FAO advierte que no ha terminado amenaza de langosta del desierto

Share

21 de julio, 2005 — Las operaciones de control y lucha contra la langosta del desierto deben continuar de forma amplia e intensa durante los próximos meses en diversos países del Sahel como Chad, Malí, Mauritania, Níger y Sudán, advirtió hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

“La emergencia relacionada con la langosta aún no ha terminado debido a las lluvias favorables caídas en sus zonas de cría en el Sahel, que pueden llevar a algunas poblaciones de insectos a desarrollarse y amenazar con nuevas plagas en diversos países", aseguró el director general de la FAO, Jacques Diouf, al inaugurar una conferencia de donantes en la sede de este organismo en Roma.

Algunas nubes de langostas que habían permanecido en Guinea, en África Occidental, hasta abril de 2005 se desplazaron gradualmente a través del Sahel infestando Chad a principios de mayo y la conflictiva región de Darfur, en Sudán, a finales de ese mismo mes, para llegar al norte de Etiopía en junio, depositando huevos durante el recorrido. La situación sigue siendo crítica en Chad y Sudán Occidental, donde la plaga se puede todavía desarrollar, según la FAO.

Los criaderos tradicionales de la langosta en Mauritania, Argelia y Marruecos se encuentran por el momento libres de insectos. La FAO señaló que la temporada de cría en primavera en el Magreb se vio reducida por las extensas campañas de control de los últimos seis meses y por unas condiciones climáticas excepcionalmente frías. Como resultado, el número de langostas que se desplazó hacia el Sahel a inicios de verano fue reducido.

“La FAO se encuentra preparada para la posibilidad de que la langosta infeste entre 50.000 y 250.000 hectáreas en los próximos meses”, dijo Diouf. “El peor de los escenarios, con una plaga de insectos afectando una superficie mayor de un millón de hectáreas, puede ser descartado”, añadió.

Desde el inicio de la emergencia de la langosta en octubre de 2003, los países donantes han aportado 74 millones de dólares, a los que la FAO ha añadido otros seis millones de sus recursos propios.

“Gracias a este apoyo masivo de los donantes, la FAO ha podido ayudar a 18 países afectados con cerca de 45 millones de dólares para campañas de control de la plaga”, explicó Diouf. De este modo se pudieron tratar 13 millones de hectáreas infestadas, de las cuales cerca de tres millones se encontraban en el Sahel.

Noticias relacionadas