ONU recuerda a víctimas de ataques a sede en Iraq en 2003

Share

18 de agosto, 2006 — La Organización de las Naciones Unidas rindió hoy un homenaje a las 22 víctimas del ataque perpetrado a su oficina en Bagdad hace tres años.

Durante la emotiva ceremonia, el Secretario General Kofi Annan señaló en un mensaje pronunciado por Mark Malloch Brown, vicesecretario de la ONU, que “la mejor manera de recordar a los caídos es mantener su legado, continuar su trabajo y buscar la inspiración de su ejemplo”.

Destacó que “el ataque en Bagdad asentó un golpe fatal a la ilusión de llevar un casco azul, o alzar una bandera de la ONU por encima de la batalla”.

Entre las víctimas del ataque se encontraba el enviado especial de la ONU a Iraq, y ex Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Sergio Vieira de Mello.

Iraq, que sufrió su peor periodo en términos de muertes el mes pasado, necesita más gente como Vieira de Mello y su equipo, dijo Annan en voz de Malloch Brown, y agregó que “otros han ocupado su lugar valientemente “.

Asimismo, reconoció que en la actualidad el personal de la Organización afronta más amenazas de muerte y a su seguridad que nunca.

El atentado marcó el final de la creencia que tenían los funcionarios civiles internacionales de que su imparcialidad debería ser respetada por todas las partes en conflicto, enfatizó el vicesecretario y puntualizó que “la responsabilidad de la ONU es asegurar que ningún trabajador ponga en peligro su vida sin necesidad”.

Añadió que de estar presentes, los colegas asesinados estarían sumamente orgullosos de que a pesar de las dificultades y “del dolor casi insoportable”, el trabajo de la ONU por la paz continúe.

“Ésta es nuestra respuesta a su pérdida, éste es nuestro vivo tributo a nuestros hermanos caídos”, concluyó el mensaje del Secretario General.

El 19 de agosto de 2003 un camión cargado con explosivos estalló a un costado del edificio que albergaba la sede de la ONU en Bagdad, causando la muerte de 22 funcionarios e hiriendo a otros cien.

Tras el atentado, la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Iraq (UNAMI) estableció su centro de operaciones en Ammán, Jordania, desde donde asiste al gobierno iraquí en la transición a la democracia y reconstrucción del país.

Actualmente, la UNAMI es dirigida por Ashraf Yehangir Qazi y cuenta con 229 trabajadores internacionales, 241 locales, 15 expertos militares y 56 agentes.

Noticias relacionadas