Hay esperanza en la República Centroafricana, pero aún quedan muchos desafíos

Fuerzas de paz de la ONU patrullando en Bria, Republica Centroafricana. Foto: ONU/Nektarios Markogiannis

Share

15 de febrero, 2017 — Aunque la visible recuperación de Bangui, la capital del país, es esperanzadora, contrasta con el nivel de violencia y la falta de progreso en las provincias de la República Centroafricana.

Este fue el principal mensaje del responsable de las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, Hervé Ladsous, este miércoles ante el Consejo de Seguridad.

Ladsous resaltó la gravedad de la situación humanitaria en ese país a consecuencia de la violencia y señaló que la retirada de los socios humanitarios deja en la incertidumbre a 2,2 millones de personas que sufren de inseguridad alimentaria.

Sin embargo, el secretario general adjunto aseguró que después de tres años de la creación de la misión de la ONU en ese país, MINUSCA, se han logrado importantes avances con el regreso del orden institucional y el restablecimiento de la autoridad estatal.

“A pesar de la preocupante situación en algunas partes del país, hay progresos a través del diálogo con los grupos armados sobre las iniciativas de desarme, desmovilización, reintegración y repatriación establecidas por el presidente Touadéra, en las cuales participan 12 de las 14 milicias más significativas”, agregó.

En ese sentido, el responsable recibió con beneplácito la reciente iniciativa firmada por la Unión Africana y otras organizaciones y Estados para la paz y la reconciliación entre el gobierno y todos los grupos armados de la República Centroafricana.

Ladsous también hizo un llamado a los Estados para que recordaran que la falta de atención de la comunidad internacional después de superar una crisis, incrementa los riesgos de recaer en el conflicto.

Noticias relacionadas