FAO expresa alarma por avance alarmante de la deforestación

Share

14 de noviembre, 2005 — La superficie forestal mundial se reduce cada año en unos 13 millones de hectáreas a causa de la deforestación, aunque el ritmo de pérdida neta disminuye gracias a las plantaciones y la expansión natural de los bosques, según anunció hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

La pérdida anual neta de superficie forestal entre 2000 y 2005 fue de 7,3 millones de hectáreas anuales –un área equivalente a Sierra Leona o Panamá- , frente a una estimación de 8,9 millones de hectáreas entre 1990 y 2000. Equivalen a la deforestación neta del 0,18% de la superficie mundial cada año.

Estos datos aparecen en el documento Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales 2005, el estudio más completo realizado hasta la fecha sobre el patrimonio forestal mundial, su uso y valoración, cubriendo un total de 229 países y territorios entre 1990 y 2005.

“Esta evaluación nos permite calibrar el importante papel de los recursos forestales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en particular los referidos a la reducción de la pobreza y a garantizar la sostenibilidad del medio ambiente”, aseguró Hosny El Lakany, subdirector general del Departamento Forestal de la FAO.

“La evaluación proporciona una actualización completa sobre el uso y la gestión de nuestros bosques, y demuestra que, mientras hay lugares que experimentan progreso, en muchos otros, desafortunadamente, los recursos forestales están siendo destruidos o degradados a un ritmo alarmante”, añadió.

Los bosques cubren hoy en día cerca de 4.000 millones de hectáreas, el equivalente a un 30% de la superficie terrestre. Diez países concentran dos tercios de este patrimonio forestal: Australia, Brasil, Canadá, China, la República Democrática del Congo, India, Indonesia, Perú, la Federación Rusa y Estados Unidos.

América del Sur, sufrió la más importante pérdida neta de bosques entre 2000 y 2005: cerca de 4,3 millones de hectáreas al año, seguida por África, con 4 millones de hectáreas anuales.

Oceanía y América del Norte y Central, perdieron cada una cerca de 350.000 hectáreas, mientras que Asia pasó de unas pérdidas de unas 800 0000 hectáreas anuales en la década de los años 90 a una ganancia neta de un millón de hectáreas al año entre 2000-2005, gracias sobre todo a los programas de reforestación a gran escala llevados a cabo en China. Las superficies forestales en Europa continuaron su expansión, aunque a un ritmo menor que en los años 90.

El informe FRA 2005 también indica que aumentan las reforestaciones con ritmo creciente, pero que las plantaciones no suponen ni siquiera el 5% del total de superficie forestal mundial.

Los bosques tienen múltiples funciones, incluidas la conservación de la diversidad biológica, del suelo y los recursos hídricos, el suministro de madera y de otros productos no forestales, además de servir como áreas de esparcimiento y sumideros de carbono.

Noticias relacionadas