Numerosos tributos a Vieira de Mello mientras la ONU se compromete a continuar sus tareas en Iraq

Share

20 de agosto, 2003 — El sistema de las Naciones Unidas rindió homenaje hoy en todo el mundo a Sergio Vieira de Mello, su enviado especial para Iraq, y a los otros funcionarios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) muertos en el ataque terrorista perpetrado ayer en Bagdad.

Sus colegas expresaron indignación ante el atentado y prometieron redoblar las labores humanitarias y los trabajos de paz de la organización en Iraq.

Lo mismo en Ginebra que en Gaza o en Bangkok, los directores de las agencias de la ONU refrendaron las declaraciones hechas ayer por su Secretario General, Kofi Annan, respecto a la terrible pérdida que significa para la comunidad internacional la muerte de Vieira de Mello.

“Este ultrajante acto de violencia estuvo dirigido a quienes tratan de ayudar al pueblo de Iraq a reconstruir su país. Nuestros colegas de la OMS y de la ONU siguen comprometidos a ayudar a restaurar los servicios básicos y de salud en Iraq”, dijo en Ginebra Lee Jong-Wook, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El funcionario consideró que con la muerte de Vieira de Mello, el mundo perdió a “un gran abogado y a un hombre de honor”.

El trabajo de la OMS en Iraq es importante, subrayó Jong-Wook, “y ahora tenemos que asegurarnos de que no será interrumpido como consecuencia de este brutal ataque”.

Por su parte, el titular interino de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Bertrand Ramcharan, consideró que el mejor tributo a Vieira de Mello es el compromiso de continuar la labor humanitaria de la ONU en Iraq.

En Gaza, el comisionado general del Organismo de Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos, Peter Hansen, se refirió al ataque como un golpe especialmente cruel ya que el compromiso de la ONU es asistir al pueblo iraquí, tan dañado por la guerra y las sanciones.

Kim Hak-Su, secretario ejecutivo de la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico, expresó en Bangkok su esperanza de que las muertes en Bagdad no hayan sido en vano y que la estabilidad retorne pronto a Iraq.

En Nueva York, la directora ejecutiva del Fondo de Población de las Naciones Unidas, Thoraya Ahmed Obaid, señaló que Vieira de Mello fue un “destacado servidor de la humanidad”.

“Es trágico que, junto con otros valiosos servidores de la ONU, haya dado la vida por la causa de ayudar a resolver conflictos”, añadió.

Noticias relacionadas