FAO destaca importancia de gestión forestal para afrontar cambio climático

Share

27 de marzo, 2006 — El cambio climático y los bosques están íntimamente ligados, por lo es urgente implementar una buena gestión forestal para frenar el fenómeno de calentamiento del planeta, señaló hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Explicó que los cambios que se producen en el clima mundial están afectando a los bosques debido a que las temperaturas medias anuales son más elevadas, a la modificación de las pautas pluviales y a la presencia cada vez más frecuente de fenómenos climáticos extremos.

Al mismo tiempo, agregó la FAO, los bosques y la madera que producen atrapan y almacenan bióxido de carbono, con lo cual contribuyen considerablemente a mitigar el cambio climático.

En el reverso de la medalla sucede que la destrucción, explotación excesiva o incendio de los bosques puede producir bióxido de carbono, gas responsable del efecto invernadero.

Ante esta interdependencia, el organismo de la ONU destacó la urgencia de tomar medidas ahora para hacer frente de una forma integral a este fenómeno.

“Sin duda es necesario frenar la deforestación y ampliar la superficie boscosa, pero también es necesario sustituir los combustibles fósiles con biocombustibles elaborados con madera de bosques gestionados de forma responsable, a fin de reducir las emisiones de carbono. Hay que utilizar, además, más madera para producir productos duraderos capaces de mantener el carbono fuera de la atmósfera durante periodos más largos”, dijo Wulf Killmann, secretario del Grupo Interdepartamental de Trabajo de la FAO sobre Cambio Climático.

Los combustibles fósiles liberan bióxido de carbono al quemarse e incrementan la presencia de este gas en la atmósfera que, a su vez, contribuye al calentamiento del planeta y el cambio climático.

Una correcta gestión puede ayudar a combatir el cambio climático mediante repoblación forestal y reforestación, además de evitar la tala de los bosques, puntualizó la FAO.

En este sentido, estimó que la retención mundial de carbono producida por la disminución de la deforestación, el aumento de la repoblación forestal y un mayor número de proyectos agroforestales y plantaciones podrían compensar un 15% de las emisiones de carbono producidas por los combustibles fósiles en los próximos 50 años.

Noticias relacionadas