FAO pide aumentar vigilancia a langosta del desierto en Eritrea y Sudán

Share

24 de junio, 2005 — Sudán y Eritrea deben intensificar las operaciones de vigilancia en vista de que se detectó el avance de nubes de insectos, a mediados de junio, hacia el este a partir de Darfur en dirección de la región de Gedaref y la frontera con Eritrea, según la última actualización sobre la plaga de la langosta del desierto elaborada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

A principios de junio algunos enjambres procedentes del denominado “circuito del sur” en Guinea, atravesaron África occidental para alcanzar el oeste de la región de Darfur, donde pasaron rápidamente al estado maduro. Algunas bandadas depositaron sus huevos en el norte y el oeste de Darfur, mientras que otras se dirigieron hacia el este, apareciendo en al oeste y el norte de Kordofan y continuando hacia la otra orilla del Nilo hasta Gedaref, en el Sudán oriental. La langosta habría llegado hasta las llanuras occidentales de Eritrea y al noroeste de Etiopía, según el informe.

Hacia finales de junio se espera en Darfur la eclosión y la formación de un cordón larvario.

Por el contrario en el Magreb continúa disminuyendo la presencia de langosta del desierto en las zonas habituales de reproducción primaveral. En el noroeste de Marruecos seis hectáreas con una pequeña población residual de larvas fue tratada en las cercanías de la localidad de Oujda en los primeros días de junio. En el sur de Argelia, en el área de Tamanrasset, los equipos de control trataron 1.200 hectáreas de larvas y ejemplares adultos en la primera semana del mismo mes.

En Africa Occidental, la región del Sahel no corre el riesgo de ser invadida este año por bandadas de gran tamaño, pero existen informes sin confirmar de grupos nómadas que señalaban la presencia de dos enjambres en el norte de Malí a principios de junio.

El año pasado, nubes gigantescas de langosta del desierto invadieron los países del Sahel procedentes de la región noroccidental africana, causando daños considerables a la agricultura.

La FAO, los países del Magreb y la comunidad internacional gastaron más de 200 millones de dólares para combatir la mayor plaga de los últimos 15 años.

Para evitar que este año ocurra una situación semejante, es necesario lanzar operaciones de vigilancia de forma inmediata en Malí, Níger y Chad, continuando con Mauritania y manteniéndolas en todos los países durante la temporada estival de reproducción, advirtió la FAO.

La Orgnanización planea desplegar helicópteros en Mauritania, Malí y Níger para reforzar las operaciones de control y de lucha contra la plaga.

Noticias relacionadas