FAO debate si Protocolo de Kyoto ofrece oportunidad para países pobres

Share

08 de julio, 2005 — Un grupo de expertos en recursos naturales auspiciados por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) se reúnen en Roma a debatir qué incentivos puede ofrecer el Protocolo de Kyoto a los países pobres para hacer más eficaz el uso de la leña y reducir la deforestación, la pérdida de la cubierta vegetal y la degradación del suelo.

Los países más pobres del planeta, que obtienen en algunos casos el 90% de su energía de la leña y otros biocombustibles, están excluidos de los fondos destinados a medidas que mitigan el cambio climático, como la reducción de las emisiones de carbono.

Estos países podrían recibir estos fondos –al tiempo que mejoran las condiciones de vida de la población- a través de iniciativas como usar cocinas domésticas que utilicen de una forma más racional el combustible y sustituir el uso de de la biomasa no renovable por biogas, bioetanol, residuos agrícolas y madera producida y recogida de forma sostenible.

El Mecanismo de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kyoto destina fondos a los proyectos de reforestación. Sin embargo, no proporciona incentivos para una producción y un uso más sostenible de carbón vegetal y de la leña, que podría llevar a reducir la deforestación, la perdida de la cubierta vegetal y la degradación del suelo.

“El Protocolo debe reconocer mejor los lazos existentes entre los usos del suelo y la biomasa, sobre todo la leña y el carbón vegetal, que son fuentes de energía clave para muchos países en desarrollo”, dijo Ingmar Juergens, experto de la FAO en energías renovables.

Agregó que los países pobres que dependen en gran medida de la leña producida, recogida y utilizada de una forma no sostenible están excluidos de los pagos por carbono, que podrían ser muy útiles en la transición hacia sistemas de energía de biomasa caracterizados por el restablecimiento de los recursos naturales, un aire más limpio dentro de las casas y mejores medios de vida.

El G-8 y la Unión Europea tienen que tomar una decisión antes de la próxima Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Montreal, en diciembre de 2005), sobre si los países más pobres, que son los que más sufrirán el cambio climático, deben seguir siendo excluidos, en gran parte, del Mecanismo de Desarrollo Limpio.

Este mecanismo les proporcionaría al menos parte de los fondos que necesitan de forma desesperada para romper el círculo vicioso de la degradación de recursos naturales y la pobreza, según los participantes en el encuentro organizado por FAO y el centro Joanneum en Roma.

En 1997 el Protocolo de Kyoto estableció el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) que permite a algunos países (países desarrollados y economías de transición) de la Convención Marco sobre el Cambio Climático de la ONU alcanzar sus objetivos para reducir la emisión de gases causantes del efecto invernadero a un coste menor si invierten en proyectos en países en desarrollo.

Noticias relacionadas