ONU pide generosidad para ayuda y reconstrucción de países afectados por maremoto

Share

27 de diciembre, 2004 — El coordinador de Ayuda de Emergencia de la ONU, Jan Egeland, pidió hoy a los donantes de la comunidad internacional que muestren su generosidad frente a las víctimas del maremoto registrado en el Océano Índico y que hagan un compromiso a largo plazo para apoyar la reconstrucción de los nueve países afectados.

“Ante un desastre sin precedentes como éste, debe haber una generosidad sin precedentes de parte de los países donantes”, recalcó el funcionario en conferencia de prensa.

Luego de estimar que el costo de la tragedia se ubicará en los miles de millones de dólares, “probablemente muchos miles de millones”, Egeland dijo que cualquiera que sea la cifra, las pérdidas para los países son incalculables si se toma en cuenta el factor humano y el alto número de muertes, tasado en estos momentos en más de 20.000.

Agregó que, pese al efecto devastador del siniestro, los países afectados están más preparados que en el pasado para responder ante la emergencia.

Informó de que la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) tiene equipos de expertos en todos los países afectados para asistir a las autoridades locales en los trabajos de rescate y ayuda humanitaria.

Dicho personal se mantiene en contacto reportando constantemente el desarrollo de los acontecimientos. No obstante, señaló Egeland, las oficinas de la ONU en Nueva York y Ginebra no han podido comunicarse con sus funcionarios en Sumatra, lo que ha suscitado preocupación en las Naciones Unidas.

El titular de la OCHA anunció que se reunirá hoy y mañana con representantes de los países siniestrados para evaluar el impacto de la tragedia y las necesidades más urgentes.

Del mismo modo, indicó que funcionarios de la ONU en Ginebra sostuvieron encuentros esta mañana con organismos de asistencia internacionales como la Cruz Roja Internacional y organizaciones no gubernamentales.

Por otra parte, advirtió la urgencia de hacer llegar agua potable, servicios sanitarios y medicamentos a la población damnificada para evitar cualquier riesgo de epidemia.

Egeland explicó que si bien el tsunami de ayer no es el peor de la historia registrada, sí es el de peores consecuencias debido a la alta concentración demográfica de las zonas golpeadas por la marejada.

El titular de la OCHA apuntó que Indonesia, Sri Lanka y Maldivas son los países más dañados por el maremoto.

Noticias relacionadas