PNUMA anuncia reunión de gobiernos para impulsar eliminación de productos químicos peligrosos

Share

26 de abril, 2005 — El Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes se discutirá por primera vez en Punta del Este, Uruguay, del 2 al 6 de mayo, en una reunión de 800 funcionarios gubernamentales y observadores empeñados en acabar con el uso de algunos de los productos químicos más peligrosos que se han creado, informó hoy el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El Convenio, que entró en vigor el 17 de mayo de 2004, apunta a la eliminación de doce plaguicidas y productos químicos industriales peligrosos que pueden causar la muerte, producir daños en el sistema nervioso e inmunológico, provocar cáncer y desórdenes reproductivos, y perturbar el desarrollo normal de lactantes y niños.

“El Convenio de Estocolmo contribuirá a salvar vidas y proteger el medio ambiente natural, particularmente en las comunidades y países más pobres”, afirmó Klaus Toepfer, director ejecutivo del PNUMA, bajo cuyos auspicios se aprobó el Convenio en 2001.

Sin embargo, agregó, la eliminación de los contaminantes orgánicos persistentes costará miles de millones de dólares y exigirá que los países adopten nuevos métodos y tecnologías en sustitución de esas sustancias tóxicas. “La labor acaba apenas de comenzar”, enfatizó.

Entre los principales retos para alcanzar las metas del Convenio, destaca la reducción al mínimo y la eliminación de descargas de dioxinas y furanos. La reducción de estos subproductos no deseados de la combustión y los procesos industriales exigirá nuevas tecnologías y procesos onerosos e innovadores, además de que requerirá educar a la población para que no queme los desechos y otros materiales en lugares abiertos.

Asimismo, se necesita suprimir gradualmente el DDT, sin socavar la lucha contra el paludismo, por lo que los gobiernos pueden seguir utilizando este químico hasta que se hayan establecido soluciones alternativas seguras, asequibles y eficaces.

Por otra parte, se deben buscar sustitutos para combatir las termitas y se debe limpiar de su contenido de PCB al equipo eléctrico obsoleto y ampliamente disperso.

Los 12 contaminantes orgánicos persistentes contemplados en el Convenio son nueve plaguicidas (aldrina, clordano, DDT, dieldrina, endrina, heptacloro, hexaclorobenzeno, mirex y toxafeno); dos productos químicos industriales (PCB y hexaclorobenzeno, también utilizado como plaguicida); y subproductos no deliberados, de los cuales los más importantes son las dioxinas y los furanos. Una de las tareas fundamentales de la conferencia es establecer un proceso para evaluar futuros productos que podrían añadirse a esta lista inicial.

Noticias relacionadas