñado un papel importante en la elaboración de políticas y prácticas nacionales en materia de discapacidad en todo el mundo. Se reconoce en general que en la última década la aplicación de los principios recogidos en las Normas han contribuido enormemente a difundir las prácticas más adecuadas sobre igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad. No obstante, la aplicación generalizada de las Normas ha dado lugar también a la identificación de lagunas y limitaciones en su ámbito de aplicación.
  2. El proyecto de suplemento de las Normas Uniformes surge del análisis de las limitaciones y ámbitos de las Normas que es necesario mejorar. El proceso fue iniciado por el primer Relator Especial sobre discapacidad en su informe a la Comisión de Desarrollo Social en su 36° período de sesiones (E/CN.5/2000/3). En ese informe se señalaron como cuestiones cuya investigación era necesario proseguir las siguientes: el género, la vivienda y las comunicaciones; las necesidades de los niños y de las personas de edad; las necesidades de las personas con discapacidad del desarrollo y discapacidad psiquiátrica; y las necesidades de las personas con discapacidad en situaciones de pobreza.
  3. El proceso de análisis que llevó a la elaboración del proyecto de suplemento de las Normas Uniformes es el resultado de la labor conjunta de numerosos expertos y organizaciones internacionales, incluidas organizaciones de personas con discapacidad, así como del grupo de expertos adscrito al mecanismo de vigilancia de las Normas.
  4. El proyecto de suplemento se centra en las necesidades específicas de las personas con discapacidad más vulnerables. En concreto aborda los ámbitos siguientes: a) conceptos fundamentales; b) nivel de vida adecuado y alivio de la pobreza; c) vivienda, incluido el tema de las instituciones residenciales; d) salud y atención médica; e) situaciones de emergencia; f) acceso al entorno social; g) cuestiones relativas a las comunicaciones; h) capacitación del personal; i) género; j) los niños con discapacidad y la familia; k) violencia y abusos; l) personas de edad; m) discapacidad del desarrollo y discapacidad psiquiátrica; n) discapacidad invisible; y o) otras iniciativas propuestas en relación con las políticas y la legislación nacionales1.

III. Opiniones de los Estados Miembros

  1. El 1° de noviembre de 2003, se habían recibido 16 respuestas con opiniones de 40 gobiernos en contestación a la nota verbal enviada por el Secretario General. La respuesta a la nota verbal fue muy limitada ya que contestaron aproximadamente una quinta parte del total de Estados Miembros. Se recibieron respuestas de: Argentina, Burkina Faso, Camerún, China, Chipre, Federación de Rusia, Filipinas, Honduras, Luxemburgo, Madagascar, Malta, Omán, República Checa, Serbia y Montenegro, Trinidad y Tabago, y la Unión Europea en nombre de sus 15 miembros y de los 10 países adherentes2.
  2. Como se desprende claramente de la lista de los Estados Miembros que respondieron a la nota, la cobertura geográfica de las contribuciones recibidas también fue bastante limitada. El mayor número de contribuciones procedía de Europa; entre las respuestas recibidas de otros grupos regionales figuraban tres Estados Miembros de la región de América Latina y el Caribe, dos de África, y dos de Asia. La mayoría de las respuestas procedían de países desarrollados, y sólo una de ellas de un país menos adelantado (Burkina Faso).
  3. El nivel relativamente bajo de interés manifestado por los Estados Miembros por expresar sus opiniones sobre el proyecto de suplemento de las Normas Uniformes puede tener muchas interpretaciones. Puede reflejar una falta de interés concreto en que se incluya el proyecto de suplemento en las Normas. También podría reflejar el hecho de que muchos gobiernos tiendan a considerar que el Comité Especial encargado de preparar una convención internacional amplia e integral para proteger y promover los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad es un foro más adecuado para examinar las cuestiones e instrumentos relacionados con la discapacidad.
  4. La Argentina subrayó el hecho de que cada vez más se reconoce a nivel internacional que la discapacidad es un problema de derechos humanos. En su opinión las Normas Uniformes han sido una aportación fundamental a la formulación de políticas para mejorar el goce de sus derechos por las personas con discapacidad. No obstante, teniendo en cuenta el proceso de elaboración de una convención internacional amplia e integral para proteger y promover los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad, y en particular los progresos realizados en el segundo período de sesiones del Comité Especial, la Argentina sugiere que no se apruebe ningún suplemento de las Normas Uniformes a fin de evitar la superposición de ambos procesos. También sugiere que sería preferible que las observaciones del primer Relator Especial se tuvieran en cuenta durante el proceso de elaboración de la Convención.
  5. Burkina Faso sugiere una lista de medidas e iniciativas que podrían adoptarse para promover la aplicación y el alcance de las Normas Uniformes: aumentar los seminarios sobre las Normas Uniformes para dirigentes de asociaciones, medios de comunicación públicos y privados, comunidades locales, parlamentarios y miembros de gobiernos; reforzar la capacidad de asociación mediante programas de alfabetización funcional y formación en materia de divulgación y movilización social; mejorar la participación de las personas con discapacidad en organizaciones de la sociedad civil; estimular la coordinación intersectorial de la rehabilitación e igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad; mejorar la prestación de equipo y asistencia técnica; promover la educación estructurada integrada para todos los niños con discapacidad; examinar y mejorar normas de protección social para las personas con discapacidad; seguir ampliando la accesibilidad con rampas a los edificios, a las escuelas y a la atención adecuada de la salud, a la formación vocacional y a la agricultura, al deporte y a las actividades de tiempo libre; y desarrollar programas comunitarios de rehabilitación con la participación de familias, organizaciones de personas con discapacidad e instituciones. Burkina Faso insiste en la necesidad de que las Naciones Unidas, y en particular los Fondos Voluntarios de las Naciones Unidas, apoyen la aplicación de programas nacionales en favor de las personas con discapacidad.
  6. El Camerún, si bien observando la importancia del proyecto de suplemento desde el punto de vista operativo, manifiesta su inquietud de que el hincapié en las necesidades especiales ofrezca indirectamente una imagen de las personas con discapacidad como seres permanentemente dependientes. Por otra parte, el suplemento debe transmitir un sentido firme de la forma en que la integración social podría permitir la autonomía y la obtención de medios de vida sostenibles de las personas con discapacidad. El Camerún también insiste en que la aplicación del proyecto de suplemento requiere una movilización de considerables recursos financieros, humanos y materiales, que va más allá de los disponibles en los países en desarrollo, en particular en los que se enfrentan a graves dificultades económicas. El Camerún observa con reconocimiento que el término “personas con discapacidad” se utiliza ahora para referirse a personas con discapacidad de todas las edades, así como a hombres y mujeres.
  7. En relación con la sección B del proyecto de suplemento, relativa al nivel de vida adecuado y el alivio de la pobreza, el Camerún insiste en que la pobreza agrava enormemente la a menudo precaria situación de muchas personas con discapacidad. En cuanto a la sección I, sobre el género, el Camerún subraya el hecho de que las mujeres con discapacidad son frecuentemente objeto de discriminación por diversas razones: por ser mujeres, por ser personas con discapacidad y por ser débiles económicamente. Como consecuencia de ello, la mujer con discapacidad se enfrenta a enormes dificultades de integración social. En relación con la sección J, los niños con discapacidad y la familia, el Camerún reafirma que el lugar de los niños es con sus familias y en la sociedad, y que este principio debe reconocerse y protegerse. El Camerún también subraya la importancia de la prevención de la discapacidad y de la rehabilitación temprana. En cuanto a la propuesta que figura en el párrafo 70 de que “los Estados deben apoyar a las mujeres y los hombres con discapacidad que quieran separarse o divorciarse por causa de abusos o violencia”, el Camerún señala que cuenta con políticas cuyo objetivo es proteger a las familias y evitar los peligros múltiples del divorcio y sus consecuencias sociales negativas. En cuanto a la sección K, violencia y abusos, el Camerún afirma que deben adoptarse medidas legislativas especiales para proteger los derechos de las personas con discapacidad que son objeto de violencia sexual y de otras formas de violencia. Respecto de la sección M, discapacidad del desarrollo y discapacidad psiquiátrica, el Camerún recomienda que los Estados promuevan y apoyen la creación de organizaciones para defender los intereses de las personas con discapacidad del desarrollo y discapacidad psiquiátrica. En cuanto a la sección N, discapacidad invisible, el Camerún observa que es importante tener en cuenta la discapacidad invisible y adoptar medidas para que las personas que la sufran puedan participar en la vida social en condiciones de igualdad.
  8. China considera que, si bien las Normas Uniformes han desempeñado un papel histórico importante en la promoción de los derechos de las personas con discapacidad, mejorando su condición y su nivel de vida, algunos elementos de las Normas Uniformes deben complementarse para aprovechar los avances recientes y asegurar la protección y el ejercicio plenos de los derechos de las personas con discapacidad. China aprueba el proyecto de suplemento de las Normas en general. En cuanto a la formulación de las secciones, y en particular de las relativas a: nivel de vida adecuado y alivio de la pobreza, vivienda, salud y atención médica, y acceso al entorno social (párrafos B.13 y 14, 16, C.21 y 25, D.27, 28, 33 y 34, y G.43 del proyecto de suplemento), China sugiere que debe hacerse hincapié en las declaraciones de principios e indicar la dirección hacia la que los países deben tratar de avanzar. Señala que debe evitarse la utilización de términos como “velar por” a fin de tener en cuenta, en la medida de lo posible, los diferentes niveles de desarrollo económico y social de la mayoría de los países en desarrollo y países menos adelantados y los recursos de que éstos disponen. También considera que las Normas y el proceso de elaboración de una convención internacional amplia e integral para proteger y promover los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad deben ser complementarios y reforzarse mutuamente. Entiende que las Normas, en tanto que normas técnicas que han guiado durante muchos años el desarrollo de los países en ámbitos relativos a las personas con discapacidad, deben seguir desempeñando su función, mientras que la Convención debería ser un instrumento internacional jurídicamente vinculante que ofrezca garantías jurídicas para lograr los objetivos establecidos en las Normas.
  9. Chipre acusa recibo de la nota verbal pero no presenta ninguna opinión específica.
  10. La República Checa acoge con satisfacción la iniciativa de complementar las Normas Uniformes mediante el proyecto de suplemento y expresa su compromiso con el desarrollo de éste. Como observación general al proyecto de suplemento, observa que algunas de las disposiciones recogidas en el proyecto no son realistas si se considera su aplicación por los países en desarrollo, como por ejemplo la norma D.29 que dice: “Los Estados deben asegurarse de que el personal médico y paramédico, así como los profesionales afines, estén suficientemente capacitados y equipados para atender a personas con discapacidad (...)”. En opinión de la República Checa, si bien sería posible facilitar al personal médico información básica sobre las necesidades específicas de las personas con discapacidad, es muy poco realista ofrecer a todo el personal médico conocimientos específicos adecuados sobre la discapacidad. Por ello, la República Checa sugiere que se vuelva a redactar dicha disposición para instar a los Estados a que establezcan redes suficientes de expertos y centros especializados adecuadamente capacitados para ofrecer atención médica de manera eficaz a las personas con discapacidad.
  11. En relación con la sección A del proyecto de suplemento, sobre conceptos fundamentales, la República Checa está de acuerdo con la necesidad de utilizar la clasificación más amplia y más general posible de las discapacidades. No obstante, insiste en la importancia de aclarar que el término prevención no debe relacionarse con el concepto de aborto que conlleve un alto riesgo de incapacitación. En relación con la sección B, sobre nivel de vida adecuado y alivio de la pobreza, la República Checa destaca que los Estados deben aplicar también, dentro de su capacidad, discriminación positiva (es decir, apoyo social determinado) a las personas con discapacidad en los casos en que dicha discapacidad constituye también una gran desventaja respecto de los demás para lograr un trato igual. En cuanto a la sección C, vivienda, incluido el tema de las instituciones residenciales, la República Checa plantea la inquietud de que la disposición recogida en el párrafo 21 podría alentar a algunas familias pobres a mutilar a sus hijos para tratar de reclamar al Estado una vivienda. En relación con la sección D, salud y atención médica, la República Checa insiste en que las obligaciones de los Estados deben ser realistas en función de su nivel de desarrollo. La República Checa considera también que es especialmente importante asegurarse de que las personas con discapacidad estén informadas de sus derechos, en particular el derecho al libre albedrío que se menciona en la norma del apartado D.33.
  12. La República Checa considera muy importante que se incluyan los problemas del acceso al entorno social (sección F), las comunicaciones (sección G) y la capacitación del personal (sección H). No obstante, sugiere que se suprima la enumeración de los tipos de discapacidad que figuran en el párrafo 49, dentro de la sección G, pues siempre sería una clasificación parcial; además quiere señalar que falta en ella la ceguera. Sugiere también que en la norma del párrafo H.55 se haga un llamamiento al acceso a la educación continua de todas las personas, incluidas las personas con discapacidad. En relación con la sección I, relativa al género, le inquieta la referencia de que es menos frecuente el matrimonio de las mujeres con discapacidad, y a que los Estados pueden hacer poco al respecto, si bien coincide en que se trata de una cuestión grave. Respecto de la sección J, sobre los niños con discapacidad en la familia, sugiere que se modifique el párrafo 65, y se añadan los términos “mental” y “de desarrollo” antes del término “grave”. En cuanto a la sección L, personas de edad, acoge con satisfacción la inclusión de esta cuestión en el proyecto de suplemento. Respecto de la sección M, discapacidad de desarrollo y discapacidad psiquiátrica, coincide plenamente en que las necesidades de las personas con dicha discapacidad no se abordan de manera satisfactoria en las Normas Uniformes.
  13. La Unión Europea considera que en los últimos 10 años se ha avanzado más en el desarrollo de políticas y la elaboración de legislación en materia de discapacidad que en las décadas anteriores, principalmente gracias al papel desempeñado por las Normas Uniformes. Entiende que ello se debe a que las Normas tienen un formato conciso, incluyen recomendaciones relativamente específicas y van unidas a un mecanismo especial de supervisión, además de al hecho de que se han elaborado en estrecha colaboración con gran número de delegaciones gubernamentales y representantes de organizaciones internacionales relacionadas con la discapacidad. La Unión Europea observa que las Normas han tenido éxito en particular en la definición clara del papel del Estado en la aplicación de las medidas para lograr la plena participación y la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad. En su opinión, las Normas también han contribuido a mejorar la dimensión de los derechos humanos y han aportado un mecanismo activo de supervisión dentro del sistema de las Naciones Unidas. Ante el importante papel desempeñado por las Normas, la Unión Europea insiste en la importancia de mantenerlas como directrices internacionales principales para continuar con el desarrollo de políticas en la esfera de la discapacidad y, por tanto, apoya la propuesta de que se complementen con otras disposiciones en forma de suplemento sobre la base del proyecto presentado por el primer Relator Especial.
  14. Como observación general sobre el proyecto de suplemento, la Unión Europea señala que parece haber cierto solapamiento entre el proyecto de suplemento y las Normas Uniformes, y propone que se realice una comparación más a fondo entre ambos textos para evitar la duplicación. Además, observa que ni las Normas ni el proyecto de suplemento contienen una sección sobre movilidad y transporte, y sugiere que se incluya una sección adicional sobre este tema. La Unión Europea propone también que en el suplemento a las Normas se incluya una referencia específica a la accesibilidad a las Normas a fin de permitir que las personas con discapacidad tengan pleno acceso a ellas y a su suplemento.
  15. En relación con la sección A del proyecto de suplemento, conceptos fundamentales, la Unión Europea coincide con el Relator Especial en que la mejor forma de lograr la compatibilidad con el texto original de las Normas Uniformes es mantener la misma terminología en el proyecto de suplemento a fin de evitar confusión entre ambos textos. En cuanto a la sección B, nivel de vida adecuado y alivio de la pobreza, destaca la importancia de que se incluyan de manera efectiva medidas adecuadas para cubrir las necesidades de las personas con discapacidad en el marco de los programas para luchar contra la pobreza y mejorar las condiciones de vida de la población en general. A este respecto, la Unión Europea señaló que debería hacerse referencia a los objetivos de desarrollo del Milenio incluidos en la Declaración del Milenio. Está de acuerdo en la importancia que tiene la sección E relativa a la especial vulnerabilidad de las personas con discapacidad en situaciones de emergencia. En cuanto a la sección F, sobre el acceso al entorno social, la Unión Europea observa que, si bien esta sección no forma parte explícitamente del mandato para complementar las Normas, su inclusión se justifica habida cuenta de la gran importancia que tienen las barreras de actitud para la plena participación de las personas con discapacidad.
  16. En cuanto a la sección G, cuestiones relativas a las comunicaciones, la Unión Europea subraya que el papel de la tecnología de la información y de las comunicaciones en el ámbito de la discapacidad se está haciendo cada vez más importante, lo que requiere actualizar las Normas Uniformes en este ámbito. Considera de importancia crítica la capacitación del personal en el ámbito de la discapacidad y, por ello, está de acuerdo en que se incluya la sección H del proyecto de suplemento. En opinión de la Unión Europea en el proyecto de suplemento se incorporan aspectos importantes de la capacitación del personal como la sensibilización y el reconocimiento de la existencia de violencia contra las personas con discapacidad, las barreras de actitud y el conocimiento de las condiciones de vida básicas de las personas con discapacidad. En relación con la sección I, relativa al género, observa que las mujeres y las niñas con discapacidad a menudo se ven expuestas a una doble discriminación y que, por tanto, es particularmente importante hacer especial hincapié en la igualdad entre los géneros. En cuanto a la sección J, los niños con discapacidad y la familia, la Unión Europea subraya que el conocimiento de la situación de los niños con discapacidad ha aumentado notablemente en los últimos años gracias a la labor realizada en relación con la supervisión de la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño. Por ello, considera que una sección sobre esta cuestión está enormemente justificada tanto en calidad de complemento a la norma 9 de las Normas Uniformes relativa a la vida familiar y la integridad personal, como de incentivo a la elaboración de políticas y programas para apoyar a los niños y jóvenes con discapacidad. La Unión Europea insiste en la importancia de las medidas sugeridas para facilitar la vida de los niños con discapacidad dentro de sus familias.
  17. En relación con la sección K, violencia y abusos, la Unión Europea observa con agradecimiento la iniciativa de abordar estas cuestiones en una sección aparte y subraya la importancia de que se continúe con la investigación en este ámbito y se mejore la sensibilización y el conocimiento de estas cuestiones entre los profesionales. Respecto de la sección L, personas de edad, la Unión Europea está de acuerdo en que en el suplemento se aclara la necesidad de incluir las necesidades específicas de las personas de edad con discapacidad en las políticas y programas nacionales. También manifiesta que es importante incluir la situación de las personas de edad con discapacidad en los estudios y la investigación sobre discapacidad que se realicen en el futuro. En cuanto a la sección M, discapacidad del desarrollo y discapacidad psiquiátrica, la Unión Europea observa que las personas con discapacidad del desarrollo y discapacidad psiquiátrica están entre las más vulnerables de la sociedad y a menudo se ven especialmente expuestas a prejuicios y actitudes negativas. Subraya que se han hecho referencias a las necesidades de estos dos grupos en varias secciones y que por ello parece haber cierto solapamiento entre esta sección y algunas otras. No obstante, dicho solapamiento podría estar justificado ante la importancia de reconocer la necesidad de estos grupos. La Unión Europea considera que las disposiciones que se incluyen en el suplemento sobre la situación de estos grupos constituyen la aportación más importante de él. En cuanto a la sección N, discapacidad invisible, la Unión Europea observa que este tema no está incluido explícitamente en el mandato del Relator Especial para completar las Normas Uniformes. No obstante, expresa su apoyo a que se incluya este tema, que pone el acento en un fenómeno importante que a menudo afecta negativamente a la integración de las personas con discapacidad en la sociedad. En cuanto a la sección O, otras iniciativas propuestas en relación con las políticas y las legislaciones nacionales, la Unión Europea pone de manifiesto con agradecimiento las valiosas recomendaciones presentadas por el primer Relator Especial sobre la base de la experiencia obtenida durante la supervisión de las Normas. También considera que las organizaciones no gubernamentales deberían participar más en el proceso de promover la integración de las personas con discapacidad a nivel nacional.
  18. Honduras subraya la importancia del proceso de elaboración de una convención internacional amplia e integral para proteger y promover los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad, en particular en lo que respecta a la necesidad de asegurar la protección de los derechos de las personas con discapacidad, por ellas y con ellas. También está de acuerdo en que las Normas Uniformes son el instrumento rector para acabar con la exclusión y discriminación de las personas con discapacidad y manifiesta su aprobación a que se incluya el proyecto de suplemento de las Normas.
  19. Luxemburgo expresa su apoyo general al proyecto de suplemento de las Normas Uniformes e insiste en la importancia de consultar con las organizaciones de personas con discapacidad en todas las etapas de elaboración y aplicación de programas dirigidos a estas personas. En relación con la sección C del proyecto de suplemento, vivienda, incluido el tema de las instituciones residenciales, apoya la desinstitucionalización de las personas con discapacidad. En cuanto a la sección D, salud y atención médica, y en particular al párrafo 33, señala que el derecho de las personas con discapacidad a “rechazar un tratamiento y el derecho a negarse a ser obligado a ingresar en una institución” no debe menoscabar el derecho de las autoridades a ingresar en una institución a personas con discapacidad en caso de que sus condiciones las conviertan en un peligro para ellas mismas y para otras personas.
  20. Madagascar observa con reconocimiento el contenido del proyecto de suplemento y manifiesta su acuerdo con las propuestas en él contenidas.
  21. Malta expresa su pleno apoyo a las recomendaciones presentadas por el primer Relator Especial en su informe.
  22. En relación con la sección A del proyecto de suplemento, conceptos fundamentales, Omán sugiere que se publique y distribuya entre los Estados Miembros la segunda edición de la Clasificación Internacional de Deficiencias, Incapacidades y Minusvalías, la Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud3. En cuanto a la sección B, nivel de vida adecuado y alivio de la pobreza, Omán observa que debe considerarse la prevención en el sentido de prevención general mediante la educación y la salud ambiental. A fin de asegurar el acceso de las personas con discapacidad a la igualdad de oportunidades en la educación, la salud, el empleo y los servicios sociales, los Estados deberían promulgar leyes específicas sobre servicios para las personas con discapacidad. Deberían desarrollarse y aplicarse a nivel comunitario programas de capacitación para asegurar la prestación de servicios concretos. En relación con la sección D, salud y atención médica, Omán observa que la necesidad de que el personal médico ofrezca a las personas con discapacidad una información completa y equilibrada acerca del diagnóstico y el tratamiento es una cuestión de importancia para esas personas, sus familias y la sociedad en general. Sugiere que se elaboren programas periódicos de radio y televisión para difundir al máximo información relacionada con la discapacidad. En cuanto a la sección E, situaciones de emergencia, manifiesta que los servicios de emergencia deberían tener en cuenta las necesidades específicas de las personas con discapacidad. Respecto de la sección H del proyecto de suplemento, relativa a la capacitación del personal. Sugiere que a fin de establecer y prestar apoyo a los servicios necesarios para las personas con discapacidad y hacer que todos los miembros de la comunidad tomen conciencia de ellos, debe ofrecerse capacitación adecuada al personal que trabaja en los sectores público y privado y que la capacitación debe incluir la comprensión del contenido de las Normas Uniformes de las Naciones Unidas relativo a los derechos humanos y a las personas con discapacidad.
  23. Filipinas está de acuerdo en que, pese al indiscutible valor de las Normas Uniformes como directrices para la elaboración y el establecimiento de legislación y políticas en materia de discapacidad, han surgido muchas cuestiones inadecuadas en los ámbitos que se abordan en el proyecto de suplemento, como en los apartados relativos a los conceptos fundamentales, los niños y las mujeres con discapacidad, las personas con discapacidad del desarrollo y discapacidad psiquiátrica, y las comunicaciones, y en particular la tecnología de la información y las comunicaciones. Filipinas sugiere que los mecanismos de supervisión de las Normas y del Programa de Acción Mundial para los Impedidos4 se coordinen y apliquen de manera única, a fin de ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo, y mejorar al mismo tiempo el sistema de supervisión de las Naciones Unidas en general.
  24. La Federación de Rusia señala que la elaboración y entrada en vigor de una convención internacional amplia e integral para proteger y promover los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad puede ser una labor de larga duración. Por ello, considera que, hasta que se concluya la Convención, las Normas Uniformes seguirán siendo la referencia básica para la elaboración de las políticas nacionales relativas a las personas con discapacidad. La Federación de Rusia apoya la iniciativa de actualizar las recomendaciones contenidas en las Normas y observa que la aprobación del proyecto de suplemento de las Normas facilitaría el desarrollo progresivo de políticas nacionales y la mejora de la legislación relativa a las personas con discapacidad.
  25. Serbia y Montenegro entiende que el informe presentado por el primer Relator Especial aborda la cuestión de los derechos sociales y económicos de las personas con discapacidad de manera general y adecuada. No obstante, considera que deberían desarrollarse directrices más prácticas basadas en una evaluación realista de las necesidades de los países, el nivel de desarrollo, la herencia cultural, las condiciones climáticas y el medio ambiente, y sugiere que la Comisión de Desarrollo Social prepare dichas directrices.
  26. Trinidad y Tabago sugiere que se incluyan en el suplemento de las Normas Uniformes los ámbitos siguientes: el transporte accesible, la inclusión de las personas con discapacidad en los procesos políticos, el acceso a la información y el acceso al sistema jurídico. Acoge con especial satisfacción la inclusión de la cuestión de la violencia relacionada con el género y la de las personas de edad en el proyecto de suplemento, ya que son ámbitos de interés que están surgiendo en el país.

IV. Resumen y propuestas

  1. Teniendo en cuenta las opiniones de los Estados Miembros, la Secretaría presenta a la Asamblea General los siguientes elementos y propuestas para su consideración.
  2. La mayoría de los Estados Miembros estuvo de acuerdo en el papel realmente importante que las Normas Uniformes han desempeñado durante la década pasada para servir de base a la elaboración de legislación y políticas nacionales en materia de discapacidad. Los Estados Miembros también convinieron en que la amplia aplicación de las Normas había dado lugar a limitaciones y puso de manifiesto ámbitos en los que era necesario seguir trabajando. En términos generales, la mayoría de los Estados Miembros es partidaria de aprobar el proyecto de suplemento de las Normas.
  3. A excepción de uno, todos los Estados Miembros que manifestaron su opinión sobre el proyecto de suplemento consideraron que las Normas Uniformes y el proceso de la convención internacional no son competitivos sino complementarios y que se trata de instrumentos que se refuerzan mutuamente. Por ello insistieron en que las Normas deben seguir desempeñando su papel como conjunto de directrices orientado a la adopción de medidas, a la vez que se sigue avanzando en la elaboración de una convención internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad.
  4. Los Estados Miembros presentaron tanto observaciones generales como específicas sobre el proyecto de suplemento, así como propuestas de enmiendas. Algunos Estados Miembros también sugirieron la adopción de otras medidas en el marco de las Normas Uniformes, y ámbitos que podrían incluirse en el proyecto de suplemento. Las principales sugerencias de los Estados Miembros son las siguientes:
    1. Algunos Estados Miembros señalaron que, para tener en cuenta los niveles de desarrollo de diferentes países y los recursos de los que éstos disponen, debería hacerse hincapié en declaraciones de principios más que en disposiciones específicas;
    2. Además, varios Estados Miembros observaron que era necesario movilizar grandes cantidades de recursos financieros, humanos y materiales para asegurar la aplicación eficaz de las Normas Uniformes;
    3. También se consideró necesario movilizar recursos adicionales para apoyar la capacidad nacional encaminada a lograr la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad, incluso a través del Fondo de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para Problemas de Discapacidad;
    4. Entre los nuevos ámbitos sugeridos figuraban la movilidad y el transporte, la inclusión de las personas con discapacidad en los procesos políticos y el acceso a la información y al sistema jurídico;
    5. Se puso de manifiesto la importancia de que las personas con discapacidad tuvieran acceso a las Normas Uniformes y a su suplemento;
    6. Se sugirió que se llevara a cabo un nuevo análisis del proyecto de suplemento y de las Normas Uniformes a fin de evitar el solapamiento y la duplicación de disposiciones;
    7. Igualmente se propuso la coordinación y aplicación conjunta del marco de supervisión de las Normas Uniformes y del Plan de Acción Mundial para los Impedidos, así como la intensificación y mejora de la cooperación entre el Relator Especial sobre discapacidad y los diversos órganos y organizaciones de las Naciones Unidas que se ocupan de esta cuestión.

Anexo

Llegar a los más vulnerables; proyecto de suplemento de las Normas Uniformes sobre la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad

NOTAS A PIE DE PÁGINA:

1 Véase el texto completo del proyecto de suplemento que figura en el anexo del presente informe.

2 Debe señalarse que Chipre, Luxemburgo y la República Checa, si bien se unieron a la opinión de la Unión Europea, también presentaron su propia contribución.

3 Véase la resolución 54.21 de la Asamblea Mundial de la Salud.

4 A/37/351/Add.1 y Add.1/Corr.1, anexo secc. VIII.