Responsable de UNISDIR pide más acciones preventivas para afrontar fuertes eventos meteorológicos

La ONU participa en un plan de prevención en Paraguay ante la crecida estacional de los ríos, agravada este año por las consecuencias del fenómeno El Niño. Foto: UNICEF/ Martin Crespo.

Share

29 de diciembre, 2015 — Los tornados violentos que han azotado Estados Unidos, las nevadas anormales en México y las grandes inundaciones en Sudamérica y el Reino Unido acontecidos en los últimos días demuestran que los gobiernos deben adoptar acciones preventivas para reducir las pérdidas humanas y económicas, afirmó hoy la responsable de la Oficina de Naciones Unidas para la Reducción de Riesgos de Desastres (UNISDIR).

Margareta Wahlström afirmó que las medidas de prevención, como el establecimiento de sistemas de alerta temprana para lidiar con la nueva variabilidad climática, la revisión de los códigos de construcción para asegurar una mayor resistencia de estructuras como escuelas, hospitales y caminos y mayores inversiones para la protección de inundaciones son fundamentales para proteger a un mayor número de personas.

La funcionaria subrayó en un comunicado que no hay tiempo que perder frente a medidas que continúan aumentando los desastres meteorológicos, afectando a millones de personas.

El fin de semana último, los tornados y las tormentas acabaron con la vida de más de 20 personas en los Estados de Nuevo México, Texas, Oklahoma, Missouri e Illinois en los Estados Unidos, mientras que las intensas inundaciones en América del Sur —las peores de los últimos 10 años- han provocado la evacuación de 170.000 personas en Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay.

“Las inundaciones anormales son consistentes con los pronósticos realizados por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en noviembre. No podemos ignorar la ciencia. Sus hallazgos deben ser incorporados en la planificación a largo plazo”, añadió Wahlström.

El mes pasado, la OMM advirtió que la mayoría de los modelos internacionales sobre la evolución probable del clima indica que el fenómeno meteorológico El Niño correspondiente a 2015-2016 se fortalecería antes de fin de año, causando más inundaciones y más sequías, y que quedaría entre los tres más fuertes desde 1950.

Noticias relacionadas